Camagüey, Cuba, Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo

Camagüey se pintó de azul para regalar amor a los niños autistas (+ Post y Fotos)


imagen no disponibleCamagüey, 1ro. abr.- Desde la Plaza de los Trabajadores hasta la escuela Héroes del Moncada de la ciudad de Camagüey resonaron hoy los tambores, la alegría y los bailes de los camagüeyanos, vísperas  del Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo.

Yudelis Pérez Carlos, directora de esa institución educativa que acoge una matrícula de 26 pequeños con trastorno del espectro autista en la provincia, agradeció las muestras de cariño, y dijo que la idea es promover la inclusión de los infantes en todos los ámbitos de la sociedad.

“Las tres hembras y 23 varones están integrados a las diferentes actividades; de igual manera tenemos dos niños en otros niveles educativos, uno en duodécimo grado en el Instituto Preuniversitario Bernabé Boza, y otro en primer año en Gestión de Capital Humano en el Politécnico de Economía Cándido González.

.

Desde su creación en enero del 2016 y con el apoyo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey y la Dirección Provincial de Educación, el centro tiene todas las condiciones para la formación de los infantes, y gracias a varias organizaciones solidarias contamos con tecnologías, juegos didácticos y otros materiales que propician mejoras en el proceso educativo”.

Resaltó el rol fundamental de la familia y la atención sistemática para contribuir al desarrollo integral de los niños, en aras de romper las barreras para lograr una sociedad más inclusiva.

De ese estrecho vínculo conoce Yadira Zayas, madre de Ernesto Rodríguez, y asegura que esa relación les permite disfrutar de una vida feliz.

“La idea es nunca perder la esperanza, el empeño, ni el valor de seguir adelante, porque muchas veces cuando recibimos el diagnóstico sentimos frustración, pero el objetivo es no buscar qué pasó, sino trabajar para que tengan un desarrollo y avancen. Lo fundamental es dedicarle tiempo y amor, disfrutar de sus logros y no desalentarnos cuando tengan una recaída. La escuela aporta métodos de vida y conocimientos sin embargo, el hogar es el eje fundamental para que ese niño sea pleno”.

Amor y esperanza son las palabras claves para lograr una vida favorable en estos pequeños, asumiendo con mayor responsabilidad e inclusión su desarrollo desde la escuela, la familia y la comunidad.

Esas certezas las muestran los rostros y las palabras de Elías Figueredo y Ernesto Rodríguez Sayas, de 10 y 11 años de edad, respectivamente, quienes con orgullo refieren que aprenden Lengua Española, Matemática, Historia y Ciencias Naturales.

Hoy, mañana y siempre los corazones se pintan de azul porque es el color de la inclusión, del respeto y de ese amor que muchas veces descubrimos en las miradas y en los sueños de los niños con trastorno del espectro autista. (Gladys Dailyn Morera Cordero/ Radio Cadena Agramonte) (Fotos: Dirección Provincial de Educación, y de la autora)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *