Sábado, 22 de Febrero de 2020
Radio Cadena Agramonte
Miércoles, 06 de Julio de 2011 - 16:09:48 | 996 | |

En Cuba, exigencia y laboriosidad abonan el presente y el futuro

En este artículo: Cuba, asambleas provinciales, Partido Comunista de Cuba, PCC, cobertura especial, VI Congreso, organización política



Por Esther Borges Moya/ Radio Cadena Agramonte.
eborges@rcagramonte.icrt.cu


He seguido cuidadosamente las asambleas provinciales del Partido Comunista de Cuba (PCC) desde su propio inicio, además de estudiar al detalle la cobertura especial al VI Congreso de esa organización política en el país.


Por ello estoy convencida de que los análisis a lo largo de la geografía antillana han sido no sólo sinceros y diáfanos, sino que han desnudado las dificultades, los errores y las incapacidades propias sin ningún temor, enfrentando con valentía las debilidades intrínsecas en cada porción del país.

Ha habido una coincidencia de criterios a lo largo y ancho de la Isla respecto a esta imprescindible posición si se quieren revertir tales situaciones y hacer realidad el perfeccionamiento económico y social delineado desde las propias raíces de la nación, y finalmente aprobado por el cónclave partidista, en abril último.

La riqueza ideológica y práctica dimanada de ese Congreso es crisol que nos prepara para el presente y el futuro, pero aún tenemos que abrirnos más al diálogo, al debate, a la polémica, al uso de la inteligencia colectiva como fuente nutricia para adoptar las mejores soluciones, y ese es otro escollo que debemos sortear.

Actualmente se flexibilizan asuntos que, en anteriores contextos, tuvieron otras necesarias definiciones- pero a los que ahora se impone aplicar un diferente tratamiento; un ejemplo son las recientes políticas relativas a la transmisión de la propiedad de la vivienda –ya sea compraventa, permuta, donación o adjudicación-, y de los vehículos de motor entre personas naturales.

Otro factor igualmente esencial es el rechazo al inmovilismo, ejercer el poder de decidir qué es mejor en cada momento sin apartarnos un ápice del sistema económico y social que ha brindado plena justicia y oportunidades a los cubanos.

Aspecto vital es el despegue en la producción de alimentos, que coadyuvará a restringir las millonarias importaciones que hoy el país se ve obligado a hacer. Y ofrezco una cifra suficientemente ilustrativa: los gastos de Cuba por la importación de leche en polvo en la última década llegan a unos 1 500 millones de dólares.

¿Es necesario erogar tal cifra cuando podemos ser mejores productores? Crear una mentalidad de exportadores es también cuestión imprescindible si hablamos de desarrollo.

Pero esto es válido también cuando se trata de lograr cosechas balanceadas y durante todo el año, con la posibilidad de asumir una dieta sana, rica en vegetales y frutas que, junto al excelente sistema de Salud cubano, contribuiría a hacer la vida personal mucho más placentera y provechosa.

¿Cómo podemos enfrentar tan raigales transformaciones? Un buen punto de partida es la unidad del pueblo, una de las mayores fortalezas de Cuba, junto a la laboriosidad propia de los antillanos.

Por ejemplo, en el reciente Pleno del PCC del municipio de Vertientes, en Camagüey, se puso en la palestra de los debates que este territorio –el segundo mayor de su tipo en Cuba- mantiene aún inexplotadas grandes reservas cañero-azucareras, pecuarias y en los cultivos varios.

Será posible poner esas potencialidades en función del desarrollo del país sólo si se elimina radicalmente el descontrol interno, y las administraciones planifican mejor, son más exigentes, no admiten fútiles excusas por incumplimientos signados por la dejadez y el conformismo, y cada trabajador cumple con eficiencia su parte de las responsabilidades.

En Camagüey la producción cañero-azucarera representa el 24 % de la economía local, y se presentan también debilidades en la ganadería –otra de sus mayores fuentes de riqueza-, seriamente afectada por avatares diversos, entre los que predomina el mal manejo de la masa, la no planificación de sustitutos alimentarios cuando la sequía arrecia y los pastizales se depauperan, y la falta de previsión en el abasto de agua.

Está claro, entonces, que la vida exige romper la inercia, salir de una vez y por todas de la burbuja de complacencia en que algunos se atrincheran, y para ello necesitamos de unidad que propicie una visión práctica y justa de lo que tenemos que hacer y, por supuesto, desplegar mayor exigencia hacia los demás y en el plano individual.

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Febrero 2020
DoLuMaMiJuViSa
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.