Radio Cadena Agramonte
Martes, 26 de Septiembre de 2017
Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - 00:00:00 | 2062 | |

Jaronú: una historia detrás de Irma (+ Fotos)

En este artículo: Camagüey, Cuba, Jaronú, Batey, Esmeralda, Huracán Irma, Afectaciones, Central Brasil



Camagüey, sep 14.- Luz María Hernández, “Taquita”, como todos la conocen en su natal Jaronú, jamás pensó a sus 83 años de edad ver una imagen tan desoladora aquella mañana del sábado 9 de septiembre, cuando Irma ya había dejado a su paso por allí, la noche anterior,  destrozos en toda la infraestructura del batey. 

Por más de nueve horas se encaprichó con vientos sostenidos de hasta 104 kilómetros por hora y rachas superiores a los 200, llevándose a su paso, parcial o totalmente, techos de hogares, parte de la cubierta del central Brasil, justo frente de su hogar, así como también numerosos árboles, muchos de ellos sembrados por los primeros pobladores del lugar.

Heredada de sus suegros, la casa construida en los primeros meses de 1920 era de referencia para todos en el pueblo, por su grado de conservación.

Una vida entera dedicada a mi hogar y ahora casi lo tengo en el piso, lamentaba la octogenaria, quien rememora haber vivido ahí desde su matrimonio en la década de 1950. Su esposo, tornero del ingenio azucarero, siempre estuvo entre los obreros más destacados hasta su retiro en 1993.

El antiguo central Jaronú, construido en la segunda década del pasado siglo, hoy Empresa Azucarera Brasil, fue el mayor productor del crudo en el mundo cuando se inauguró, y durante la década de 1950, el ingenio con mayor capacidad de molienda de Cuba. 

Su batey era uno de los mejor conservados del país, y por su singular arquitectura y estructura fue declarado en 2011 Monumento Nacional.

Como Taquita, decenas de familias en esa localidad, perteneciente al municipio de Esmeralda, aunque lamentan sus pérdidas confían en que podrán recuperarse, pues lo más importante es “que estamos vivos y entre todos podemos ayudarnos”, comentó con la humildad que la caracteriza.

La anciana rememora que nunca antes ahí se habían sentido tan fuerte los avatares de la naturaleza, ni siquiera cuando en 1963 el ciclón Flora también hizo sus estragos y dio refugio a más de 60 personas en su hogar, ahora casi en ruinas.

Con solo 14 años de edad, su nieta le da fuerzas para que el optimismo que la acompaña no desaparezca, mientras llegan otros vecinos a ayudarle a limpiar su patio y recoger las tejas que antes, sobre altos puntales de madera preciosa, techaban su hogar.

En momentos así, cuando los ánimos decaen ante el desastre que no se puede impedir, la fuerza de la solidaridad que caracteriza a los cubanos y la seguridad de que nadie será olvidado es lo que permite seguir adelante, en tanto llega la ayuda material que la Revolución cubana grantiza ante este tipo de fenómenos para ayudar a resarcirse de los daños. (ACN) (Fotos: Rodolfo Blanco Cué/ACN)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Tania Donet Gros...
Viernes, 15 de Septiembre de 2017 - 11:37:54

Lamento lo sucedido en ese batey. Tengo buenos recuerdos de ese lugar, no fui nacida ahí, pero tengo y tuve familia ahí, Y desde que nací visitaba el lugar y recuerdo que nunca me quería ir. Cuánto lo siento.

Niurka Rodriguez Sanchez
Viernes, 15 de Septiembre de 2017 - 05:14:58

Soy nacida en ese pueblecillo y tengo mis hermanas y familiares allá, la tristeza que siento es inmensa, comparto el dolor de todos (as) y a la vez la confianza que volverá a ser como era antes el poblado del central Brasil, porque la fuerza del pueblo unido y el apoyo del Estado cubano sí puede.

Celso Felipe Martínez suarez
Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - 19:17:24

Este peque lugar que ha sido desbastado por Irma no lo puedo olvidar jamás, porque en el nací y me crié hasta la edad de 18 años, pero toda mi familia por parte de madre y padre somos nativos de ese batey, al cual queremos con amor por los gratos recuerdos que vivimos en él. Fuerza y sigan luchando, que no todo está perdido, y a mi querida Tequita, que guarde una entrada para el cine y muchos besos de Felito, el hijo mayor de Susana y Félix el quemado.

Diana Guillen
Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - 17:45:05

Estoy muy triste por lo que por los daños causados por el huracán, soy nativa de este batey y lo quiero y extraño mucho, allí está mi familia, tengo la confianza de que pueda recuperarse, nos duele mucho esta situación.



Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2015, Camagüey, Cuba.