Miércoles, 29 de Enero de 2020
Radio Cadena Agramonte
Sábado, 26 de Enero de 2019 - 09:55:33 | 635 | |

Norteños sueños frustrados vs. realidad de Cuba libre

En este artículo: Camagüey, Opinión, Ley Helms-Burton, Título III, Revolución cubana, Cuba, EE.UU.



Eric Pacheco Fandiño/ Radio Cadena Agramonte.

Por estos días, los pobladores de la ciudad de Camagüey nos preparamos  para celebrar el aniversario 505 de su fundación, allá por punta del Guincho, y a propósito de ello numerosas obras reciben reparación y quedan listas para el disfrute de lugareños y visitantes, sin distinción de su ascendencia.

El inmueble que ocupara el cine-teatro Alkázar, el parque temático ferroviario —único de su tipo en Cuba—, el Recinto Ferial, el Centro Cultural Recreativo Casino y el restaurante La Volanta, entre otros,  están entre los inmuebles que se reparan o concluyen para el jolgorio.

Pero todo ello puede revertirse si el título III de la Ley Helms-Burton entra en vigor dentro de apenas unos 45 días y comienzan las reclamaciones de los antiguos dueños, que fueron expropiados con apego a la ley por las nacionalizaciones de inicios de los años 60 del pasado siglo por la Revolución triunfante en la Isla.

¿Imposible? Mire, usted y yo estamos convencidos de ello, mas resulta que en este mundo donde reina el absurdo, el Gobierno estadounidense que encabeza Donald Trump decidió que dentro de ese lapso, es decir un mes y medio, puede poner en vigor semejante disparate jurídico y crearle un caos a la jurisprudencia de esa nación.

Pero regresemos a nuestro Camagüey, que anda de celebración sin descuidar un ápice la defensa de la Revolución de la cual es parte inseparable. Y hablando de construcciones y obras, el programa de la vivienda ocupa un lugar preponderante para las autoridades políticas, gubernamentales y administrativas de toda la provincia.

En los próximos diez años debe quedar resuelto ese problema y cada familia camagüeyana debe tener una vivienda digna y confortable, como se recoge en la Carta Magna que se someterá a referendo el próximo 24 de febrero, de acuerdo con la convocatoria del Consejo de Estado.

Resulta que la Ley Helms-Burton, en su título III, faculta a los antiguos dueños de la zona de Montecarlo, por ejemplo, a expropiar a los actuales moradores, propietarios o no, de todos esos apartamentos en la comunidad edificada por la Revolución y que lleva por nombre Julio Antonio Mella. Para los incrédulos, aquí les va un ejemplo claro.

El 27 de abril de 1956 se creó la Compañía Urbanizadora Montecarlo S.A., que entre sus objetivos tenía la compra y venta de muebles e inmuebles, así como fincas rústicas y urbanas, realizar urbanizaciones y fabricación de casas.

Esa compañía la encabezaba el mexicano Amín Saidem y la conformaban también empresarios españoles y cubanos, entre estos últimos el camagüeyano Juan Marrero Delgado. Su fundación ocurrió en la calle Julio Sanguily, número 305, en la barriada de La Vigía, de la capital agramontina.

Alguien que resida en el reparto Mella o Montecarlo, como también se le llama, pudiera  preguntarse ¿y eso que tiene que ver conmigo? Pues, por lo que dice la referida ley, usted está traficando con la propiedad de un norteamericano y va a ser expropiado… parece un disparate, pero lo aprobó el Congreso de esa nación y lo firmó Bill Clinton, su presidente en 1996.

Claro, del sueño injerencista que mezcla frustraciones yanquis y de la mafia cubano-americana, a la realidad de la Cuba actual, va un gran trecho... que aún no adivinan como desandar quienes no acaban de entender que el pueblo de esta isla nunca volverá al oprobioso estatus anterior al 1ro de enero de 1959. (Imagen: www.escambray.cu)

 

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.