Miércoles, 11 de Diciembre de 2019
Radio Cadena Agramonte
Martes, 13 de Agosto de 2019 - 10:39:57 | 331 | |

Fidel: el alma de la Revolución cubana (+ Audio)

En este artículo: Camagüey, Cuba, Fidel



Por Lorena Chávez Fernández/ Radio Cadena Agramonte

Cada 13 de agosto, para los habitantes de esta Isla es una tradición homenajear a un ser infinito e inagotable, como calificara el catedrático español Ignacio Ramonet a “el hombre síntesis de la cultura, la política y el proyecto ético cubano: Fidel”.

De los pasajes de su vida y obra se han escrito y escribirán cuantiosos textos, sin embargo, queda para esta generación el placer indiscutible de poder beber de la fuente de la memoria, de aquellos que caminaron, hablaron y soñaron junto al líder revolucionario.

Ernesto Pantaleón Medina fue de esos afortunados, pues desde su rol de periodista en Camagüey acompañó en varias ocasiones al eterno Comandante, y recuerda con cariño esas vivencias.

Poner la otra foto de la entrevista de Lorena que también está en actualizaciones

¿Qué te llamaba la atención de Fidel?

-      Él era increíble. Dialogaba con un ingeniero y lo hacía con conocimientos sobre esa profesión, igual sucedía si se trataba de un campesino, ganadero o cualquier otro; siempre llegaba a la raíz de los problemas, incluso proponía soluciones y brindaba enseñanzas.

Eso nunca lo hizo desde la superioridad, ni haciendo alardes del genio que todos sabían que era, sino que conversaba con la gente como un compañero, un camarada, sin importar cuales fueran sus procedencias. 

¿Recuerdas algún momento que te haya marcado, del tiempo que pasaste junto a él?

-      En una ocasión, estábamos de recorrido por Sierra de Cubitas, y se abalanzó casi sobre él, para saludarlo, un hombre que había sido de su Columna en la Sierra Maestra. Aquel sujeto no era un capitán guerrillero, ni un connotado soldado, sino uno de tantos alzados. Sin embargo, Fidel lo reconoció y lo llamó cariñosamente por su nombre y lo abrazó. Todos los presentes nos quedamos maravillados de que ese gigante, entre sus muchas responsabilidades, se acordase de aquello con un afecto y una sencillez extraordinarios. Eso sin dudas, me ratificó que Fidel era un hombre de pueblo.

¿Qué significaba para ti, desde tu rol de periodista, dar cobertura a esos recorridos del líder?

-      Eran una responsabilidad y un reto muy grandes, porque tantas personas habían escrito ya de Fidel; figuras de mayor experiencia y renombre internacional, como Gabriel García Márquez; que era difícil decir algo diferente, y había que pensar muy bien nuevos enfoques.

Eso ayudaba también a crecerse como profesional, y apoyaba además la comprensión de los compañeros que lo rodeaban, pues nunca hubo hacia la prensa presión o formas de entorpecer el trabajo, al contrario, hasta las personas encargadas de su seguridad facilitaban muchas veces y entendían las labores de los periodistas.

¿Al haber podido estar tan cerca de Fidel, cuáles eran sus rasgos que más te impresionaban?

-      Era grande en lo intelectual, en lo político, y también físicamente. Me impactaba muchísimo su estatura, era imponente, y a su lado parecía aún más alto por su personalidad; pero especialmente, me impresionaban sus manos, no podría describirlas, realmente hablaban por él.

¿Cuál fue tu reacción cuando supiste de su muerte?

-      A mí se me saltaron las lágrimas, no lo podía creer. Siempre en mi subconsciente, pensé que él iba a vivir más que yo, a pesar de que me llevaba alrededor de treinta años; y estaba convencido de que no me tocaría pasar por eso.

Pese a todo, quiso el destino que me encomendaran la responsabilidad de ser el jefe de información del Telecentro aquí en la provincia, cuando se cubrieron las obras fúnebres del Comandante en Jefe; y, por tanto, viví muy de cerca aquella fecha, desde mi parte y la de los compañeros que le dieron cobertura.

Hoy, cuando toda Cuba conmemora su natalicio. ¿Cuál es la vigencia de su pensamiento y obra en Camagüey?

-      Por poner un ejemplo, La Voluntad Hidráulica, la posibilidad de que los agramontinos disfrutemos ahora de cientos de presas, con una capacidad de embalse cercana al millón de metros cúbicos; eso es gracias a Fidel.

Esas aguas antes se vertían sobre las ciudades, ocasionando inundaciones y hasta ahogados, lo cual se comprobó durante el huracán Flora. Fue por una orientación del Comandante que se creó ese programa y desde entonces se ha cumplido. Además, son innumerables las obras y facetas del quehacer cotidiano en las que están la mano de Fidel, sus ideas e indicaciones.

Yo, personalmente, creo que no hubiese sido nada sin la Revolución, y siempre digo: “Un hombre no hace un país- y los cubanos hubiéramos tumbado a Batista, eso seguro- pero si no hubiera sido por Fidel, no hubiésemos llegado hasta aquí”. (Fotos: cortesía del entrevistado y de la autora del texto)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Archivo de noticias


Diciembre 2019
DoLuMaMiJuViSa
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2019, Camagüey, Cuba.