Camagüey, Cuba, Cangilones, Río Máximo, cuevas, Sierra de Cubitas

Cangilones del Río Máximo: piscina natural única en Latinoamérica y el Caribe


Por Lázaro David Najarro Pujol/ Autor del blog Camaguebaxcuba.

Los Cangilones del Río Máximo, al noroeste de la ciudad cubana de Camagüey, es un sitio conformado por rocas calizas que la naturaleza dotó de condiciones excepcionales y belleza inigualable. Constituye escenario ideal para el disfrute de valores botánicos, faunísticos y geomorfológicos de inmensos atributos.

Distinguen las 36 variedades de orquídeas terrestres que encantan el paraje. Llaman la atención las deformaciones en las rocas marmoleas sedimentarias, que cubren unos 350 metros a lo largo de corriente de agua, con paredes que parecen construidas por la mano del hombre, aunque datan de más de 28 millones de años: piscina natural, única de su tipo en Latinoamérica y el Caribe, según afirmó Luís Ulloa García, un conocedor de la región.

“Esa es nuestro estandarte, esa es nuestra piscina y ese es el sitio excepcional para vivir en perfecta armonía con la naturaleza”, abundó el entusiasta defensor de la recreación sana.

La instalación de Campismo Popular –dispuesta en ese hermoso paisaje– dispone sólidas habitaciones para descansar, convivir con la naturaleza y disfrutar en armonía con el medio ambiente. El río Máximo nace al norte de la ciudad de Camagüey, atraviesa las sabanas y flaquea el extremo oriental de la Sierra de Cubitas para cruzar las llanuras costeras.

Los Cangilones –cubiertos de árboles y pendientes– ofrecen a los excursionistas disímiles opciones recreativas, entre las que distinguen la caminata a través del sendero San Juan de las Cruces y la visita al abanico del agua en la desembocadura del Río Máximo.

La visita a 38 variedades de cuevas, con sus ríos subterráneos, constituye una de las opciones que ofrece a los excursionistas la instalación, que invita a un turismo especializado.

Es un área relativamente pequeña, en la que existe gran número de cuevas de variadas tipologías y génesis, con formaciones secundarias de singular belleza, como se promueve en ese recinto.

Destacan las cuevas El Mochila o Jovo, El Faro, Güira de Tiburón y 13 de Marzo. Turistas cubanos y extranjeros prefieren el recorrido a las cuevas Los rebeldes y El Indio Avispa.

En 1867, el sacerdote y geógrafo español Antonio Perpiña dejó testimonio de los Cangilones: “Era el murmurio de las aguas del Río Máximo. ¡Qué aguas tan cristalinas las de aquel caudaloso río! ¡Qué márgenes tan pintorescas! Era aquello un Edén”. (Texto: Tomado del blog Camaguebaxcuba) (Foto: Miozotis Fabelo Pinares/ Radio Rebelde)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *