Jueves, 26 de Noviembre de 2020
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Jueves, 26 de Noviembre de 2020
Miércoles, 20 de Julio de 2016 - 20:47:38 | 3240 | |

“Carlos Manuel de Céspedes”: un pueblo orgulloso de su Historia

En este artículo: Camagüey, Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, Ignacio Agramonte y Loynaz, Máximo Gómez Baéz, Día de la Rebeldía Nacional



Por: Yamyle Fernández Rodríguez / Radio Cadena Agramonte

Justo al oeste, en la zona limítrofe con la provincia de Ciego de Ávila, está el municipio de Carlos Manuel de Céspedes; uno de los 13 que conforman el territorio camagüeyano y que enorgullece a estas legendarias llanuras al ostentar el nombre del Padre de la Patria.

Aunque hace sólo 40 años, desde 1976, con la nueva división político-administrativa, este terruño adquirió la condición de municipalidad, sus raíces se remontan a los tiempos de la colonia española.

Si bien en la actualidad la industria azucarera distingue al lugar, las primeras actividades económicas se relacionaron con la ganadería y la explotación de la madera, la cual se  comercializaba por los embarcaderos de Santa María y de Vertientes y se enviaba a La Habana y a Cienfuegos para la fabricación de barcos. (*)

Descrita como una zona boscosa en el siglo XIX, los parajes de Magarabomba, Piedrecitas y de la finca Ciego Escobar, que hoy forman parte de la jurisdicción cespedeña, se inscribieron en la historia del Camagüey y de Cuba al albergar, en varias ocasiones, a las fuerzas insurrectas que enfrentaban al colonialismo español.

Con orgullo, la museóloga y especialista del Museo local Odalys Rodríguez, explica que “fueron estos lares uno de los pocos puntos geográficos de Cuba donde -en algún momento de las luchas redentoras- coincidieron indistintamente Ignacio Agramonte y Loynaz, Máximo Gómez Baéz y Antonio Maceo y Grajales”.

Como Mayor General de la caballería mambisa que operaba en las llanuras camagüeyanas, en más de una oportunidad  Ignacio Agramonte recorrió esta localidad entre 1871 y 1873 e incluso protagonizó acciones combativas en Piedrecitas y en la zona conocida como Lázaro.

“Y fue en la zona de Piedrecitas donde Agramonte creó una base logística que aseguraba a las huestes insurrectas el descanso de los caballos, balas, espuelas, monturas, calzado y hasta una enfermería. Por otra parte, en la zona de Magarabomba el Ejército Libertador contaba con Tranquilino Cervantes, quien en más de una ocasión guió a Gómez y a Maceo para el cruce de la trocha Júcaro – Morón”, apunta la especialista.

Casi junto con la llegada del siglo XX hizo, su entrada el ferrocarril en 1901 a la parte occidental del Camagüey, donde nació el paradero San Jerónimo; punto de partida del poblado.

Allí se estableció la primera tienda por  Rafael Vergara, y al año siguiente en 1902, se instaló un Aserradero, cuyo propietario de apellido Mazorra, la vendió a Doctor Antonio Pérez, posteriormente dueño del central Carlos Manuel de Céspedes.

Entre los fundadores del poblado se encontraban varios mambises que habían participado en las gestas independentistas, como el Comandante Cirilo Madrigal Quesada y el Sargento Tiburcio Lambarri y de ellos surgió la propuesta, en 1902, de denominar al lugar con el glorioso nombre de Carlos Manuel de Céspedes, aunque hasta ese momento era conocido popularmente como Céspedes.

La vida económica se redireccionó hacia la producción azucarera a partir del nuevo siglo y fue así que el primero de los ingenios cespedeños abrió en 1913 como Central Camagüey, del que hoy sólo quedan algunas ruinas, pues para 1930 fue demolido.

En 1916 hizo su primera zafra el central Carlos Manuel de Céspedes el cual a la vuelta de todo un siglo continúa la molienda y poco después surgió el Estrella, que tras su nacionalización adquirió el nombre de República Dominicana.

Fue este ingenio testigo de demandas obreras y reclamos de derechos laborales para los trabajadores azucareros y entre los momentos que más se recuerda sobresale la huelga de 1955 ante el despido de más de medio centenar de obreros los cuales contaron con el apoyo del Sindicato de Azucareros con sede en la actual clínica estomatológica.

Los males sociales de la República Neocolonial, desde 1902  hasta 1958 también hicieron de las suyas en las familias cespedeñas, las que sólo contaban con dos médicos en toda la localidad y escasas escuelas públicas.

Fue por eso que, como para toda Cuba, el triunfo de la Revolución abrió un sendero de luz para el poblado de “Carlos Manuel de Céspedes” a partir de 1959.

El personal de la Salud se multiplicó y hoy ofrece gratuitamente sus servicios en el policlínico del lugar y en consultorios médicos ubicados tanto en la cabecera municipal como en los Consejos Populares de Magarabomba, Piedrecitas, Estrella y el Kirche.

La expectativa de vida alcanzó los 76 años y la Educación se desarrolla en más de 30 centros de todas las enseñanzas; existe una sala para rehabilitación y fisioterapia, un nuevo Joven Club de Computación y Electrónica, una remozada clínica estomatológica y un fuete movimiento cultural, por sólo citar algunos ejemplos que demuestran la obra de la Revolución en esta zona cargada de historia.

Por todo lo que han logrado y también por lo que les falta por hacer inspirados en el nombre que distingue a su municipio, los cespedeños hablan con orgullo de vivir en el lugar que ostenta el nombre del Padre de la Patria.

Ahí está la inspiración para seguir adelante y las razones para conmemorar este año el Día de la Rebeldía Nacional con nuevos bríos.(Foto: pprincipe)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Noviembre 2020
DoLuMaMiJuViSa
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.