Domingo, 08 de Diciembre de 2019
Radio Cadena Agramonte
Jueves, 05 de Noviembre de 2009 - 16:35:13 | 12205 | |

Tartaleo, una enfermedad que confunde a la familia

En este artículo: niños discapacitados, equinoterapia, proyecto esperanza, discapacidad infantil, parálisis cerebral, infantil, retardo desarrollo, evaluacion desarrollo, discapacidad, familia, comunidad, estimulacion desarrollo, intervencion temprana, diagnostico precoz, intervencion familiar, comunitaria, integracion social, vigilancia desarrollo



Autor: Dr. Luis Pérez Alvarez
Dr. Antonio Hernández Vida
Proyecto Esperanza para los niños discapacitados
Camagüey, Cuba - 2006


RESUMEN

El tartaleo en el niño a partir de los cinco años se convierte en un serio problema para la familia, en lo que se refiere al desarrollo del lenguaje, la conducta y el aprendizaje. Se hace una revisión exhausta, desde lo conceptual hasta el tratamiento de esta entidad. Se brindan consejos útiles para el manejo de esta en la familia.
GENERALIDADES.

• Breve recuento histórico.

Esta afección, de características muy particulares, es una de las que más recientemente ha sido aisladas e identificadas. Durante mucho tiempo constituyó un síndrome de disfluencia oral que casi todos los autores incluían dentro de la espasmofemia funcional, colaborando así a la inseguridad y confucionismo que durante mucho tiempo reinaron acerca de la última. No es en realidad hasta la década de los años cincuenta que se comienza a ahondar en el conocimiento del tartaleo.

• Definición:

Según Weiss es la representación verbal de una disposición básica que puede afectar los otros canales de la comunicación, así como el desenvolvimiento infantil en general.

• Incidencia

Mayor incidencia en el sexo masculino.

CUADRO CLÍNICO

Su sintomatología es característicamente variada y cambiante, siendo la nota sobresaliente la ignorancia del acerca de sus síntomas.

• Caracteres generales de la sintomatología

Desatención verbal

Taquilalia con repeticiones de sonidos, sílabas y palabras, vacilaciones o titubeos y fallos gramaticales.

Inversión de sonidos o sílabas

Acortamiento de términos y formas gramaticales (síntesis)

Confusión y mezcla de frases

Dislalia (a veces)

No conciencia de su trastorno

Para una mejor comprensión clínica de los mismos, los síntomas del tartaleo serán divididos en:

a) Constantes

b) Eventuales

• Síntomas Constantes

Repeticiones de sonidos, sílabas, palabras y aún frases. En todo niño normal estas repeticiones se producen habitualmente en el período de tartaleo fisiológico (entre los tres y cinco años, por lo que el diagnóstico del tartaleo antes de la edad mencionada no debe realizarse.

¿Cuáles son las características de las repeticiones en el tartaleo?

El tartaleador muestra cuantitativamente un número excesivo de repeticiones, y cualitativamente hace esto extensivo a todos los elementos gramaticales. Acústicamente se tiene la impresión de que el paciente se adelanta motoricamente a una idea que no sabe cómo expresar. Durante estas repeticiones no se observan comúnmente alteraciones de la velocidad oral; cuando ésta se altera, ya sea en el sentido de lentitud o rapidez marcada, se debe sospechar, sobre todo si existe acompañamiento de esfuerzos musculares, una complicación con la tartamudez.

Falta de conciencia sobre su problema.

Esta es quizá la característica más notable del tartaleador. (“El paciente se entera de que habla defectuosamente cuando se lo dicen los demás”).

Déficit de concentración y memoria atencional.

Es común en estos enfermos la dificultad de concentrarse en un aspecto intelectual determinado, mantener la atención y memorizar después sobre ello.

Débil percepción sensorial en general.

Desorganización del pensamiento.

Esto ha sido descrito fundamentalmente como una inadecuada preparación mental para el habla, como una falta de talento para la concepción central del lenguaje oral. Esta característica ha sido calificada como el punto básico del tartaleo. Esto ha sido llamado “pensamiento inmaduro”. (Fröschel)

• Síntomas eventuales:

Taquilalia

La excesiva rapidez verbal es para muchos autores el síntoma más conspicuo y aun el patognomónico, llegando algunos a llamarla “taquifemia” al tartaleo. Dada la frecuencia de este síntoma en la entidad nosológica debe hacerse aquí una advertencia a tenerse siempre en cuenta; una taquilalia aislada no significa de manera alguna la existencia de tartaleo, aunque es necesario resaltar la alta frecuencia de aquella en la afección.

Lo rápido del habla sería relativo a la deficiencia en la formación del pensamiento.

Predicciones e interdicciones

Estos síntomas son frecuentes y se pudiera decir que casi constante. Se diferencian en dos grandes grupos:

a) Prolongaciones vocálicas

b) Palabras o frases, modismos, etc.

La prolongaciones vocálicas, como su nombre lo indica, son siempre sonidos más o menos alongados, mientras que las palabras, frases, modismo, etc., pueden ser muy variables: “Vaya”..., “Este”..., “Bueno”... y otras muchas.

Estos síntomas ocurren especialmente antes del inicio de una nueva proposición y su significación es la de que no está listo el próximo pensamiento, sólo que no se puede reprimir el impulso de hablar.

Detención y esfuerzo en las vocales.

Este síntoma se refiere a la presencia selectiva de interrupciones acompañadas de cierta contracción espasmoidea antes o durante la pronunciación de las vocales aisladas iniciando palabras. Esta es una característica típica del tartaleador.

Desórdenes articulatorios y motores.

Estos síntomas se pueden agrupar en los acápites siguientes:

Pobre articulación general, incluso si no hay taquilalia apreciable. Este tipo de articulación característica ha sido descrita como: somera, superficial, desdibujada y poco expresiva.

Desplazamiento o inversiones del sonido; esto tiene lugar especialmente en palabras largas.

Telescopiamiento de palabras.

Dislalias. Los más frecuentes trastornos articulatorios de este tipo son sigmatismo y rotacismos y algunos autores como Weiss señalan no sólo las frecuencias de las dislalias en el tartaleo sino también su arraigo fisiopatológico, lo que hace difícil su tratamiento específico e invita a compararlos con las disartrias.

Deficiencias gramaticales

Falta de cohesión.

No completamiento de las frases.

No concentración sobre los detalles. De una manera general, puede decirse que en el tartaleo sufre la estructura gramatical en toda su expresión. Una de las características más sobresalientes en estos casos es la presencia de una incapacidad relativa para vertebrar narraciones, resaltando en este aspecto la tendencia de los tartaleadores a ser mucho más sintéticos que analíticos.

Monotonía

Este síntoma, como han hecho notar registros experimentales, se trata más bien de una “estereotipia rítmica”, lo que puede dar la impresión de monotonía. Según Weiss en la base de esto hay una razón psicológica y es que el pensamiento de las personas normales se efectúa generalmente por frases y oraciones, en el tartaleador ello tiene rasgos en forma de bloque o concentrados pequeños de varias palabras a la vez.

Trastornos respiratorios.

Estos deben catalogarse como síntomas secundarios.

Retraso del habla

Es posible encontrar en la historia clínica correspondiente el dato de que el paciente, o bien algunos parientes cercanos, rompieron a hablar tarde.

• Síntomas asociados

Estos síntomas son los que afectan otros canales de la comunicación y llegan a hacer tan frecuentes como para poder ser considerados complementarios en el diagnóstico. Son también indicativos del amplio arraigo del trastorno envuelto en el tartaleo. A continuación lo describiremos:

Desórdenes en la lectura

Estas alteraciones son muy características. Pudiéndose considerar, casi, como una confirmación diagnóstica. Al tartaleador se le da un texto para leerlo, él lo puede empezar a hacer bie, pero a poco de haber comenzado su atención va fallando lentamente y comete entonces toda clase de errores; da la impresión de que “adivina” las palabras las; es como si se “aproximasen “a ellas solamente. Acostumbran a saltar palabras, frases y aún renglones, aunque ello rompa la unidad contextual. Sin embargo, no se entera de esto en sentido alguno. Lo anteriormente descrito puede llegar al cuadro de la “lectura fantástica”, así llamado por inventarse palabras.

Trastornos de la escritura

Estas alteraciones gráficas son también características y traducen la pobre capacidad motriz del tartaleador. La escritura es irregular y chabacana; son frecuentes las omisiones, transposiciones y la inversión de grafemas. Se observa determinada dificultad para deletrear. Estos trastornos pueden llegar a ser tan marcados como para recordar a veces la disgrafía.

Falta de habilidades rítmicas y musicales

En relación con estas características, las opiniones de los distintos autores difieren, no habiendo por otra parte investigaciones suficientes en calidad y cantidad como para inclinar la balanza en ese aspecto.

Hiperactividad

El tartaleador tiene tendencia a permanecer en movimiento continuo, lo que se ha referido con extensión al sueño. Se supone que la base de esta actividad motriz es un cambio constante en los focos de interés. El tartaleador, de una manera compulsiva, hable, se mueve y gesticula. Se han enarbolado distintas explicaciones fisiopatológicas en cuanto a este aspecto. Seemann opina que esta condición se debe probablemente a lesiones submicroscópicas del “stratrum pallidum”, mientras que autores procedentes del campo de la psiquiatría colocan los trastornos emocionales variados en la etiología de la hiperactividad. Weiss dice que existe una base constitucional explicativa de ello, que esa hiperactividad es inconciente, que recuerda a la del niño pequeño y su falta de autocontrol, sugiriendo por lo tanto una falta de madurez.

Hallazgo Electroencefalográficos

Se han encontrado en los tartaleadores puros una cantidad mayor de EEG anormales (desviaciones) que en los tartamudos, así como en los tartamudos respecto a las personas normales. Es característico al encuentro de ondas “Z”de cuatro a siete ciclos por segundo, que son típicas en la más temprana infancia y que deben desaparecer sobre los seis años. Estas desviaciones sugieren, como otros signos, una falta de maduración del SNC.

Inteligencia

La capacidad intelectual no parece afectada, aunque a menudo estos pacientes obtienen puntuaciones en las distintas pruebas de inteligencia, sobre todo en las de tipo verbal.

Herencia

Todos los autores mencionan la herencia como un factor básico en esta entidad nosológica. En una encuesta, Freund, encontró que este factor estaba presente en un 92.5% de los casos investigados, Gedda, Braconi y Bruno examinaron hasta tres generaciones en una familia y hallaron que tartaleo y tartamudez tenían un substrato genético común; en realidad debe apuntarse que en estos aspectos es muy difícil llegar a conclusiones definitivas debido a la falta de exactitud en los procedimientos empleados.

El profesor Weiss es partidario de colocar esta entidad nosológica en una tercera categoría, es decir, que no sería únicamente orgánica, ni solamente funcional:

1) Como hereditario el tartaleo tendría un componente orgánico de propensión y disposición.

2) Su sintomatología constantemente cambiante, dependiendo de la concentración y atención de la misma, puede también hacerlo aparecer como funcional

• Formas Clínicas.

- Forma Taquilálica

- Forma repetitiva o vacilante

- Forma Confucionista

• Diagnóstico diferencial

En cuanto al diagnóstico diferencial es necesario excluir los procesos encefalopáticos de diversa índole, ya que en ellos, como en el RM (específicamente el síndrome de Down) puede hablarse de la existencia de un tartaleo especial “tartaleo sintomático”. Como resulta obvio, el enfoque sólo de la conducta de estos niños es totalmente diferente.

En niños con trastornos orgánicos de distintas índole (neurológicos) donde es posible comprobar la presencia de tartaleo sintomático, como son diferentes tipos de disfemias hay que tener en cuenta, como yo se apuntó antes, la fragilidad, la caída que hacen estos casos bajo condiciones de presión, mientras que el tartaleador requiere precisamente una tensión enérgica para su expresión correcta.

Es con la tartamudez con la que el diagnóstico diferencial se impone, por lo que a continuación ofrecemos las tablas comparativas correspondientes, siguiendo Weiss y a Cabanas.

TRATAMIENTO

Existen dos corrientes principales en la literatura.

Algunos autores como Arnoldy y Bradfor abogan por una terapia integral que enfoque no sólo el habla, el ritmo y la comunicación oral, sino también los trastornos de la habilidad motriz y de la conducta social.

Otros autores, como Weiss a la cabeza, enfatizan principalmente en estos casos el desarrollo de la atención y de su concentración y que medidas de otros tipos deben ser tomadas de acuerdo con las necesidades individuales. Según este punto de vista logofoniátrico, el tratamiento del tartaleador debe recaer fundamentalmente sobre el desarrollo de una exagerada atención de los detalles, tanto en el habla, como en la lectura, la escritura y en la conducta en general del paciente, así como el establecimiento de una firme disciplina educacional.

• Pronóstico

El tartaleo no es curable, sino compensable. Es necesario mantener en mente que en estos casos, siempre estaremos tratando de modificar una disposición básica, lo que significa que aún cuando tengamos éxito en establecer una compensación altamente satisfactoria, es de esperar que en ciertos estados, como gran cansancio físico o mental, distracción, excitación, etc., los síntomas pueden remitir temporalmente.

CONCLUSIONES

Se hizo una revisión bibliográfica amplia y actualizada sobre el tartaleo. Siguiendo la concepción psico funcional de la escuela Vienesa de Logopedia y Foniatría. Se define, se hace una reseña histórica, cuadro clínico y tratamiento. Se dieron soluciones prácticas para el manejo de esta enfermedad en el niño.



Bibliografía

1. Anderson, K.C., Brown, C.P., & Tallal, P. (1993). Developmental language disorders: Evidence for a basic processing deficit. Current Opinion in Neurology and Neurosurgery, 6, 98-106.

2. Arnoldy, G.E. Studies in tachyphemia. J. Present conceps of etiological factors. Logos, 3 : 25-45, 1960.

3. Arnoldy, G.E. Language disability, Speech phatology and Teraphy. Logos, 6 : 14-23, 1963.

4. Baskir, A.S., & Scavuzzo, A. (1992). Children with language disorders; Natural history and academic success. Journal of Learning Disabilities, 25, 53-65.

5. Beukelman, D.R., & Mirenda, P. (1998). Augmentative and alternative communication; Management of severe communication disorders in children and adults (2nd ed.) Baltimore: Paul H. Brookes Publishing Co.

6. Bradford, D. Studies in tachyphemia, VII. A framework, of therapeusis of articulations theraphy wuith tachyphemia and /or general Language disability. Logos, 6 : 59-63, 1963.

7. Cabanas, R. Some finding in speechs and voice Therapy among mentally deficient childrens, Phol. Phoniatr. 6 : 34-37,1954.

8. Cabanas, R. Disgnóstico diferencial temprano entre Tartamudez y Tartaleo. Importancia clínica. Rev. Cub. Ped. 50 : 1, 1978.

9. Cordle, J.M.(1997). Neuropsychological assesment of language disorders. International Pediatrics, 3(12), 151-154.

10. Crystal, David. Patología del lenguaje. Editorial Cátedra, Madrid, 1983.

11. De Hirsch, K: Studies of Tachyphemia. Diagnosis of developmental language disorders. Logos, 4 : 3-9, 1961.

12. Freund, H. Estudies in the intereelationalship between stuttering and cluttering. Phoniatr. 4 : 146-158,1952.

13. Fujiki, M., Brinton, B., Hart, C.H., & Fitzgeralh, A.H. (1999). Peer acceptance and friendship in children with specific language impairment. Topics in Language Disorders, 19 (2), 34-48.

14. Gazdag, G.E., & Warren, S.F. (2000). The effects of adult contingent imitation on the development of young children’s vocal imitations. Journal of Early Intervention, 23, 24-35.

15. Gedda, L., Braccooni, L., and Bruno, G. Su Alcuni casi di Balbuzie in coppie Gemellai. Mono e Dizigotiche. Acta Geneticas. Medicas. et. Gemellogiae, 9 : 1-20,1960.

16. Golinkoff, R.M., & Hirsh-Pasek, K. (1999). How babies talk: The magic and mystery of language in the first years of life. New York: E.P. Dutton.

17. Hart, B., & Risley, T.R. (1999). The social world of children learning to talk. Baltimore. Paul H. Brookes Publishing Co.

18. Hegde, M.N. (2001). Introduction to communicative disorders (3rd Ed). Austin, TX: PRO-ED.

19. Howard Goldstein et al. (2002). Promoting social communication. Children with Developmental Disabilities from Birth to Adolescence. Baltimore: Paul Brookes Publishing Co.

20. Joyakar, P. (1997). Neurophysiology of language disorders. International Pediatrics, 3(12), 146-150.

21. Lai, C.S., Fisher, S.E., & Hurst, J.A. (2001). A forkhead domain gene is mutated in a severe speech and language disorders. Nature, 413, 519-523.

22. Langová, J. and Moravek, M.An Experimental Study of Stuttering and Cluttering. Praha, Academia 1966.

23. Ornes, R.E., & Metz, D. (2000). Introduction to comunication disorders. Needham Heights, MA: Allyn & Bacon.

24. Seeman, M.: L ´Étiopathogenese du bégaiement.etducredovillement. Rev. Lar (Bordeaux), 86 : 1009-1020, 1965.

25. Weiss, D. A. Cluttering Central Language Imbalance. The Pediartric Clinic Of North America. Vol. 15 Number 3. August, 1968.

26. Weiss, D. A. Similarieties and diffies between stuttering and cluttering. Phol. Phoniatr. 19 : 98-104,1967.

27. Wickstrom-Kane, S., & goldstein, H. (1999). Communication assessment and intervention to address challenging behaviour in toddlers. Topic in Language Disorders, 19 (2), 70-89.

28. Yoder, P.J., & Warren, S.F. (2001). Relative treatment effects of two prelinguistic communication interventions on language development in toddlers with developmental delays vary by maternal characteristic. Journal of Speech, language and hearing research, 44, 221-237.

 

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Diciembre 2019
DoLuMaMiJuViSa
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2019, Camagüey, Cuba.