Cuba, Centro de Estudios Martianos, manuscritos, ediciones originales, fotografías, documentos, José Martí, Héroe Nacional de Cuba.

Centro de Estudios Martianos: albacea de historia en Cuba


La Habana, 19 jul.- El Centro de Estudios Martianos resulta desde su fundación, un día como hoy de 1977, albacea de los manuscritos, ediciones originales, fotografías, documentos y objetos personales de José Martí, Héroe Nacional de Cuba.

Refiere la historia que el líder revolucionario Fidel Castro y Armando Hart Dávalos, por aquel entonces ministro de Cultura, rubricaron el decreto fundacional el 19 de mayo y, dos meses después, la capitalina Biblioteca Nacional servía como sede de la institución académica.

Consagrado a la investigación de la vida, obra y pensamiento del apóstol, el espacio alberga, a juicio de su directora Marlene Vázquez, invaluables materiales y contribuye a la difusión del legado y biografía del catalogado como “el más universal de los cubanos”.

Desde febrero de 1982, ocupa una emblemática casa en el Vedado, donde vivió José Francisco Martí Zayas Bazán, hijo del intelectual de la mayor de las Antillas y figura inspiradora del libro de poemas Ismaelillo, escrito por el periodista y literato en la ciudad estadounidense de Nueva York.

En declaraciones al espacio televisivo Noticiero Cultural, el historiador Pedro Pablo Rodríguez explicó que la institución valoriza el papel de Martí en la segunda mitad del siglo XIX y cómo su impronta sirvió a las nuevas generaciones durante la siguiente centuria en su lucha contra los males de la República.

Su biblioteca especializada posee un valioso fondo que recibió la condición de memoria del mundo por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y atesora un repositorio de autores nacionales e internacionales vinculados a esa personalidad.

Asimismo, cuentan con documentos originales, entre ellos, números del periódico Patria, desde 1892 hasta 1898, publicaciones conservadas y restauradas, cuatro revistas editadas sobre La Edad de Oro y facsimilares del epistolario martiano y sus manuscritos. (Texto y foto: PL)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *