Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Radio Cadena Agramonte
Sábado, 08 de Septiembre de 2018 - 19:12:33 | 687 | |

Irma y la voluntad de un pueblo siempre dispuesto a levantarse

En este artículo: Camagüey, Huracán Irma, Devastación, Miedo, Esperanza, Recuperación



Por Mariela Peña Seguí/ Radio Cadena Agramonte.

Acababa de  empezar el curso escolar y, en medio de la alegría de esos días, Irma irrumpió con una fuerza  tan sorprendente como devastadora, sembrando lágrimas, arrastrando, rompiendo, destruyendo.

Las historias aún duelen y permanecen en las mentes de quienes las vivieron, porque es imposible olvidar el miedo a perderlo todo, hasta la vida. Ha pasado un año y aún no podemos olvidarlo.

No ha sido el único, y quién sabe cuántos huracanes deberemos aún superar, pero Irma no fue uno más; Irma marcó un antes y un después.

La devastación a su paso por Camagüey dejó imágenes desoladoras, porque ese huracán pareció ensañarse hasta dejar sumidos en la tristeza a miles de camagüeyanos.

Cuantiosos daños en las viviendas, así como en los sistemas de generación eléctrica y en las comunicaciones, son algunos de los principales problemas que enfrentamos.

Pero, más allá de los daños materiales, quienes vivieron los embates de Irma sufrieron mucho más las consecuencias espirituales y psicológicas de quien ve perder todo lo que ha logrado en la vida, hasta las fotos de su familia.

Los seres humanos somos capaces de levantarnos de las mayores adversidades. Y los cubanos clasificamos en esa nómina de guerreros que luchan por sobrevivir.

A un año de Irma, vienen a mi mente estas bellas palabras, guardadas anónimamente para que puedan servir de aliento:

“Yo amo a los pájaros, pero más aún los admiro por las mañanas después de una noche de tormenta, cuando suelo ver destruidos los nidos en las veredas de las plazas, cerca de los árboles donde estaban construidos.

“Pero también por la mañana de ese mismo día les he oído cantar mientras acarrean material para construir otro nido, tal vez mejor, tal vez más fuerte.”

Seguramente los pájaros habrán callado un momento por su nido roto, pero sólo un momento; ellos saben que no sirve llorar frente a las ruinas más de lo aceptable, hay que empezar de nuevo.

Después de Irma, pronto el nuevo nido estuvo armado, y si otra tormenta llegara a derribarlo, una y mil veces volverán a construirlo.

¡Admiro a los pájaros por su afán esperanzador...! ¿Qué otra cosa es la esperanza, sino el negarnos a los embates de la adversidad? ¿Qué otra cosa es la esperanza, sino el modo interior de creer en el mañana? (Collage: Archivo)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2015, Camagüey, Cuba.