Radio Cadena Agramonte
Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Coberturas


Categorías: Cumbre de la AEC Visita del presidente Obama a Cuba En vivo Congreso del PCC Mandela por siempre Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes Comicios Municipales en Venezuela Día de los Derechos Humanos Aniversario 90 de la Radio camagüeyana II Cumbre CELAC La Habana 2014 Por la paz en Venezuela Homenaje a Chávez 4 de abril ZunZuneo Copa mundial de la FIFA Verano en Cuba Festival Nacional de Teatro en Camagüey Convención de Radio y Televisión Relaciones Cuba - EE.UU. Paz en Colombia Copa América Cumbre de las Américas Por siempre Fidel Hasta siempre Comandante


  • Objetivos

    Objetivos

    Objetivo General


    Prevenir la discapacidad e incrementar la calidad de vida y la integración social de los niños y niñas afectados por esta condición de salud.


  • Justificación

    Justificación

    La discapacidad que afecta a la población infantil constituye un problema de salud por su impacto sobre la calidad de vida del niño afectado, su repercusión sobre la familia, y los recursos que debe destinar la sociedad para su atención. Para poder enfrentarlo se hace necesaria la integració…
  • ¿Quiénes Somos? Proyecto Esperanza

    ¿Quiénes Somos? Proyecto Esperanza

    El Proyecto Esperanza  representa un conjunto de tareas dirigidas a unir voluntades y esfuerzos para desarrollar acciones que incrementen la calidad de la atención a los niños con discapacidad, con el propósito de incrementar su calidad de vida e integración social.

  • Formación Artística

    Formación Artística

    La danza constituye una actividad con enormes beneficios para los niños y adolescentes con discapacidad, permite desarrollar habilidades motoras e influye favorablemente en la socialización.

  • Equitación Terapéutica

    Equitación Terapéutica

    La moderna instalación cuenta con diversas áreas para realizar tratamiento entre ellas:

    Área de equitación, en la que los niños con la orientación de los instructores desarrollan diversas actividades en el caballo.





  • Centro de Estudios

    Centro de Estudios

    Tomando en consideración que en las Proyecciones de la Salud Pública en Cuba para el 2015, de febrero de 2006. El Ministro de Salud Pública Dr. José Ramón Balaguer Cabrera, establece como objetivo general del Sistema de Salud, mejorar el estado de Salud de la población cubana, y en las directr…
  • El niño tartamudo, un reto para la familia

    El niño tartamudo, un reto para la familia

    Autor: Dr. Luis Pérez Alvarez
    Dr. Antonio Hernández Vida
    Proyecto Esperanza para los niños discapacitados
    Camagüey, Cuba - 2006

    RESUMEN

    La tartamudez en el niño de dos a cinco años se convierte en un serio problema para la familia en lo que se refiere al desarrollo del lenguaje. Se hace un enfoque desde lo conceptual hasta el tratamiento de esta entidad. Se brindan consejos útiles para eliminar esta enfermedad en la familia.
    BIBLIOGRAFIA

    Tartamudez Funcional o Espasmofemia funcional

    GENERALIDADES

    • Breve recuento histórico:

    La espasmofemia funcional (tartamudez) en una entidad nosológica del habla, que ha afectado la humanidad desde que se tiene conocimiento de la misma, no respetando diferencias geográficas, climáticas, étnicas ni sociales

    Ya en el Antiguo Testamento se menciona a Moisés como padecedor de una tartamudez y las referencias a Aristóteles, Esopo, Virgilio, etc. , como personajes tartamudos de la antigüedad son conocidas de todos, aunque hay razones para pensar de Demóstenes, también señalado como tal, no fue realmente un tartamudo. Hasta nuestros días, toda una serie de celebridades han sufrido esta enfermedad; Carlos I, Charles Lamb, Charles Darwin, etc., llegando a contemporáneos como Jorge VI, W. Churchill, W. Somerset Maugham y otros.

    Siendo la tartamudez una especie de flagelo universal que afecta al hombre desde épocas remotas, y siendo a la vez una de las afecciones orales más llamativas y de mayores y peores repercusiones psicológicas, resulta natural que se haya intentado combatir desde muy temprano en la historia, aunque durante mucho tiempo ello ocurrió sobre bases no enteramente científicas, ya que se tomó como punto de partida un híbrido conglomerado de ciencias y hasta seudo ciencias. Se pudiera afirmar que desde la magia negra hasta la psicoanálisis, pasando por la cirugía, la fisioterapia, el hipnotismo, etc., se han utilizado los más diversos medios de curación en la tartamudez. Ante todo debe destacarse el hecho de que la charlatanería superficial y ramplona ha florecido aquí como en ningún otro campo. La medicina hubo de soslayar, como muy raras excepciones, durante siglos el estudio de la tartamudez, habiéndose interesado en esta materia sólo en época relativamente recientes.

    • Frecuencia

    Millones de personas son espasmofémicos en el mundo, señalando las estadísticas en algunos países como los Estados Unidos de Norteamérica, una incidencia de un 1% de la población total; al mismo tiempo cabe destacar el hecho de que la tartamudez ocupa el segundo lugar entre las anomalía del habla en cuanto al índice de frecuencia siendo superadas sólo por la dislalias.

    • Incidencia por sexo

    Es clásico el conocimiento de que la tartamudez es mucho más frecuente entre los varones que en las hembras. Se han reportado relaciones como de 5:1, 7:1 y aun 10:1. Nuestras estadísticas en Cuba, arrojan sin embargo una relación de 2:1.

    • Definición

    Es una disfluencia oral, considerada como una logoneurosis, un epifenómeno psicofuncional que monta sobre un desequilibrio ideo verbal fisiológico (tartaleo fisiológico).

    • Etiopatogenia

    Nosotros nos afiliaremos a la teoría psico funcional de la escuela de Viena por ser nuestro juicio, la que más acertadamente describe una etiopatogenia que se ajusta por sus ribetes verdaderamente a esta enfermedad. La tartamudez es una complicación fóbica de lo que Weiss llama atinadamente “tartaleo fisiológico”y que se refiere al estado de inseguridad e inestabilidad verbales que se observan en el niño entre los 2 y 4 ó 5 años de edad, y que se caracterizan por repeticiones del acto oral fundamentalmente.

    Esto no sería más que una repercusión lógica del desequilibrio entre la facultad de pensar, prácticamente sin límites, y el vocabulario y la capacidad sintáctico-gramatical a disposición del pequeño, en desventaja evidente en esos años. De ese estado, que sería normal, la inmensa mayoría de los niños evolucionarían hacia el establecimiento de un equilibrio pensamiento-habla y, por lo tanto, hacia una expresión oral idónea.

    Alrededor de un 2%, sin embargo, no siguen esa evolución hacia la normalidad definitiva. Uno, prolongando y aún empeorando esa inseguridad e inestabilidad en el habla, acompañada de síntomas orales muy conspicuos; taquilalia, inversiones de términos gramaticales, etc., así como trastornos de otros canales de la comunicación; dislexias, disgrafía, etc., e hipermotricidad, se convierten en tartaleadores; otros, estableciendo una vivencia anormal, una conciencia exagerada, sobre las dificultades inherentes a esa etapa fisiológica de la integración del habla, detienen y desvían la formación del automatismo oral, reaccionando de una manera neurósica y convirtiéndose en tartamudos.

    En los primeros, en los tartaleadores, puede hablarse de un imbalance central del lenguaje, de carácter fundamentalmente orgánico constitucional en los segundos, en los tartamudos, se trataría de un trastorno básicamente psicofuncional de una superestructura neurósica como complicación desviacional de un proceso de integración normal. Se puede encontrar, y se encuentran, casos mixtos, en los que un tartaleador de base, presionado por factores ambientales y sociales, al desarrollar cierta conciencia sobre un trastorno, incorpore síntomas espamofémicos.

