Cuba, Batalla de Ideas, legado

Batalla de Ideas, su legado actual


La Habana, 29 mar.- Este mes arribamos al aniversario 21 de las trascendentales palabras pronunciadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Tribuna Abierta del 31 de marzo de 2001, en el Círculo Deportivo Eduardo Saborit, del municipio habanero de Playa, en la que el líder de la Revolución aportó conceptos fundamentales sobre la que consideró la movilización de masas más grande que ha conocido la historia de nuestro país, iniciada con el reclamo del regreso al país del niño Elián González.

La Batalla de Ideas comenzó el cinco de diciembre de 1999, cuando Cuba denunció la violación que sufría Juan Miguel González, un humilde padre cubano al cual le habían secuestrado a su hijo de seis años para llevarlo a Estados Unidos clandestinamente en una embarcación que naufragó y de la que milagrosamente el niño sobrevivió.

Al ser rescatado el 25 de noviembre de 1999 fue llevado a Miami a casa de unos familiares, que en explícito acuerdo con la mafia cubano americana se negaban a entregarlo a su progenitor.

Fue una etapa en la que estábamos a las puertas de un nuevo siglo y Cuba, frente a todos los presagios que auguraban su derrota, arribaba al primer decenio de resistencia exitosa frente a EE.UU., tras la desaparición de los regímenes socialistas de Europa del Este y la disolución de la URSS.

El pueblo cubano se involucró de lleno en la campaña por el regreso del niño Elián González, que sería el primer episodio de una lucha mucho más amplia que quedaría plasmada en el Juramento de Baraguá el 19 de febrero del 2000, leído por el máximo líder Fidel Castro en el histórico lugar donde el Lugarteniente General Antonio Maceo rechazó el Pacto del Zanjón.

En esa ocasión Fidel expresó: “¿De qué valdría la simple devolución de este niño si mañana, pasado mañana, cualquier día de cualquier semana, cualquier mes o cualquier año, otro Elián, decenas de Elianes, cientos de Elianes, miles de Elianes, pueden desaparecer entre las aguas turbulentas, ser trasladados a Estados Unidos ilegalmente, separados de uno o de los dos padres sin su autorización ni posibilidad alguna de recuperarlos legalmente?”.

Lea aquí: Elián González: 20 años después sigo aquí junto a mi pueblo

El Juramento de Baraguá trazó los que serían los objetivos históricos del pueblo para las próximas generaciones: luchar contra las manifestaciones de las leyes de Ajuste Cubano, la Helms-Burton, la Torricelli, por la eliminación del bloqueo y la criminal guerra económica, contra las campañas terroristas y por la devolución de la Base Naval de Guantánamo.

Fidel expreso, además, que “Nuestra lucha adoptará mil formas y estilos diferentes. Las masas estarán siempre listas; la transmisión del mensaje será permanente, las fuerzas y energías continuarán acumulándose y ahorrándose para cada minuto necesario o decisivo”.

Tras un duro batallar, Elián González regresó a la Patria de la mano de su padre por el Aeropuerto Internacional José Martí el 28 de junio de 2000, gracias a la fuerza unida de sus coterráneos en su justo reclamo y la buena voluntad de sectores en Estados Unidos que hicieron posible que la justicia se impusiera.

En la histórica Tribuna Abierta del “Eduardo Saborit”, del 31 de marzo de 2001, Fidel ratificó el Juramento de Baraguá, precisó que había tareas para largos años y llamó a profundizar en la batalla cultural, educacional y sus expresiones en proyectos como Universidad para Todos, las Mesas Redondas, el desarrollo de las Escuelas de Instructores de Arte, de bibliotecas al alcance de cada ciudadano y el empleo de medios audiovisuales.

Relacionó el pasado heroico de nuestro pueblo y en aquella ocasión -cercana al aniversario 40 de la derrota imperialista de Playa Girón que se cumpliría el 19 de abril-, dijo que en los años venideros “en la batalla de ideas nos atrevemos a pronosticar que a los imperialistas solo un gigantesco Girón los espera”.

A más de 20 años de aquellas palabras, la nación enfrenta un redoblado ataque que junto a las tradicionales políticas agresivas de bloqueo y acciones subversivas de todo tipo, el imperio impone con sus estrategias en el escenario de la cultura, la educación, el ciberespacio y en las redes sociales.

Frente a tales maniobras se requiere no olvidar y tener muy presentes las enseñanzas de unidad e integración de las fuerzas revolucionarias, de estudio, preparación permanente y fidelidad a los principios de la Batalla de Ideas, concebida e iniciada por el Comandante en Jefe Fidel Castro. (ACN) (Foto: Archivo)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *