Camagüey, Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR)

Aniristas camagüeyanos: protagonistas del avance científico y tecnológico


Si hablamos de innumerables avances técnicos que permitan sustituir importaciones y ahorrar recursos a la economía de todo el país, no podemos dejar de mencionar a los más 11 mil 500 integrantes de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) que muestran  grandes resultados en la provincia de Camagüey. 

Ejemplos son muchos, pero de los casi 630 comités de la ANIR destacan la Empresa Agroindustrial de granos Ruta Invasora, la Fábrica de Sorbitol, la Central Termoeléctrica 10 de Octubre,  Soluciones Mecánicas,  entre otras que tiene como reto constante  impulsar  las tareas de la Revolución. 
 

Asimismo, destacan nombres como el de Eudel Borroto Cabezal quien entre sus méritos ostenta con orgullo el Premio Nacional de Mayor Impacto Económico y Social; o jóvenes como Ariel García y José Ángel Vázquez ambos del central Siboney que contribuyen en cada contienda azucarera. 

La inventiva, la disposición y sobre todo el aporte para mantener activa la tecnología muchas veces obsoleta o en desuso hacen de estos hombres y mujeres protagonistas del avance científico y tecnológico de la provincia.

De ahí que el apoyo de la Central de Trabajadores de Cuba a ese movimiento es determinante en aras de buscar una armonía perfecta que permitan soluciones a los problemas técnicos que afrontan los equipos de las distintas empresas y un incentivo para no dejar de crear e innovar. 

Y hablo de trámites innecesarios cuando se requiere ganar en tiempo y en solución, o cuando lo que se impone es retribuir las horas de estudio, investigación y puesta en marcha de alguna de esas creaciones que muchas veces ahorran millones de pesos al país. 

Ciertamente, ellos, los aniristas, son personas que siempre tienen ese bombillo de la inteligencia y la creatividad encendido, de los que se crecen ante las dificultades y sobre todo hombres de hechos concretos, que no escatiman ni  tiempo ni esfuerzo para devolver a la vida útil cualquier equipo o resolver los problemas, pero también necesitan del apoyo y del estímulo. 

Por ejemplo en tiempos de pandemia también jugaron un papel de vanguardia, con riesgos de parecer la enfermedad, no obstante hicieron verdaderas proezas para que ninguna industria del país dejara de funcionar.

En esa dirección y en un contexto cada vez más hostil como consecuencia del recrudeciminto del bloqueo,  los aniristas del territorio deben dirigir los esfuerzos hacia las soluciones de los problemas y además, poner mayor empeño en los trabajos que se encuentren vinculados directamente con el ahorro, la sustitución de importaciones y la eficiencia. (Gladys Daylin Morera Cordero/Radio Cadena Agramonte) (Foto: Archivo)

 


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *