Asociación Internacional de Boxeo, congreso, Ereván, Armenia, Comité Olímpico Internacional

El boxeo se juega su futuro en un congreso extraordinario


La Habana, 25 sep.- Un congreso extraordinario destinado a definir mucho más que un presidente recoloca la mirada de muchos sobre la Asociación Internacional de Boxeo (IBA, por sus siglas en inglés).

La cita será este domingo en Ereván, capital de Armenia, en medio del acrecentado diferendo entre esa entidad y el Comité Olímpico Internacional (COI), que le tiene fuera de Los Ángeles 2028 hasta este momento.

Primero las federaciones nacionales votarán por la necesidad de elecciones presidenciales, que de ser avaladas se realizarán de inmediato con el neerlandés Boris van der Vorst como oponente del ruso Umar Kremlev, actual titular.

Ambos aspiraron de cara a un encuentro similar organizado en mayo en Estambul, pero entonces Van der Vorst resultó inhabilitado por una unidad de nominaciones interinas independiente y Kremlev fue ratificado tras quedar como único candidato.

De ahí la apelación del entonces excluido, a quien muchos consideran carta clave en el propósito de reposicionar a la IBA ante el COI, que insiste en señalar fallas en la gobernanza, el financiamiento y la legitimidad del arbitraje, entre otros temas.

Por eso, además de no haberle asegurado para la cita de Los Ángeles 2028, le desplazó de la organización del proceso clasificatorio y el torneo olímpico de París 2024, como hizo para Tokio 2020.

“La única forma de garantizar que los sueños de nuestros boxeadores se hagan realidad es votar por Boris van der Vorst”, ha dicho el líder de la federación inglesa de este deporte, Richard Brooke, como parte de una campaña que resalta la necesidad del cambio.

“A pesar de los desafíos que ha enfrentado, puedo sentir que pronto llegará una nueva era para el boxeo”, tuiteó con optimismo el propio Van der Vorst.

Sin embargo, Kremlev está convencido de que las reformas a su mando tienen a la IBA en el camino correcto, y ha alimentado el criterio de que el COI no ha sido justo en sus valoraciones.

Cuenta con un sólido respaldo económico que ha dejado huellas positivas en la concepción de eventos y otros proyectos, pero la realidad demanda no coquetear con ninguna fórmula que comprometa el deseo de pelear bajo los cinco aros. (Jit) (Foto: Aiba)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *