Radio Cadena Agramonte
English
FacebookTwitterYoutubeRSS

Viernes, 26 de Diciembre de 2014

Artículos / Noticias / Camagüey / Reflexiones en el Día Mundial de la Alimentación


Viernes, 16 de Octubre de 2009 - 21:39:37

Reflexiones en el Día Mundial de la Alimentación



Por Raysa Mestril Gutiérrez/ Radio Cadena Agramonte

En este viernes, Día Mundial de la Alimentación, bien vale detenerse y con mucho pesar, en datos relevantes de este convulso mundo de hoy, en el que la cifra de hambrientos sobrepasa los mil millones, por primera vez en la historia de la humanidad.


El número, que creció en más de cien millones en igual período del pasado año, es altamente preocupante, pues demuestra que muchos de los adelantos en la lucha contra el hambre logrados en el transcurso de la última década, se han revertido, debido a las crisis internacionales que  han alterado los mercados energéticos, financieros y alimenticios.

También, y como es lógico, tales crisis han reducido los ingresos y las oportunidades de empleo de los pobres y comprometido significativamente su acceso a los alimentos, lo que se aprecia con creces en América Latina y el Caribe al aumentar el número de hambrientos en un 13 por ciento, cifra que equivale a unas 53 millones de personas.

Duele saber que en la actualidad, nueves millones de niñas y niños padecen de desnutrición crónica, lo que le origina retardo en sus tallas y que existe la percepción de que, además del aspecto ético, el hambre tiene un costo importante que grava con particular dureza a las sociedades menos prósperas, porque los principales renglones afectados por estas pérdidas multimillonaria son la productividad, la salud y la educación.

Al analizar las causas y consecuencias del hambre, fundamentalmente en los niños, vemos que aumenta las probabilidades de que mueran en los días o semanas siguientes al nacimiento, si sobrevive, el hambre incrementa su vulnerabilidad a enfermedades infecciosas que prolonga la desnutrición y afectan su crecimiento, y en la edad escolar compromete seriamente su aprendizaje.

El crecimiento del hambre como consecuencia de las crisis amenaza con devaluar aún más el potencial de los países más pobres para mejorar las condiciones de vida de su pueblo, es por ello que medidas y acciones concentradas como los programas de salud materno infantil y la alimentación escolar, sólo por mencionar algunas, tienen probado potencial para impedir que el hambre acentúe su presencia en nuestro continente.

Este viernes cuando celebramos el Día Mundial de la Alimentación, se requiere reforzar esos programas, no sólo para luchar contra la desnutrición, sino también por el costo económico que el hambre impone a los países más pobres, es hora de que se vean esfuerzos concretos por parte de los gobiernos para buscar autonomía alimentaria, aprovechar las tierras, la fuerza de trabajo, lograr distribuciones más justas,

Mientras en Inglaterra, una de cada tres bolsas de comida que diariamente adquieren gran parte de sus pobladores, la botan a la basura sin tocarla, en muchos países de África hay millones de personas que no tienen ni un mendrugo de pan que llevarse a la boca.

Sí, es cierto, la crisis global que vive hoy el mundo amplía las diferencias entre ricos y pobres y sobre todas las cosas, aumenta el número de hambrientos en muchos países, esa es la cruda realidad que vemos este 16 de Octubre, Día Mundial de la Alimentación.

 



Nombre
Correo (no será público)