Radio Cadena Agramonte
English
FacebookTwitterYoutubeRSS

Viernes, 28 de Noviembre de 2014

Artículos / Ámbito Cultural / Danza / Grupo Sangre Gitana: por los caminos del flamenco


Martes, 17 de Febrero de 2009 - 13:47:58

Grupo Sangre Gitana: por los caminos del flamenco



Por Yolanda Ferrera Sosa/ Radio Cadena Agramonte                  Foto: Gualveris Rosales Sánchez

En primer plano, Yaineris Torres Pérez, directora de Sangre Gitana. (Foto: Gualveris Rosales Sánchez).Por los caminos del flamenco anda el Grupo Sangre Gitana, uno de los proyectos socioculturales más atractivos de la Casa de Cultura Joaquín de Agüero, del municipio cabecera de la provincia cubana de Camagüey. Lo integran unas 130 niñas y adolescentes de escuelas Primarias y de la Secundaria Básica de la localidad, dirigidas por la también fundadora Yaineris Torres Pérez, joven instructora de Arte quien lleva dentro de sí la amorosa pasión por ese tipo de expresión cultural.

“La idea inicial –confiesa- surgió por la necesidad de ir en busca de las raíces españolas más acendradas en la ciudad de Camagüey, una de las primeras Villas fundadas por el Adelantado Don Diego Velázquez, hace casi 500 años. En el plano personal el flamenco me apasiona, de ahí que una vez graduada y con el apoyo brindado por la Casa de Cultura, me di a la tarea de organizar al colectivo. Y aquí está, celebrando otro aniversario”.

Precisamente, para festejar la efeméride - se organizó por la propia Yaineris- y por la institución que le da abrigo, una jornada que incluyó clases magistrales a cargo de otro virtuoso del flamenco, el cienfueguero Yoel Zamora quien con su agrupación tomó parte en la jornada de salutación, con presentaciones alternas en el Teatro Principal, de la capital agramontina.

Historia con mucha enjundia

Sangre Gitana hace aflorar las raíces españolas de cualquier cubano. (Foto: Gualveris Rosales Sánchez).Los primeros pasos de Sangre Gitana estuvieron avalados por el notable prestigio que posee la provincia en la manifestación danzaria. Varias Compañías suyas han logrado trascender con éxito las fronteras nacionales, como el Ballet de Camagüey, el Conjunto Artístico Maraguán, de la Universidad local –integrado por aficionados-, y el Ballet Folklórico.

No obstante, el vacío dejado por un equipo de creadores que cultivaran exclusivamente el flamenco se hacía notar, de ahí que Yaineris apostó al potencial aportado por la herencia española en el seno de los principeños... y ganó.

“Fueron difíciles los meses iniciales, fundamentalmente por la captación en las escuelas de niñas con aptitudes hacia esta manifestación tan específica. Sin embargo, poco a poco el proyecto se fue haciendo, y Sangre Gitana cobró forma... se fue haciendo realidad”,- recuerda Yaineris.

“El reto –agrega- de no quedarse sólo en un sueño, en la existencia de un grupo que en el plano meramente formal existiera sólo para agregar otro elemento al curriculum de la Casa de la Cultura Joaquín de Agüero, lo asumimos todos en conjunto: profesores, directivos de la institución y los propios padres que con tanta alegría contribuyen al lucimiento de cada espectáculo. Ellos ayudan con el vestuario, la escenografía y otros elementos imprescindibles a la hora de poner en la escena las coreografías de nuestro repertorio”.

Con modestia, Yaineris no recalca que todas son de su propia cosecha. Sin embargo, así es. El talento de esta joven instructora de Arte supo imponerse y –contra todos los pronósticos- Sangre Gitana fue emergiendo del anonimato, debido además, por el espíritu de superación existente en su seno.

“Tenemos las mejores relaciones con otras compañías que en Cuba cultivan el flamenco, como el Ballet de Lizt Alfonso, donde recibimos cursos muy necesarios para el perfeccionamiento de nuestro trabajo; el grupo de Reinier Mariño y el Conjunto del cienfueguero Yoel Zamora, quien anualmente nos invita al evento Hispanart, que –con carácter nacional- resulta una fiesta formidable para el flamenco”.

Desde y para la comunidad


Uno de los basamentos de Sangre Gitana es su labor comunitaria, puesto que justamente es de la comunidad que nutre sus filas. Puede encontrársele en escuelas, centros de trabajo o instituciones culturales del municipio, brindando el arte que tan bien cultivan.
“Impartimos -señala Yaineris- talleres de apreciación para explicar las características de esta modalidad de baile y de canto español. Es una tarea muy linda y necesaria que ha venido colmando las premisas con las cuales se fundó el grupo, que ya cumplió sus cuatro años con un futuro promisorio por delante”.

Yaineris es una soñadora, como ella misma reconoce. Por ello no asombra escuchar de sus alumnas palabras de elogio por la tarea que asume diariamente en los ensayos, donde la disciplina resulta la palabra de orden para las niñas que integran al conjunto, cuyas edades oscilan entre los cinco y los 16 años de edad.

Daína Ruiz de Villalora -que es fundadora del conjunto y tiene 14 años- opina que Sangre Gitana ha contribuido a su formación más integral. “He aprendido mucho –recalca- desde lo personal hasta lo artístico. Empecé aquí desde muy pequeña y he crecido al calor de este Conjunto al cual le estoy muy agradecida. Somos como una gran familia”.

Por su parte, la niña Adienay Jiménez Molina –de ocho años- admira a la profesora Yaineris por su paciencia y por esas coreografías donde ella tiene la oportunidad de realizar sus sueños de ser una gran bailaora de flamenco.

“Cuando era más chiquitica –me cuenta- vi por la televisión un programa de baile español, y le dije a mi mamá que cuando tuviera una oportunidad, yo quería hacer lo mismo. Ahora estoy muy contenta gracias a Sangre Gitana.

Un camino desandado con amor


Sin dudas, Sangre Gitana ha sabido caminar sólido y bien por ese sendero del éxito que corona las obras emprendidas con humildad, pero con pasión.

Razón tienen todas sus componentes, la dirección de la Casa de Cultura Joaquín de Agüero donde radica, la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, y el público al cual dedican su arte, en considerarle como una agrupación que ya va siendo un orgullo para los actuales principeños.

Homenaje merecido a los ancestros llegados hasta esta parte de la geografía cubana, procedentes de Andalucía.



Nombre
Correo (no será público)