    ¿Cómo se produce la evolución hacia la espasmofemia funcional? Según Fröschels, puede ser por dos mecanismos, uno endógeno y el otro exógeno.

    Si en ese estadio de tartaleo fisiológico sobreviene un fallo repetitivo en una palabra durante una situación determinada, como podría ser: “dame uuuu un bombón” ello es dable de ser tomado por el niño como una condición inherente a esa palabra, a ocurrir de nuevo en ella en cualquier otra situación que, aunque puede ser similar, será diferente con toda probabilidad, como sería: “dame uuuu un beso”. La reiteración de ese mecanismo erróneo entre la similidaridad y la identidad llevaría a la fijación morbosa y extensión de los síntomas, es decir, a la tartamudez inicial. Esta constituye la hipótesis endógena de la espasmofemia funcional.

    La tesis exógena dice que si en esa etapa de desequilibrio ideo verbal inicial, en que la inmadurez y labilidad de las estructuras neuropsicológicas y sus conexiones dan la tónica, tiene lugar una presión externa en forma de exigencias perfeccionistas a destiempo, rectificaciones, regaños, etc., sobre el habla infantil, se conducirá inexorablemente al niño, inducido a suprimir lo fisiológicamente insuprimible, al empleo equivocado de una fuerza muscular exagerada para vencer las repeticiones (mmmmmmamá en vez de mamamá) introduciéndose así en el callejón sin salida de la tartamudez inicial.

    Según opina Cabanas lo verdaderamente importante, a su juicio, es que sea cual fuese el camino para arribar a la tartamudez inicial, una vez en ella la consiguiente reincidencia de los síntomas de tartaleo fisiológico (ya que éste como etapa no ha pasado todavía) más los elementos de nueva y mayor fuerza muscular o tonus, más la continuidad de la presión externa y aún su aumento, llevan al niño a una toma de conciencia definida sobre su dificultad, a partir de lo cual, junto con la exacerbación de los síntomas tartamúdicos, se desenvuelve la llamada “fase de encubrimiento” característica de la espasmofemia funcional ya firmemente establecida: sincinesias o movimientos concomitantes, embolofrasias, rodeos gramaticales, etc., lo que, al andar del tiempo, añade negativismo, sobre todo escolar, para finalmente, a través de una afectación de la personalidad, llegar a la neurosia.

    El desarrollo del cuadro sintomático que se acaba de exponer corresponde, definidamente, a una tarea de la mente conciente, lo que pudiera denominarse una sistematización intelectual errónea deliberadamente concebida.

    CUADRO CLÍNICO

    Es a Fröschels a quien se le reconoce entre otros méritos el ordenamiento estructural de la evolución de la tartamudez. A continuación del estadio inicial de repeticiones clonus vendrían las primeras contracciones musculares para constituir una fase de clonotonus; al aumentar la incidencia de esfuerzos musculares, predominaría un estado de tonoclonus, hasta llegar por último a una etapa caracterizada mayormente por un tonus frecuente y de gran intensidad.

    Después que el tonus aparece, pero no antes, comienza un epifenómeno particular muy característico de la tartamudez: sincinesias o movimientos físicos concomitantes, a distancia mayor o menor de la boca (cierres más o menos violentos de los párpados, distintas muecas y contorsiones faciales, golpes de puños, patadas, etc.). En este sentido debe enmarcarse la embolofrasia (sonido y hasta palabras que el tartamudo intercala en su habla y que ante todo emplea al principio de palabras y frases).

    Es significativo que lo anteriormente citado, en su inicio, sea tipo reflejo, y que destruyendo la atención del paciente sobre su habla, le faciliten expresarse. Una vez que el tartamudo se da cuenta de la facilidad adquirida accidentalmente, recurre voluntariamente a ello, aunque necesitará renovarlos a menudo, ya que pierde pronto su poder sugestivo, incorporándose al carro de la sintomatología, pues se van automatizando progresivamente.

