Cuba, Manuel Marrero Cruz, Oficina Nacional de Estadística e Información, ONEI, Banco Central de Cuba

Primer Ministro de Cuba pondera prioridades de la ONEI y del sistema bancario (+ Fotos y Tuit)


La Habana, 7 abr.- Manuel Marrero Cruz, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y primer ministro de la República, encabezó hoy el análisis sobre el trabajo anual del sistema bancario en el país, y de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI).

  

La @CubaONEI tiene un rol decisivo por el aporte que realiza de la información para la toma de decisiones y diseño de políticas públicas en nuestro país.#Cuba #VamosConTodo ???????? pic.twitter.com/IKlkKinb3d

— Manuel Marrero Cruz (@MMarreroCruz) April 7, 2022

Al resumir en esta capital la reunión de trabajo anual de la ONEI, destacó su papel en la medición de las transformaciones económicas y sociales que tienen lugar en el país, y subrayó la importancia de la calidad y transparencia de la información que capte sobre los diversos sectores y actividades, su amplitud e impacto en medio de los desafíos y tendencias actuales, en aras de contribuir a la toma de decisiones oportunas y certeras.

Por ello llamó a sus especialistas a trabajar por que haya disciplina y cultura en torno a esa tarea, máxime cuando involucra no solo a organismos y empresas, sino a los nuevos actores económicos, todo lo cual requiere mejor preparación del personal, y la revisión y actualización de diseños o modelos estadísticos,  incluso a tono con los estándares internacionales. El Primer Ministro mencionó entre los temas de las encuestas o estudios para el 2022, los altos precios y su repercusión en la inflación, el indicador de bienestar y desigualdad, la pobreza multidimensional, el empleo, la baja fecundidad, el envejecimiento poblacional, el tratamiento de género y del color de la piel, la emigración y la situación de los jóvenes.

Precisamente el informe presentado en el encuentro por Juana María Pantoja  Hernández, jefa de la institución, y enriquecido con intervenciones de directivos y especialistas, incluso por video-conferencia desde otras provincias, señala avanzar en la modernización de los procesos estadísticos, y  alude a esos asuntos que respondan a las necesidades de las políticas públicas.

Tras un 2021 con dificultades objetivas como el impacto de la COVID-19 y de limitaciones de recursos, que obligó modificar el sistema de la ONEI, en el presente año se laborará en la medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030, y de la Estrategia Económica y Social.

También son retos avanzar en el perfeccionamiento de las estadísticas económicas y medioambientales, el desarrollo de las premisas del Sistema de Información del Gobierno –entre ellas la actual transformación digital-, y fortalecer la institucionalidad de la Oficina  y de otros productores de estadísticas.

En la reunión Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro, recordó cómo hoy día, con vistas a sus campañas anticubanas, los enemigos de la Revolución cuestionan y tergiversan la información oficial que a través de la ONEI se da, por ejemplo, sobre el comportamiento de la inflación en Cuba (un fenómeno a nivel mundial), pero que necesita mayor explicación, acotó.

El también titular de Economía y Planificación señaló la importancia de valorar las recomendaciones que expertos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) realizan por estos días, en La Habana, respecto al seguimiento o medición de indicadores  como los gastos en los hogares, a tono con los estándares internacionales.

A la reunión asistió además, Joel Queipo Ruiz, miembro del Secretariado y jefe del Departamento Económico del Comité Central del Partido.

Banco Central de Cuba, decisivo para que el país avance

Lograr una banca más moderna y actualizada, en medio de la compleja situación económica que atraviesa el país, el papel del sistema bancario como motor impulsor de los principales actores económicos y la eficiencia en los servicios que presta de cara a sus clientes y la población, fueron asuntos analizados en el balance anual del Banco Central de Cuba, realizado en el Palacio de la Revolución.

El encuentro, encabezado por el primer ministro Manuel Marrero Cruz, y donde estuvieron presentes, además, los viceprimeros ministros Alejandro Gil Fernández y Ricardo Cabrisas Ruiz; así como Joel Queipo, miembro del Secretariado del Comité Central y jefe de su Departamento Económico, centró su análisis en la responsabilidad que tiene este sector en el desarrollo de la nación.

Luego de que Marta Sabina Wilson González, ministra presidenta del Banco Central de Cuba, presentara un informe detallado acerca de los desafíos que tiene el sistema bancario y financiero nacional; las intervenciones, más allá de los resultados alcanzados en las distintas entidades bancarias durante el pasado año, repasaron las insatisfacciones y las metas por cumplir para brindar un servicio de calidad, con una profunda transformación y modernización que contribuya al desarrollo económico y social del país, y donde el camino más eficaz para lograrlo esté acompañado de la ciencia y la innovación.

Avanzar en los procesos de informatización y automatización, la capacitación profesional de los trabajadores, la preparación de los directivos en las diferentes estructuras, las alianzas con las universidades y la industria nacional, estuvieron también en las reflexiones del encuentro, que se adentró en los problemas que quedan por resolver.

Una voz experimentada en los asuntos referidos al comercio exterior, el viceprimer ministro Ricardo Cabrisas, recordó que la tensa situación económica y financiera internacional, para Cuba es mucho más compleja ante la dura política de bloqueo de Washington, agravada y recrudecida en esta etapa.

A las tensiones permanentes bajo las que trabaja la banca cubana, en medio del complicado escenario internacional, se refirió el también titular de economía y planificación Alejandro Gil Fernández, quien subrayó que el país necesita un sistema bancario moderno y activo, que apoye al sector productivo y tenga la capacidad para oxigenar la economía.

Gil Fernández afirmó que no es posible que el país avance y que se pueda conducir una recuperación gradual de la actividad económica, sin el papel determinante de la banca, que sea audaz e innovadora, con capacidad para encontrar soluciones socialistas ante los retos económicos y sociales.
Ante estos desafíos, Joel Queipo Ruiz, miembro del Secretariado del Comité Central, calificó al sistema bancario como un sector profesional, revolucionario y comprometido, con una voluntad de transformación, que reconoce los problemas que persisten.

Al resumir el provechoso intercambio, que más que evaluar una etapa de trabajo, planteó nuevas proyecciones para un año no menos complejo, el primer ministro Manuel Marrero Cruz convocó a los trabajadores y directivos de las instituciones bancarias a trabajar con inteligencia colectiva para sortear los obstáculos, como demanda el papel estratégico que tienen en la sociedad.

El Jefe de Gobierno reconoció los esfuerzos de la banca cubana que mantuvo la vitalidad de los servicios en los tiempos más difíciles de enfrentamiento a la pandemia, y de manera particular, destacó la necesidad de ofrecer cada vez más oportunidades de desarrollo dentro del sector a los más jóvenes, en quienes el país confía para encontrar soluciones a los problemas y salir adelante. (ACN y Presidencia Cuba) (Fotos: Estudios Revolución y @MmarreroCruz)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *