Martes, 21 de Mayo de 2019
Radio Cadena Agramonte
Lunes, 25 de Julio de 2011 - 04:00:00 | 1608 | |

En Cuba se consolidó la infraestructura industrial gracias al Programa del Moncada

En este artículo: Cuba, infraestructura industrial, Programa del Moncada, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, 26 de julio, Revolución Cubana



Por Raysa Mestril Gutiérrez/ Radio Cadena Agramonte.
raysa@rcagramonte.icrt.cu


Con cuánta satisfacción los cubanos reafirmamos, como lo hizo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto por el aniversario 50 del asalto a los cuarteles Moncada y “Carlos Manuel de Céspedes”, la materialización luminosa de las reformas políticas y sociales soñadas por los jóvenes que el 26 de julio de 1953 marcaron las pautas del curso posterior de la nación.

Con casi el doble de la población existente hace medio siglo, la isla mayor del Caribe logró erradicar condiciones humillantes, impuestas por siglos de colonialismo, saqueo y pillaje, cuyas nefastas consecuencias pesaban sobre los hombros de las clases humildes, condición que propició la solidez de un fuerte sentimiento independentista y revolucionario de los cubanos y las cubanas.

La declaración de principios que lleva implícita la Revolución Cubana, como ejemplo supremo de lo que puede hacerse en bien de la felicidad colectiva, ha sido una espinita clavada en el corazón de la potencia más poderosa de la Tierra, que no ceja en elucubrar estratagemas y patrañas para destruirla.

Aún así, pese a la persistencia del bloqueo imperialista más prolongado de la historia moderna,  los habitantes del llamado verde caimán no renuncian a su fe en el futuro, y con la mirada puesta dedican lo mejor de sus inteligencias para perfeccionar el modelo económico con la convicción de que el éxito radica en trabajar con más eficiencia.

En “La Historia me absolverá”, Fidel definió como uno de los problemas del país, el desarrollo de la industria. Con ideas muy avanzadas para la época, el guía de la lucha por la definitiva independencia nacional, planteó: “Salvo unas cuantas industrias alimenticias, madereras y textiles, Cuba sigue siendo una factoría productora de Materias Primas”.

La primera estrategia implementada por el Gobierno revolucionario tuvo como objetivo la diversificación de la economía; como resultado se logró inicialmente un crecimiento moderado, la dependencia económica de Estados Unidos descendió sustancialmente, iniciándose un rápido giro hacia el intercambio comercial sobre bases justas y equitativas con el campo socialista.

Ya en 1961 comenzó  aplicarse en Cuba el modelo de planificación centralizada, continuó el proceso de colectivización y se perfilaron proyectos de gran envergadura, bajo la eficaz conducción del  entonces Ministro de Industrias Ernesto Guevara de la Serna, quien impulsó una estrategia que conjugaba la industrialización rápida con diversificación agrícola.

Entre las materializaciones tangibles, sobresale el logro de una infraestructura energética que incluyó nuevas termoeléctricas, la extensión a toda la isla de líneas de transmisión de 110 y 120 kilovoltios, líneas de distribución, subestaciones y la remodelación de las obsoletas plantas que operaba la Compañía Cubana de Electricidad, de capital norteamericano.

En 1986 se habían invertido alrededor de 1 200 000 000 de dólares en la generación eléctrica, que hoy beneficia a más del 95 por ciento de la población y a todos los sectores económicos, pues antes del 1ro. de enero de 1959 solo se tenía acceso a menos del 50 por ciento de ese vital servicio.

Paralelamente, se creó la industria sideromecánica con la ampliación de Antillana de Acero, Cubana de Acero y la “Fabric Aguilar Noriega”, que también estaban en manos yanquis; en toda la geografía insular surgieron plantas mecánicas y otras instalaciones de gran peso en la elaboración de fertilizantes, cementos, implementos mecánicos, componentes electrónicos, poligráficos, equipos automotores y de mecanización agrícola, y en fechas recientes polos científicos cuyos productos constituyen  símbolos en todo el mundo. En ese grandioso empeño, se consolidó la industria azucarera como parte intrínseca del patrimonio nacional e identitario de Cuba.

Otro frente que ya rinde frutos es la extracción de petróleo, donde la Isla consume en la actualidad cerca del 50 por ciento del crudo que necesita y utiliza el gas acompañante para generar electricidad. Con esa herencia los esfuerzos del país se encaminan a potenciar otras políticas como la generación de nuevos fondos exportables, que contribuya a disminuir la importación de productos y mercancías de elevada carestía en el mercado mundial.  

A la luz de los incuestionables avances del archipiélago cubano, se afirma con creces que “El programa del Moncada”, dejó sentadas las bases para consolidar la industria nacional, como elemento que afirma el sentimiento de independencia y soberanía que distingue a los cubanos. Aunque no es tarea concluida - mucho menos en un mundo que avanza aceleradamente en el plano tecnológico, con evidentes brechas entre países ricos y pobres-, supera con creces lo heredado por la Revolución y a pesar de obstáculos que constantemente imponen nuestros enemigos y de nuestras propias imperfecciones, estamos convencidos de que es posible seguir adelante y sin retroceso.

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2015, Camagüey, Cuba.