    Queremos destacar que utilizamos la terminología de esfuerzos espasmoideos y no espasmódicos, (espásticos), ya que se producen invariablemente en la musculatura controlada por la voluntad del paciente, respondiendo al deseo de esta (en cambio, el nistagmo y otros signos reflejos puros, involuntarios, dice Fröschels que jamás se presentan en el tartamudo).

    La pseudodisnea sirve, al comienzo, de medio falso de ayuda, fijándose posteriormente por automatización. También hay que tener en cuenta que durante los tonus el aire espiratorio continua gastándose, haciendo que el tartamudo llegue exhausto al final de la frase y creando, por lo tanto, la impresión inexacta de un déficit respiratorio.

    Entre los seudo síntomas respiratorios mas frecuentes se encuentran: intentos de habla durante la inspiración, desequilibrios entre la respiración toráxico y la abdominal, respiración rápida y superficial, etc.

    A medida que la tartamudez se asienta y agrava, el cortejo sintomático se hace mayor y más variado. El tartamudo lucha entonces por hacer menos llamativo su cuadro; surge entonces la llamada fase de “encubrimiento”, caracterizada por el uso de sinonimias y rodeos gramaticales para evitar palabras que contienen sonidos difíciles (“fantasmas’). Si dichas palabras no se pueden evadir se llega a la decapitación de las mismas dentro de la estructura gramatical oracional (“seudoagramatismo y “seudoparagramatismos”), llegando incluso a un silencio negativista.

    Todo lo anteriormente descrito llevaría invariablemente al tartamudo a una neurosis de obsesión.

    • Diagnóstico diferencial

    El diagnóstico diferencial de esta entidad se hará fundamentalmente con dos patologías: el tartaleo y las disfemias.

    Por la importancia que tiene el diagnóstico entre la tartamudez y el tartaleo, haremos mención en un capítulo aparte de las diferencias específicas entre una y otra entidad.

    El diagnóstico diferencial con las disfemias se basará fundamentalmente en que en estas últimas siempre existirá una alteración neurológica de base que acompañaría al síndrome de disfluencia.
    TRATAMIENTO

    En el niño que comienza a tartamudear, las medidas terapéuticas, van dirigidas fundamentalmente a evitar el desarrollo de las complicaciones psicológicas, y además se instaurará una línea de ejercicios funcionales del habla cuyo propósito es la facilitación de la fluidez oral.

    En el niño, de dos a cinco años, los consejos familiares del manejo del habla son los siguientes.

    Ignorar su habla.

    Los padres habitualmente se preocupan porque su hijo comenzó ¨ a trabarse ¨ súbitamente por lo que comienzan a rectificarlo, diciéndole al niño, habla más despacio, piénsalo primero y dilo después, ayudándolo a terminar la frase, o simplemente felicitándolo porque habla bien. Todo esto es un grave error, porque esto es lo que hace ratificarle al niño su miedo a su propia habla.

    Aumentar su vocabulario.

    El niño entre cero y cinco años, tiene más ideas que palabras con que expresarse correctamente, por lo que se le debe aumentar el conocimiento al niño de esas palabras nuevas que necesita, como es, las partes de su cuerpo, lo que el niño come la ropa que usa, los lugares que visita frecuentemente, los juguetes con que juega, todo esto debe de hacerse en forma de juego, para que el no se dé cuenta de que está haciendo un aprendizaje de su vocabulario.

    Es importante mantener la calma de los padres, pues el tartaleo fisiológico tiene sus días en que las dificultades del habla son mayores que en otros, y deben de estar preparados para mantener su ecuanimidad.

    Si esto persistiera debe de asistir a la consulta especializada en Logopedia y Foniatría.

    En la etapa más o menos avanzadas de la tartamudez (niños mayores, adolescentes y adultos), la terapia descansará en un trípode fundamental.

    Ejercicios funcionales del habla tendientes al restablecimiento del automatismo oral (“masticación sonora”).

    Ejercicios funcionales del habla basado en el conocimiento de la fisiodinamia articulatoria, ya relajadores, ya diversificadores de la atención sobre los detalles de la pronunciación, empleando el juego como elemento indispensable para el tratamiento.

    Logoterapia. Terapia específica dirigida al habla defectuosa del paciente.

    • Pronóstico

    Lo estimamos favorable en la inmensa mayoría de los casos, pudiéndose esperar la curación completa, especialmente si se actúa en las primeras etapas. De modo general, podemos afirmar que es siempre una mejoría mayor o menor, si no una curación, aún en los casos de niños de más edad y en los adolescentes y adultos.

    CONCLUSIONES

    Se hizo una revisión bibliográfica amplia y actualizada sobre la tartamudez. Siguiendo la concepción psico funcional de la escuela Vienesa de Logopedia y Foniatría. Se define, se hace una reseña histórica, cuadro clínico y tratamiento. Se dieron consejos prácticos para el manejo de esta enfermedad del niño de dos a cinco años en la familia.

  • Tartaleo, una enfermedad que confunde a la familia

    Tartaleo, una enfermedad que confunde a la familia

    Autor: Dr. Luis Pérez Alvarez
    Dr. Antonio Hernández Vida
    Proyecto Esperanza para los niños discapacitados
    Camagüey, Cuba - 2006

    RESUMEN

    El tartaleo en el niño a partir de los cinco años se convierte en un serio problema para la familia, en lo que se refiere al desarrollo del lenguaje, la conducta y el aprendizaje. Se hace una revisión exhausta, desde lo conceptual hasta el tratamiento de esta entidad. Se brindan consejos útiles para el manejo de esta en la familia.
    GENERALIDADES.

    • Breve recuento histórico.

    Esta afección, de características muy particulares, es una de las que más recientemente ha sido aisladas e identificadas. Durante mucho tiempo constituyó un síndrome de disfluencia oral que casi todos los autores incluían dentro de la espasmofemia funcional, colaborando así a la inseguridad y confucionismo que durante mucho tiempo reinaron acerca de la última. No es en realidad hasta la década de los años cincuenta que se comienza a ahondar en el conocimiento del tartaleo.

    • Definición:

    Según Weiss es la representación verbal de una disposición básica que puede afectar los otros canales de la comunicación, así como el desenvolvimiento infantil en general.

    • Incidencia

    Mayor incidencia en el sexo masculino.

    CUADRO CLÍNICO

    Su sintomatología es característicamente variada y cambiante, siendo la nota sobresaliente la ignorancia del acerca de sus síntomas.

    • Caracteres generales de la sintomatología

    Desatención verbal

    Taquilalia con repeticiones de sonidos, sílabas y palabras, vacilaciones o titubeos y fallos gramaticales.

    Inversión de sonidos o sílabas

    Acortamiento de términos y formas gramaticales (síntesis)

    Confusión y mezcla de frases

    Dislalia (a veces)

    No conciencia de su trastorno

    Para una mejor comprensión clínica de los mismos, los síntomas del tartaleo serán divididos en:

    a) Constantes

    b) Eventuales

    • Síntomas Constantes

    Repeticiones de sonidos, sílabas, palabras y aún frases. En todo niño normal estas repeticiones se producen habitualmente en el período de tartaleo fisiológico (entre los tres y cinco años, por lo que el diagnóstico del tartaleo antes de la edad mencionada no debe realizarse.

    ¿Cuáles son las características de las repeticiones en el tartaleo?

    El tartaleador muestra cuantitativamente un número excesivo de repeticiones, y cualitativamente hace esto extensivo a todos los elementos gramaticales. Acústicamente se tiene la impresión de que el paciente se adelanta motoricamente a una idea que no sabe cómo expresar. Durante estas repeticiones no se observan comúnmente alteraciones de la velocidad oral; cuando ésta se altera, ya sea en el sentido de lentitud o rapidez marcada, se debe sospechar, sobre todo si existe acompañamiento de esfuerzos musculares, una complicación con la tartamudez.

    Falta de conciencia sobre su problema.

    Esta es quizá la característica más notable del tartaleador. (“El paciente se entera de que habla defectuosamente cuando se lo dicen los demás”).

    Déficit de concentración y memoria atencional.

    Es común en estos enfermos la dificultad de concentrarse en un aspecto intelectual determinado, mantener la atención y memorizar después sobre ello.

    Débil percepción sensorial en general.

    Desorganización del pensamiento.

    Esto ha sido descrito fundamentalmente como una inadecuada preparación mental para el habla, como una falta de talento para la concepción central del lenguaje oral. Esta característica ha sido calificada como el punto básico del tartaleo. Esto ha sido llamado “pensamiento inmaduro”. (Fröschel)

    • Síntomas eventuales:

    Taquilalia

    La excesiva rapidez verbal es para muchos autores el síntoma más conspicuo y aun el patognomónico, llegando algunos a llamarla “taquifemia” al tartaleo. Dada la frecuencia de este síntoma en la entidad nosológica debe hacerse aquí una advertencia a tenerse siempre en cuenta; una taquilalia aislada no significa de manera alguna la existencia de tartaleo, aunque es necesario resaltar la alta frecuencia de aquella en la afección.

    Lo rápido del habla sería relativo a la deficiencia en la formación del pensamiento.

    Predicciones e interdicciones

    Estos síntomas son frecuentes y se pudiera decir que casi constante. Se diferencian en dos grandes grupos:

    a) Prolongaciones vocálicas

    b) Palabras o frases, modismos, etc.

    La prolongaciones vocálicas, como su nombre lo indica, son siempre sonidos más o menos alongados, mientras que las palabras, frases, modismo, etc., pueden ser muy variables: “Vaya”..., “Este”..., “Bueno”... y otras muchas.

    Estos síntomas ocurren especialmente antes del inicio de una nueva proposición y su significación es la de que no está listo el próximo pensamiento, sólo que no se puede reprimir el impulso de hablar.

    Detención y esfuerzo en las vocales.

    Este síntoma se refiere a la presencia selectiva de interrupciones acompañadas de cierta contracción espasmoidea antes o durante la pronunciación de las vocales aisladas iniciando palabras. Esta es una característica típica del tartaleador.

    Desórdenes articulatorios y motores.

    Estos síntomas se pueden agrupar en los acápites siguientes:

    Pobre articulación general, incluso si no hay taquilalia apreciable. Este tipo de articulación característica ha sido descrita como: somera, superficial, desdibujada y poco expresiva.

    Desplazamiento o inversiones del sonido; esto tiene lugar especialmente en palabras largas.

    Telescopiamiento de palabras.

    Dislalias. Los más frecuentes trastornos articulatorios de este tipo son sigmatismo y rotacismos y algunos autores como Weiss señalan no sólo las frecuencias de las dislalias en el tartaleo sino también su arraigo fisiopatológico, lo que hace difícil su tratamiento específico e invita a compararlos con las disartrias.

    Deficiencias gramaticales

    Falta de cohesión.

    No completamiento de las frases.

    No concentración sobre los detalles. De una manera general, puede decirse que en el tartaleo sufre la estructura gramatical en toda su expresión. Una de las características más sobresalientes en estos casos es la presencia de una incapacidad relativa para vertebrar narraciones, resaltando en este aspecto la tendencia de los tartaleadores a ser mucho más sintéticos que analíticos.

    Monotonía

    Este síntoma, como han hecho notar registros experimentales, se trata más bien de una “estereotipia rítmica”, lo que puede dar la impresión de monotonía. Según Weiss en la base de esto hay una razón psicológica y es que el pensamiento de las personas normales se efectúa generalmente por frases y oraciones, en el tartaleador ello tiene rasgos en forma de bloque o concentrados pequeños de varias palabras a la vez.

    Trastornos respiratorios.

    Estos deben catalogarse como síntomas secundarios.

    Retraso del habla

    Es posible encontrar en la historia clínica correspondiente el dato de que el paciente, o bien algunos parientes cercanos, rompieron a hablar tarde.

    • Síntomas asociados

    Estos síntomas son los que afectan otros canales de la comunicación y llegan a hacer tan frecuentes como para poder ser considerados complementarios en el diagnóstico. Son también indicativos del amplio arraigo del trastorno envuelto en el tartaleo. A continuación lo describiremos:

    Desórdenes en la lectura

    Estas alteraciones son muy características. Pudiéndose considerar, casi, como una confirmación diagnóstica. Al tartaleador se le da un texto para leerlo, él lo puede empezar a hacer bie, pero a poco de haber comenzado su atención va fallando lentamente y comete entonces toda clase de errores; da la impresión de que “adivina” las palabras las; es como si se “aproximasen “a ellas solamente. Acostumbran a saltar palabras, frases y aún renglones, aunque ello rompa la unidad contextual. Sin embargo, no se entera de esto en sentido alguno. Lo anteriormente descrito puede llegar al cuadro de la “lectura fantástica”, así llamado por inventarse palabras.

    Trastornos de la escritura

    Estas alteraciones gráficas son también características y traducen la pobre capacidad motriz del tartaleador. La escritura es irregular y chabacana; son frecuentes las omisiones, transposiciones y la inversión de grafemas. Se observa determinada dificultad para deletrear. Estos trastornos pueden llegar a ser tan marcados como para recordar a veces la disgrafía.

    Falta de habilidades rítmicas y musicales

    En relación con estas características, las opiniones de los distintos autores difieren, no habiendo por otra parte investigaciones suficientes en calidad y cantidad como para inclinar la balanza en ese aspecto.

    Hiperactividad

    El tartaleador tiene tendencia a permanecer en movimiento continuo, lo que se ha referido con extensión al sueño. Se supone que la base de esta actividad motriz es un cambio constante en los focos de interés. El tartaleador, de una manera compulsiva, hable, se mueve y gesticula. Se han enarbolado distintas explicaciones fisiopatológicas en cuanto a este aspecto. Seemann opina que esta condición se debe probablemente a lesiones submicroscópicas del “stratrum pallidum”, mientras que autores procedentes del campo de la psiquiatría colocan los trastornos emocionales variados en la etiología de la hiperactividad. Weiss dice que existe una base constitucional explicativa de ello, que esa hiperactividad es inconciente, que recuerda a la del niño pequeño y su falta de autocontrol, sugiriendo por lo tanto una falta de madurez.

    Hallazgo Electroencefalográficos

    Se han encontrado en los tartaleadores puros una cantidad mayor de EEG anormales (desviaciones) que en los tartamudos, así como en los tartamudos respecto a las personas normales. Es característico al encuentro de ondas “Z”de cuatro a siete ciclos por segundo, que son típicas en la más temprana infancia y que deben desaparecer sobre los seis años. Estas desviaciones sugieren, como otros signos, una falta de maduración del SNC.

    Inteligencia

    La capacidad intelectual no parece afectada, aunque a menudo estos pacientes obtienen puntuaciones en las distintas pruebas de inteligencia, sobre todo en las de tipo verbal.

    Herencia

    Todos los autores mencionan la herencia como un factor básico en esta entidad nosológica. En una encuesta, Freund, encontró que este factor estaba presente en un 92.5% de los casos investigados, Gedda, Braconi y Bruno examinaron hasta tres generaciones en una familia y hallaron que tartaleo y tartamudez tenían un substrato genético común; en realidad debe apuntarse que en estos aspectos es muy difícil llegar a conclusiones definitivas debido a la falta de exactitud en los procedimientos empleados.

    El profesor Weiss es partidario de colocar esta entidad nosológica en una tercera categoría, es decir, que no sería únicamente orgánica, ni solamente funcional:

    1) Como hereditario el tartaleo tendría un componente orgánico de propensión y disposición.

    2) Su sintomatología constantemente cambiante, dependiendo de la concentración y atención de la misma, puede también hacerlo aparecer como funcional

    • Formas Clínicas.

    - Forma Taquilálica

    - Forma repetitiva o vacilante

    - Forma Confucionista

    • Diagnóstico diferencial

    En cuanto al diagnóstico diferencial es necesario excluir los procesos encefalopáticos de diversa índole, ya que en ellos, como en el RM (específicamente el síndrome de Down) puede hablarse de la existencia de un tartaleo especial “tartaleo sintomático”. Como resulta obvio, el enfoque sólo de la conducta de estos niños es totalmente diferente.

    En niños con trastornos orgánicos de distintas índole (neurológicos) donde es posible comprobar la presencia de tartaleo sintomático, como son diferentes tipos de disfemias hay que tener en cuenta, como yo se apuntó antes, la fragilidad, la caída que hacen estos casos bajo condiciones de presión, mientras que el tartaleador requiere precisamente una tensión enérgica para su expresión correcta.

    Es con la tartamudez con la que el diagnóstico diferencial se impone, por lo que a continuación ofrecemos las tablas comparativas correspondientes, siguiendo Weiss y a Cabanas.

    TRATAMIENTO

    Existen dos corrientes principales en la literatura.

    Algunos autores como Arnoldy y Bradfor abogan por una terapia integral que enfoque no sólo el habla, el ritmo y la comunicación oral, sino también los trastornos de la habilidad motriz y de la conducta social.

    Otros autores, como Weiss a la cabeza, enfatizan principalmente en estos casos el desarrollo de la atención y de su concentración y que medidas de otros tipos deben ser tomadas de acuerdo con las necesidades individuales. Según este punto de vista logofoniátrico, el tratamiento del tartaleador debe recaer fundamentalmente sobre el desarrollo de una exagerada atención de los detalles, tanto en el habla, como en la lectura, la escritura y en la conducta en general del paciente, así como el establecimiento de una firme disciplina educacional.

    • Pronóstico

    El tartaleo no es curable, sino compensable. Es necesario mantener en mente que en estos casos, siempre estaremos tratando de modificar una disposición básica, lo que significa que aún cuando tengamos éxito en establecer una compensación altamente satisfactoria, es de esperar que en ciertos estados, como gran cansancio físico o mental, distracción, excitación, etc., los síntomas pueden remitir temporalmente.

    CONCLUSIONES

    Se hizo una revisión bibliográfica amplia y actualizada sobre el tartaleo. Siguiendo la concepción psico funcional de la escuela Vienesa de Logopedia y Foniatría. Se define, se hace una reseña histórica, cuadro clínico y tratamiento. Se dieron soluciones prácticas para el manejo de esta enfermedad en el niño.

  • Nivel de información sobre la sexualidad en el niño con discapacidad

    Nivel de información sobre la sexualidad en el niño con discapacidad

    Autor: Lic. María Cristina Pérez GuerreroProyecto Esperanza para los niños discapacitadosCamagüey, Cuba - 2008INTRODUCCIÓNLos niños y adolescentes con discapacidad, como cualquier otro ser humano, son personas con derecho a una vida sexual, sin embargo con mucha frecuencia este aspecto es igno…
  • Especial de Radio Cadena Agramonte por el concierto Paz sin Fronteras


Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2015, Camagüey, Cuba.