Viernes, 29 de Mayo de 2020
Radio Cadena Agramonte

gerardo-hernandez


  • Gerardo Hernández Nordelo

    Gerardo Hernández Nordelo

    Nació en Ciudad de La Habana el 4 de junio de 1965, en el seno de una familia humilde, siendo el tercer hijo y el más pequeño del matrimonio de Gerardo Hernández Martí —ya fallecido— y Carmen Nordelo Tejera. Toda su infancia se desarrolla en la Víbora, caracterizándose por ser muy acti…
  • ¿Quién acusó a quien?

    ¿Quién acusó a quien?

    Por Cilio Díaz / AIN

    En el prolongado, amañado e injusto juicio que se le realizó en Miami a los patriotas cubanos Ramón Labañino, René González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Fernando González por el supuesto acto de espionaje en Estados Unidos, quedó demostrada inequívocamente su inocencia.

    Un grupo de abogados norteamericanos que para nada se identifican con el proceso revolucionario que vive Cuba y actuando de oficio, cuando se adentraron en el caso de sus representados, cuando los conocieron, cuando comprobaron la lealtad a la Patria de los jóvenes, hicieron un procedimiento brillante y desmontaron una a una las mentiras y trampas de la fiscalía, aparte de que antes habían solicitado el traslado del juicio hacia otro lugar que no fuera el viciado y predispuesto Miami.

    Entre los argumentos más sólidos que esgrimieron y enseñaron resultó la acción terrorista de la ultraderecha de origen cubano asentada en el sur de la Florida y otros estados de la Unión en contra del pueblo de la mayor de las Antillas.

    Demostraron, además, la tolerancia por parte de las autoridades estadounidenses de que gozan esos grupos, y hasta su apoyo a la falacia del anticastrismo de los inmigrantes, no de los exiliados, como gustan de hacerse ver estos elementos reaccionarios.

    Aunque la gran prensa de Estados Unidos no se ha hecho eco de ello, con lo que demuestran su parcialidad y el apego contra el pueblo cubano y su Revolución, en el juicio quedó claro que la labor patriótica de los hoy cinco Héroes de la República de Cuba para nada afectó la seguridad interna de aquel país ni ocasionaron daño a nadie.

    Importantes y respetadas figuras de la vida estadounidense, como oficiales del FBI y altos militares, ofrecieron sus testimonios durante el proceso para demostrar la afirmación anterior.

    Por ejemplo, los generales Charles Wilhelm, antiguo comandante del Comando Sur, Edward Atkinson, ex segundo jefe del Estado Mayor del Ejército para la Inteligencia, James Clapper, quien dirigió la Agencia de Inteligencia Militar (DIA), el almirante Eugene Carol, ex vicejefe de Operaciones Navales, y el coronel George Buckner, que se había desempeñado en puestos de responsabilidad en el Comando del Sistema de Defensa Aérea, dejaron evidencias de que los cargos de espionaje eran algo ridículo.

    Los acusados no habían realizado ninguna actividad de espionaje, no habían obtenido ni buscado información alguna relacionada con la seguridad, la defensa o cualquier otro interés de los Estados Unidos. No hicieron nada para causar daño a ese país o a sus ciudadanos. No fue presentada ninguna prueba inculpatoria. No apareció ningún testigo que pudiese sostener la acusación, escribió después Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba en el prólogo a un libro sobre el tema publicado por la Asociación de Amistad con Cuba de Colombia.

    A pesar de que las evidencias demostraban tajantemente la inocencia de los cinco cubanos, estos fueron hallados culpables por un jurado cómplice de la extrema derecha de Miami y condenados a duras y criminales penas de cárcel.

    Gerardo a dos cadenas perpetuas, más 15 años; Ramón a una cadena perpetua, más 18 años; Antonio a una cadena perpetua, más 10 años; Fernando a 19 años y René a 15.

    Su labor de penetrar a los grupos terroristas de Miami para prevenir a su pueblo de la muerte, como se ha dicho, no merecía tanta saña.

  • Cuando el complot se hace inexplicable

    Cuando el complot se hace inexplicable

    Por Cilio Díaz/AIN

    El miércoles 12 de diciembre del 2001 Gerardo Hernández Nordelo estaba tranquilo, como lo había estado siempre. Sabía que sobre su ser pendía una sanción rigurosísima: dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión.

    Gerardo era uno de los cinco patriotas que a riesgo de sus vidas penetró a las organizaciones terroristas de la extrema derecha de origen cubano asentadas en el sur de la Florida para prevenir de acciones que se preparaban contra Cuba.

    Las 103 sesiones del juicio en Miami, donde radica lo más putrefacto de la mafia anticubana y el ambiente más enrarecido para realizar el proceso judicial, habían demostrado la inocencia de los jóvenes acusados.

    Pero el amañado juicio y un jurado predispuesto, cómplice y amenazado por los terroristas los declaró culpables.

    Una de las causas por la que se le imponía a Gerardo una de las dos cadenas perpetuas, era por ‘’conspiración para asesinar’’, que nacía del derribo por Cuba en su territorio nacional de dos avionetas provocadoras el 24 de febrero de 1996, ocasión en la cual murieron cuatro personas.

    Decían que Gerardo había conocido de antemano e informado a las autoridades cubanas de ese vuelo de la organización terrorista Hermanos al Rescate, dirigida por José Basulto, un exagente de la CIA y lidercillo de la nefasta mafia miamense, que desde 1995 arreció las provocaciones aéreas, sobrevolando, incluso una vez, a la ciudad de La Habana.

    En reiteradas ocasiones Cuba, de forma privada o pública, denunció de esas acciones y alertó al gobierno de Estados Unidos. Poco caso se le hizo.

    Lo cierto es que las autoridades estadounidenses conocían desde más de una semana antes del vuelo de las avionetas el día 24 de febrero de 1996, que se gestaba una nueva provocación contra Cuba.

    No fue precisamente Gerardo quien avisó a Cuba de la acción.

    Durante un concierto en la ciudad de Washington la noche anterior al vuelo, un alto funcionario estadounidense, Richard Nuccio, le dijo a dos reporteros que estaba enterado de un vuelo sobre Cuba al día siguiente.

    Uno de los periodistas se comunicó con un diplomático de la Oficina de Intereses de Cuba en aquella ciudad para conocer su reacción.

  • Gerardo Hernández Nordelo

    Gerardo Hernández Nordelo

    Su señoría:Quisiera antes que todo expresar unas breves palabras de agradecimiento a un grupo de oficiales del gobierno federal que laboraron durante nuestro largo y complejo juicio dentro y fuera de esta sala. Me refiero a los traductores, estenógrafos, alguaciles y demás asistentes, quienes en…
Archivo de noticias


Mayo 2020
DoLuMaMiJuViSa
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.