Miércoles, 21 de Agosto de 2019
Radio Cadena Agramonte
Sábado, 06 de Abril de 2019 - 12:36:31 | 793 | |

Guardianes anónimos de un bien invaluable: la salud (+Fotos)

En este artículo: Camagüey, Cuba, Día Mundial Salud, Rehabilitación, Fisioterapia, PIRRE, Medicina cubana



Por Rosa María Moros Fernández/ Radio Cadena Agramonte.

La podóloga Magaly y su asistente, brindan especial atención a pacientes tratados con HEBERPROT, para úlceras de pie diabético.Beneficiarios desde hace décadas de un sistema de Salud  gratuito y al alcance de todos, los cubanos no siempre aquilatamos la inmensa valía de esa realidad que, en principio, refrenda la Constitución de la República.

Y es que, más allá de carencias y limitaciones de recursos impuestas por el bloqueo de Estados Unidos, la Medicina cubana deviene referente a nivel mundial.

Entre muchísimos otros, constituyen un ejemplo los Servicios de Rehabilitación Fisioterapéutica, diseminados por toda la geografía de la provincia, donde funcionan 32 instalaciones de ese tipo: nueve en el municipio de Camagüey, y al menos uno en el resto de las demarcaciones agramontinas.

Adscritos a las áreas de Salud de cada localidad, estas instituciones especializadas brindan una amplia gama de servicios al universo poblacional en el que radican, disponiendo de esta forma la comunidad del beneficio añadido de la cercanía  a su lugar de residencia.

Para constatar la vitalidad de los referidos centros, concebidos hace más de década y media por el Comandante en Jefe Fidel Castro, visitamos la sala de Rehabilitación ubicada en la calle Santa Rosa, entre Rotario y Emiliano Agüero, en el reparto La Vigía de la capital agramontina. Esa dependencia forma parte de los servicios del policlínico “Rodolfo Ramírez Esquivel”, enclavado en una zona densamente poblada de la urbe.

La doctora Yanitsa Guerra Guzmán, directora del Servicio Integral de Rehabilitación del PIRRE —sigla con la que se identifica comúnmente esta área de Atención Primaria—, asegura que cada día reciben allí tratamiento personalizado entre 180 y 200 pacientes.

Explica la también especialista en Fisiatría, quien lleva 11 años al frente de la instalación, que como promedio acuden allí mensualmente entre dos mil 500 y dos mil 700 personas, remitidas por los consultorios del Médico de la Familia, galenos del PIRRE, e incluso por decisión personal. El común denominador es recuperar la salud por la vía de este proceder terapéutico y, con ello, mejorar la calidad de vida.

Pese al constante ir y venir de los pacientes, hacia y desde los diferentes departamentos donde atienden su dolencia, el acceso a estos fluye de forma organizada y dinámica, pues los tratamientos difieren a partir de la valoración médica previa, de manera tal que los servicios de electroterapia, masaje y kinesiología (ejercicios mecánicos en el gimnasio) asimilan los casos en horarios escalonados.

Por los amplios pasillos del centro circulan lo mismo cochecitos de bebé que sillas de rueda ocupadas por ancianos o discapacitados, amén de los que andan por sus medios, aunque con diverso grado de dificultad.

Precisa la doctora Yanitsa que, además de las consultas de Fisiatría, allí se brindan las de Neurodesarrollo (atención temprana, a partir de los tres meses de vida) y también los de Psicoprofilaxis a embarazadas; deshabituación tabáquica y alcohólica; Logopedia; Defectología; Medicina Natural y Tradicional; Podología (con especial énfasis en casos de diabéticos) y Nutrición.

Además del confort y privacidad de que disponen los departamentos relacionados, garantiza la prestación de un servicio de calidad la dotación de medios técnicos imprescindibles. Preservar la vida útil de esos medios, con muchos años de explotación en la mayoría de los casos, es premisa cotidiana para el colectivo que allí labora.

Radica en el Recurso Humano, precisamente, la principal riqueza de la Sala de Rehabilitación. Así lo corroboran las opiniones de los pacientes con los cuales dialogamos, quienes resaltaron el alto nivel profesional y humano de los especialistas, cuyo trato afable y respetuoso pone un valor agregado a sus habilidades fisioterapeúticas, lo que mucho aprecian las personas que allí acuden en estado vulnerable.

Al celebrar este 7 de abril el Día Mundial de la Salud, enorgullece saber cuánto prestigian la Medicina cubana ejemplos como los de los doctores Yanitza, Juan y Ángel; de los licenciados en Rehabilitación, Defectología, Logopedia, o Podología Henry, Yordanis, Adysnubia, Mislaine, Indira, María Elena, Magaly, y otros compañeros; así como los técnicos y el resto del colectivo del Servicio Integral de Rehabilitación del PIRRE.

A todos ellos, y a quienes multiplican cada día esa práctica humanista y universal que caracteriza la Medicina cubana, el agradecimiento de quienes en nuestra provincia, el país, o en otras latitudes del mundo, somos beneficiarios de esos guardianes anónimos de un bien invaluable: la salud. (Fotos: Alex López Almaguer/Radio Cadena Agramonte.)

Paciente que en el gimnasio recibe una sesión de masaje. 

Ejercicios que comprueban el neuro-desarrollo en edad temprana.

La defectóloga ejercita habilidades esenciales en pacientes con discapacidad intelectual.

Henry es uno de los experimentados rehabilitadores de la sala. Aquí ayuda a la paciente a ejercitar la pierna.

El doctor Angelito, especialista en Medicina Natural y Tradicional recibe los casos del día.

Como secuela de un infarto cerebral, la logopeda enseña a la paciente a coordinar y emitir sonidos.

La logopeda enseña a coordinar y emitir sonidos a una paciente, con afectaciones en el lenguaje a causa de un infarto cerebral.

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Agosto 2019
DoLuMaMiJuViSa
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031


Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2015, Camagüey, Cuba.