Viernes, 04 de Diciembre de 2020
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Viernes, 04 de Diciembre de 2020
Jueves, 01 de Octubre de 2020 - 15:00:00 | 590 | |

Inspección de relojes, una regla de oro en la tradición ferroviaria (+Fotos)

En este artículo: Camagüey, Cuba, Museo Ferroviario, historia, tradición, Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey



Por Daylén Giselle Fenollar Alemán/ Estudiante de Periodismo.

En 1891, en Kipton, Ohio (Estados Unidos), el choque entre un tren de pasajeros y uno de carga desencadenó un trágico accidente. Las investigaciones determinaron que la causa del siniestro fue el retraso de cuatro minutos en el reloj del maquinista que transportaba pasajeros.

El hecho marcó el establecimiento en 1893 de una estricta medida (RR 1893) para los métodos de inspección y las características de los relojes de bolsillo utilizados por los trabajadores de los servicios de ferrocarriles en el mundo entero.

Entre los estándares a cumplir estaba el uso de esferas blancas de entre 16 y 18 de calibre y números arábigo grandes. De igual forma, las maquinarias demandaban un desempeño óptimo, por lo que marcas de renombre internacional como Hamilton, Elgin, Ball, Illinois y Waltham fueron las autorizadas para trabajar con las compañías ferroviarias.

The Cuba Railroad Company, empresa encargada de la vía central del ferrocarril desde 1902 en la Mayor de las Antillas, estableció el uso de las normas RR 1893 y se determinó que maquinistas, conductores, jefes de estación, talleres y de brigadas de vías usaran con carácter obligatorio los relojes ferroviarios. 1924 fue el año en que se oficializó la hora reglamentaria y a partir de las 10:00 am todos los relojes debieron entrar en coordinación.

En 1948 fueron habilitadas las Oficinas de Inspección de Relojes en las principales estaciones cubanas. Una de las más reconocidas fue la de los Ferrocarriles Consolidados de Cuba en Camagüey, por la exactitud de los cronometristas que se especializaban en el examen y reparación de un medio crucial para el buen desempeño de la transportación por las vías férreas.

Construida como anexo de la antigua estación camagüeyana durante las reparaciones acometidas entre los años 1918 y 1924, la antigua dependencia camagüeyana hoy forma parte del proyecto del Museo Ferroviario que desarrolla la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC), para rescatar y reanimar las áreas y lugares relacionados con la historia del ferrocarril en la provincia.

El local muestra varios ejemplares de relojes reglamentarios y el reloj master todavía funcional, por el que antiguamente se regía la práctica que decretaba, luego de un conteo regresivo de 10 segundos, al marcar las 10:00 de la mañana, que todos los empleados pusieran su reloj en hora tras el sonido anunciador de un silbato. Esa tradición aspira a retomarse una vez inaugurado el Museo.

Entre los encargados que ha tenido través de los años esta labor imprescindible, se encuentra Nelson Artuñedo Delgado, quien desde julio de 1959 trabaja en la inspección de relojes en los Ferrocarriles de Camagüey; una vida dedicada a dar la hora reglamentaria, prestarles servicios a las tripulaciones de trenes y revisar todos los relojes de las estaciones.

Nelson aún desempeña su oficio, ahora, junto a un compañero de trabajo, a quien se refiere como “el relevo preparado para el combate”. Tanto uno como otro, reciben con una sonrisa y palabras amables a todo aquel que se acerca interesado por esta parte de la historia ferroviaria, no tan conocida ni divulgada.

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.