Jueves, 26 de Noviembre de 2020
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Jueves, 26 de Noviembre de 2020

27 de Octubre de 1997- Descubierto plan terrorista para asesinar al presidente Fidel Castro en Isla Margarita



Cuando el Guardacosta norteamericano interceptó el yate La Esperanza, en las aguas limítrofes de Puerto Rico, el 27 de octubre de 1997, se sospechaba que la embarcación transportaba drogas. En vez de narcóticos, los agentes que subieron a bordo se encontraron con un arsenal. Entre los objetos descubiertos en un compartimiento secreto cubierto por una alfombra se encontraban siete cajas de municiones, uniformes militares, seis radios, un teléfono-satélite, lentes de visión nocturna, dos fusiles de asalto de un valor de más de 7 mil dólares cada uno y capaces de alcanzar objetivos a más de una milla de distancia. A bordo de la nave, uno de los cuatro tripulantes, visiblemente asustado, aseguro que las armas eran para asesinar a Fidel castro. Esta afirmación luego fue reforzada por los datos de navegación del barco que se dirigía hacia la isla venezolana de Margarita donde, efectivamente, Fidel Castro iba a asistir, días más tarde, a la anual Cumbre Iberoamericana. Para este largo recorrido, el yate de 47 pies estaba equipado con tanques especiales que contenían 2 mil galones de combustible adicionales. La declaración del tripulante, el miamense Angel Alfonso Alemán, cualquiera que fuese su objetivo, llevó a los guardacostas a desencadenar el debido proceso judicial, teniendo en cuenta la peligrosidad del material encontrado, la gravedad y las implicaciones de la declaración "espontánea" del sospechoso. La investigación pronto iba a dirigirse, directamente, hacia la más importante organización de emigrados cubano-americanos, la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA). Los cuatro ocupantes del barco, tal como fueron identificados en el momento de su arresto, eran Angel Alfonso Alemán, gerente de una firma textil de Union City, New Jersey; Francisco Córdova, pescador comercial de Maratón; Angel M. Hernández Rojo, negociante de madera de Miami, y Juan Bautista Márquez, marinero jubilado de Miami. Pero pronto la investigación revela que Francisco "Pepe" Hernández, el propio presidente de la FNCA, es dueño de uno de los potentes fusiles encontrados a bordo de La Esperanza. El personaje es el más conocido líder contrarrevolucionario de Miami, desde la muerte del fundador de la FNCA, Jorge Más Canosa. También determinan los investigadores que José Antonio "Toñín'' Llama, miembro del Comité Ejecutivo de la FNCA, es dueño del yate. Descubren finalmente que Alfredo Otero, otro activista del grupo contrarrevolucionario, estaba encargado de las comunicaciones de la criminal operación. El caso de La Esperanza naufraga misteriosamente en las aguas revueltas del aparato judicial norteamericano. Poco a poco se disuelve con la ayuda complaciente del agente "especial" del FBI Héctor Pesquera, que finalmente ayudó a liberar estos terroristas luego de ser absueltos por una Corte Federal en diciembre de 1999. En pago Héctor Pesquera fue trasladado a Florida para dirigir la conjura contra los cinco cubanos antiterroristas acusados de espías.


Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2020, Camagüey, Cuba.