Cuba, Eterno 16 de abril, Playa Girón

Cuba: un eterno 16 de abril


Por Jorge Enrique Fuentes Ruiz/Radio Cadena Agramonte.
Desde 1959 Cuba dijo basta al oprobio de la hostil bota yanqui, y con el pueblo verde olivo empoderado enrumbó el camino hacia el futuro luminoso, aunque en lo adelante, como vislumbrara Fidel, todo no sería tan fácil.

Como era de esperar, en los primeros años de la Revolución cubana, el ensañamiento del imperialismo yanqui sobrevendría violentamente. Y por supuesto, entre tantas modalidades del terrorismo de Estado la variante de agresiones militares fue una de ellas.

El 15 de abril de 1961 aviones norteamericanos camuflados con insignias cubanas atacaron simultáneamente el aeropuerto de Ciudad Libertad, en La Habana, la base aérea de San Antonio de los Baños, en el sureste de la capital de la Isla, y el aeródromo de la oriental urbe santiaguera.  

El Gobierno de los Estados Unidos de América pretendía hacer creer a la opinión pública internacional que a lo interno del archipiélago acontecía una rebelión, poco tiempo después del triunfo de los rebeldes.  

En el marco de esos días tristes de la historia nacional, es cuando el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 16 de abril de 1961 en la céntrica esquina de 23 y 12 en el Vedado capitalino, declaró ante el mundo el carácter socialista de la naciente Revolución cubana, durante las honras fúnebres a las víctimas de los mencionados crueles bombardeos contra las bases aéreas.    

Y tal como lo predijo Fidel, cuando denunció la inminente invasión a la Isla por parte de los “rayadillos” serviles a Estados Unidos de América; en la madrugada del 17 de abril de ese mismo año, mercenarios militares pertrechados y financiados por la Casa Blanca desembarcaron por Playa Girón y Playa Larga en el Occidente del archipiélago, y ante la resistencia heroica de los cubanos agradecidos fueron aniquilados en menos de 72 horas.                

Así, para la posteridad, la infértil incursión bélica a Playa Girón  desplegada por grupúsculos anticubanos pasó a la historia como la primera gran derrota del Imperialismo yanqui en América Latina, indiscutible realidad que reflejó la frustración de los planes anexionistas de algunos vendepatrias al servicio de la referida potencia extranjera.                    

A partir de ese momento, a 90 millas del vecino del norte, crecería la mayor de las Antillas como líder progresista y ejemplo de emancipación, y por ende, como aseverara Fidel, los imperialistas jamás nos perdonarían que en sus propias narices se erigiera un modelo político contrario a los designios y caprichos de la rancia oligarquía yanqui, acostumbrada a dirigir a su antojo y por medio del chantaje a los países de la región.      

Hoy día siguen los bombardeos hacia Cuba, pero esta vez bajo las modalidades de la guerra no convencional, mediante los ataques virtuales y la producción escandalosa de fakenews.  

El arreciamiento del bloqueo imperialista yanqui y las campañas de descrédito contra los programas y las conquistas de la Revolución que tienen lugar en las “redes sociales” y los “medios alternativos”, a manos de los inescrupulosos operadores político-comunicacionales,  también figuran con primacía en la agenda anticubana.     

Frente a ese panorama y matizado por la incidencia de la COVID-19 crece hoy más que nunca la confianza en el Socialismo, sistema político elegido soberanamente por mayoría popular.

La juventud y el pueblo en general, en cohesión con el liderazgo indiscutible del Partido Comunista de Cuba y la guía de Fidel y Raúl con Díaz Canel al frente, serán capaces de reafirmarse ante cada instante de definición.       

Y aunque los venideros tiempos se vuelvan más duros y retadores, los enemigos históricos encontrarán aquí miles de mambises dispuestos a morir por la Patria, en eterna lealtad a la proclama fidelista de defender por siempre este genuino proceso social.

(Foto: Granma)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *