Martes, 07 de Julio de 2020
Radio Cadena Agramonte
Martes, 05 de Abril de 2011 - 03:27:23 | 1114 | |

Enemigos de Cuba: otra vez se cogieron la mano con la puerta

En este artículo: Enemigos de Cuba, agente cubano, Raúl Capote, Agencia Central de Inteligencia, razones de cuba



Por Conrado Vives Anias/ Radio Cadena Agramonte.
conrado@rcagramonte.icrt.cu


La identidad de otro agente cubano, esta vez Raúl Capote (Daniel, para orgullo de sus compatriotas, y Pablo, para desgracia de los yanquis), aportó más luces sobre los desesperados e inútiles “pataleos” de la todopoderosa y norteamericana Agencia Central de Inteligencia (CIA).


Esta vez, el lance fue doloroso, una patada en pleno estómago para los artífices de la paranoia anticubana que acompaña a las administraciones de la Casa Blanca, desde los albores de la Revolución triunfante que convirtió a la Isla en un símbolo de libertad y decoro humano.

En esta ocasión, el leit motiv se circunscribió a los planes de la CIA para crear supuestos “líderes” de la sociedad civil, con el fin de apoyar los planes de Washington dirigidos a derrocar el gobierno cubano.

Con el título Fabricando un líder, el audiovisual que forma parte de la serie Las Razones de Cuba, expone el testimonio de Raúl Capote, escritor y profesor de Historia de Cuba de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de La Habana, quien fue durante años el agente Daniel de los Órganos de la Seguridad del Estado.

Haciendo uso de la observación y el estudio, los chacales de la inteligencia Made in USA, que tienen su centro de operaciones en la Oficina de Intereses de Washington en La Habana, contactaron a Capote, ex vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz en Cienfuegos, motivados por el hecho de que su libro El adversario, contenía una visión crítica de la realidad del país durante el llamado Período Especial.

Sin mucha dilación, entró en el juego Anthony Boadle, quien fungió como corresponsal jefe de Reuters en Cuba, y devino enlace entre el intelectual cienfueguero y el oficial  CIA Mark Sullivan, para comenzar el “intríngulis”, que tenía como objetivo borrar de los diccionarios dos “inconvenientes” palabras: Revolución Cubana.

Algo que tampoco sorprendió a los habitantes del verde caimán, fue el uso de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) y el Fondo Nacional para la Democracia (NED), como pantallas para legalizar operaciones encubiertas en lugares de interés.

Otro personero de baja calaña, Rene Greenwald, de conocida trayectoria “a favor de la democracia” en América Latina, atendió directamente a Capote. En sus contactos, fue negociada la creación de una Agencia Literaria, con el fin de crear relaciones de influencia con escritores cubanos descontentos con el sistema.

También se menciona el nombre de Marc Wachtenheim,  que hasta el año 2010 fue director del programa Cuba en la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), Organización No Gubernamental fundada por mandato de la Organización de Estados Americanos (OEA), y que figura como una de las beneficiarias de los fondos aportados por la USAID.

Lo que se ha venido revelando hasta la fecha tomó cuerpo en las andanzas de esos peones, lo mismo disfrazados bajo el manto de la ciberguerra o a través de “ayudas humanitarias”, para lograr los propósitos diseñados por la CIA y su “eficiente” red de espías y enlaces.  

Los últimos minutos de “Fabricando un líder”, demuestran con claridad que la estrategia es una sola: promover un cambio, una transición pacífica en Cuba. Lástima que todavía sigan subestimando la capacidad y la eficacia de la Seguridad del Estado, y su mayor riqueza: los hombres y mujeres del pueblo, quienes defienden a toda costa una obra que seguirá propinando otras contundentes derrotas.


Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.