Miércoles, 05 de Agosto de 2020
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Miércoles, 05 de Agosto de 2020
Martes, 03 de Febrero de 2009 - 16:01:06 | 9532 | |

Testimonio de Cuba para José Martí

En este artículo: Hijos Ilustres, José Martí, Estados Unidos, Rafael María de Mendive, prisionero, destierro



Por Arailaisy Rosabal García/ estudiante de Periodismo.

José Martí. (Foto: Archivo).No puedo describir con exactitud aquel día. Por más que fuerzo la memoria, el tiempo me juega una mala pasada. Han transcurrido muchos años, y aunque los recuerdos están un poco borrosos, no olvido, ni olvidaré jamás, esos ojos negros que, apenas abiertos, me dejaron entrever un mar de tristeza.

Otra vez hacía infeliz a los hombres, y me sentía mal por eso. Pero, ¿qué podía yo hacer? Estaba atada de manos; sólo ellos, esos a los que les quitaba el sueño, serían capaces de librarme de la esclavitud.

Por eso, aquel día, aquel 28 de enero de 1853, cuando por primera vez sus ojos veían la luz, descubrí entre la niebla, otro camino de esperanza. Aquella criatura había llegado al mundo por una sola razón: yo, Cuba, su Patria.

Y estaba en lo cierto. Con apenas 10 años hizo una histórica promesa: Un niño lo vio/ tembló de pasión por los que gimen/ y al pie del muerto juró/ lavar con su sangre el crimen. Le repugnaban todas las atrocidades que cometía el gobierno, esos mismos que extinguieron a mis primeros pobladores, saqueaban mis riquezas, explotaban a los hombres negros, desconocían a mis hijos.

Siendo todavía un adolescente inició su vida política, para cumplir su objetivo primordial: independizarme. Por esa causa, cuando sólo tenía 16 años fue hecho prisionero, y posteriormente arrancado de mis entrañas. Lo desterraron por más de ocho años. Sin embargo, no cesó en su empeño. Todo ese tiempo aprovechó la reputación que había ganado como escritor para ayudar a los mambises que luchaban por mi libertad.

Hasta que pudo regresar. Pero no tardaron en alejarlo de mí una vez más. Vinieron largos años de exilio en Estados Unidos. Sus ojos se tornaron aún más tristes, pero su amor hacía mí crecía por día, y sé, fue eso lo que le mantuvo vivo.

Me convirtió en lo que soy hoy: una república de igualdad y justicia. Junto a mis hijos, luchó por ellos, por su educación, su bienestar. Por eso, cuando pienso en aquel “loco peligroso”, como le llamaban, en aquel que quiso con los pobres de la tierra su suerte echar, las lágrimas vienen a mí. Pero lloro de felicidad, porque aunque siempre veo esos ojos tristes, miro a mi alrededor y descubro otros tantos felices; y todo, gracias a él.

Y entonces, cuando sé que debo decir algo, y son tantas las cosas que puedo decir, hago mía aquella interrogante que él hiciera al Señor Enrique Trujillo, refiriéndose a su maestro Rafael María de Mendive; pero lo hago pensando en mi Martí: ¿Cómo quiere que en algunas líneas diga todo lo bueno y nuevo que pudiera yo decir de aquel enamorado de la belleza, que la quería en las letras como en las cosas de la vida, y no escribió jamás sino sobre verdades de su corazón o sobre penas de la patria? Y no digo más, mudo le beso la mano.

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Agosto 2020
DoLuMaMiJuViSa
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.