Viernes, 15 de Noviembre de 2019
Radio Cadena Agramonte
Martes, 09 de Octubre de 2018 - 11:23:25 | 593 | |

El ruido, enemigo invisible

En este artículo: Camagüey, Cuba, medio ambiente, contaminación sonora, Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, CITMA



Por Mariela Peña Seguí/ Radio Cadena Agramonte.

Anita quería  dormir a sus dos niñas, porque ya pasaban las 10 de la noche; pero era imposible, Néstor, su vecino de enfrente, celebraba “algo” y había instalado un bafle a todo volumen en el portal.

Ella fue hasta su casa y le pidió amablemente que bajara el volumen, pero Néstor le explicó que era su cumpleaños y hasta la invitó a compartir un trago.

Anita se fue triste a su casa sin saber qué hacer, porque no era la primera vez, y estaba segura de que tampoco sería la última.

Sin que estemos siempre conscientes de ello, la contaminación acústica es una de las formas de contaminación atmosférica que puede afectar en mayor medida la salud de las personas.

En reciente encuentro del Grupo temporal para el enfrentamiento a la contaminación sonora, la doctora Andrea Armas Rodríguez, delegada provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en Camagüey, explicó que en la provincia se reporta un aumento considerable de esta problemática, la cual es provocada por entidades e instituciones, centros nocturnos de recreación, entre otros.

Asimismo, explicó que casi la totalidad de las quejas de la población que atienden en el CITMA –el 98 %- están relacionadas con este tema, y que en su mayoría responden a conductas inapropiadas.

“En nuestra sociedad se cometen muchas indisciplinas: la música alta que ponen los vecinos, o el bicitaxista que anda por la calle. Hay también un elemento adicional, a partir de las nuevas formas de empleo, y es, por ejemplo, el cuentapropista que instala un negocio, como una carpintería, en medio de una zona poblada. Ese tema no podemos dejar de tratarlo desde la competencia de cada organismo. Lo que no puede pasar es justamente lo que ocurre hoy, la impunidad de las personas ante hechos como estos”.

¡¿Pero la ley no lo permite?!

Para emprender acciones legales en caso de estar afectado por contaminación acústica, es necesario conocer la legislación vigente, entre las que se encuentra la Ley 81 del Medio Ambiente.

En 2015 se crearon a todos los niveles comisiones de enfrentamiento a la contaminación sonora, encargadas de establecer planes de acciones para diagnosticar las fuentes emisoras y proceder a su manejo o erradicación, así como la educación de la ciudadanía.

Sin embargo, muchas personas desconocen la legislación a la vez que irrespetan las normas de convivencia social, según explicó el teniente coronel Roberto Álvarez Domínguez, de la jefatura provincial de la Policía Nacional Revolucionaria.

“Yo pienso que el paso más importante está en la prevención y en la educación, porque hay personas que hacen ruido de manera desafiante, y aunque los multen, lo siguen haciendo. Pero muchos desconocen las leyes, a pesar del nivel cultural que tiene el pueblo cubano. Hay que trabajar a nivel de base, desde las cuadras y de manera articulada, entre todos, para socializar más lo que está legislado en este sentido”.

Ruido: ¿por naturaleza o por indisciplina?

En Camagüey, como en todo el país, el fenómeno de la contaminación sonora está relacionado  fundamentalmente con  indisciplinas sociales que muchos, -quizás la mayoría-,  tiende a justificar como una faceta de nuestra idiosincrasia: el cubano por naturaleza es un generador de ruido, un ser bullicioso… pero no es así, y como versa el refrán: lo cortés no quita lo valiente.

Es una realidad que hoy vivimos en una ciudad que si bien en sus tiempos de antaño fue sosegada, hoy ve interrumpida su tranquilidad por quienes han encontrado en la música alta una forma de hacerse notar, lo mismo mientras camina por la calle con un bafle portátil a todo volumen, o para “atraer” o hacer “más atractivo” su negocio.

Sobre este particular, Gilberto Villalobos Vega, especialista de la Dirección provincial de Trabajo y Seguridad Social, comenta:

“Hay un grupo de categorías de patentes de la modalidad de empleo no estatal que deberán tener licencia sanitaria y ambiental; sin ellas no se aprobará la autorización como cuentapropistas. Además, la Dirección de Trabajo y Seguridad Social, mediante la Ley 116 del Código del Trabajo, tiene la potestad de cerrar cualquier institución o entidad que presente un riesgo para la salud de la población. En eso debemos ser más severos”.

¡¡¡Ssshhh, silencio!!!

No molestar a los demás con nuestros ensordecedores ruidos, es no solo una cuestión de buenos modales o de respeto a las normas de convivencia. Es, también, apostar por una vida y un entorno saludables.

Y si bien es cierto que son las indisciplinas sociales, el irrespeto al otro y a las leyes, la principal fuente de contaminación sonora, existen también instituciones que, para atraer público o aumentar sus ventas, de vez en vez instalan un bafle en plena calle.

Cuando de ruido se trata no solo puede mirarse la paja en el ojo ajeno. Se trata de una problemática social que como tal incumbe a todos.

Definitivamente, hay que aprender a respetar los espacios privados y el derecho de los otros a no escuchar el ruido que queremos para nosotros. Definitivamente, vamos a tener que pedir, aunque sea a gritos, un poco de silencio. (Foto: Archivo)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2019, Camagüey, Cuba.