Cuba, Estados Unidos, subversión, bloqueo, Revolución cubana

De la crisis de valores, las redes “sociales” y la burda teatralidad


Por Jorge Enrique Fuentes Ruiz (Radio Cadena Agramonte).

Vergüenza les debería dar a aquellos que, para desacreditar a la Revolución cubana y a sus dignos defensores, caen en bajezas, discursos vacuos, argumentos insostenibles, posturas antiéticas, así como pseudo-apologías de la supuesta “libertad”.

El diferendo Estados Unidos-Cuba se arrecia cada día más. Millones de dólares desde la Casa Blanca son destinados para destruir la imagen de dirigentes, periodistas, activistas sociales y amigos del mundo, que como fin supremo persiguen el apoyo sincero a nuestra Isla rebelde.

Cuba figura como único país del globo terráqueo sometido a un bloqueo económico, financiero y comercial por más de 60 años, catalogado como el genocidio más largo en la historia de la humanidad. Y esta triste realidad, tan cierta como un puño, la denunciaremos por siempre hasta que cese de una vez y por todas el referido cerco hostil.

¿Qué valores mueven a estos “defensores” de los Derechos Humanos, de la democracia, de la libertad? ¿Qué móvil los impulsa a agredir a nuestra Patria, soberana desde 1959? ¿Qué sentimientos emanan de sus corazones?

En realidad, como sabemos todos, sus palabras cobijan bodrios colmados de odio, mentira, manipulación, división, ira, anexionismo, ideas neoliberales, extorsión, terrorismo mediático, en fin, miseria humana.

Estos operadores político-comunicacionales constituyen eficientes instrumentos desestabilizadores al servicio del imperialismo yanqui, ya sea en el campo de las redes digitales “sociales”, como en otros espacios físicos fuera y dentro del archipiélago.

El diario Juventud Rebelde en su edición digital del 17 de junio del presente calendario, publicó que “el financiamiento dedicado por la Fundación Nacional para la Democracia (NED) a la subversión contra Cuba benefició a más de 40 organizaciones”.

Señala también el referido medio que “desde sus inicios, el organismo funciona como brazo económico de la política injerencista del Gobierno de Estados Unidos”, y en ese sentido, por ejemplo, “en 2020, las cifras enviadas a estas entidades alcanzaron desde los 20 mil a los 650 mil dólares con propósitos que van desde la formación de líderes, atención a periodistas y blogueros, promoción de arte y denuncia a supuestas violaciones de derechos humanos”.

Más claro ni el agua. Estamos frente a una crisis de valores, en la que la guerra mediática imperialista contra Cuba, entre otras manifestaciones subversivas, materializadas en sus “obras teatrales” de descrédito a nuestro proceso socialista, constituyen muestra fehaciente del posmodernismo agresivo que afronta la humanidad.  

De cara a ese convulso panorama, el pueblo invicto de la Mayor de las Antillas, junto al Partido Comunista de Cuba, Fidel, Raúl, Díaz-Canel, y el legado de los mártires de la sagrada Patria agradecida, derrota las estratagemas de cualquier índole, y reafirma por siempre la fidelidad a la soberanía nacional, y el indoblegable espíritu de autodeterminación que hasta el sol de hoy lleva en sí el coraje de los mambises y la fiereza de los rebeldes de la Sierra Maestra y el Llano. (Foto: Internet)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *