Camagüey, Hospital Provincial Oncológico Marie Curie, Bloqueo, Cáncer, Salud Pública

Impacta bloqueo norteamericano en los servicios oncológicos de Camagüey (+ Fotos)


Por Yadira Nuñez Figueredo/Radio Cadena Agramonte

Cada año el Ministerio de Salud Pública en Cuba destina cuantiosos recursos financieros, materiales y humanos para la atención a pacientes con cáncer, segunda causa de muerte en Camagüey, según información ofrecida por el departamento de enfermedades no transmisibles del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

A pesar de los esfuerzos del Estado cubano, el bloqueo norteamericano impuesto a la Isla por más de seis décadas impacta severamente en el diagnóstico oportuno y en la aplicación de las diferentes líneas de tratamiento que requieren las personas aquejadas por esta enfermedad.

El Hospital Provincial Oncológico Marie Curie de Camagüey enfrenta diariamente limitaciones para mantener la vitalidad de los servicios de mamografía, ultrasonido, radiografía y tomografía axial computarizada. Así lo asegura el doctor Andrés Estrada García, especialista de Imagenología y profesor asistente de esa institución hospitalaria:

"El bloqueo norteamericano impacta directamente en la asistencia médica pues muchos pacientes no pueden realizarse los estudios necesarios para detectar las diferentes lesiones del cáncer. En cuanto al mamógrafo hace más de dos años se encuentra paralizado por una pieza que, si bien pudiéramos adquirirla a menos costo en Estados Unidos, estamos obligados a comprarla en Europa a mayor precio. De igual manera tenemos limitaciones para acceder a las piezas de recambio que requieren los equipos de ultrasonido y también para conseguir el chasis, los colgadores, la máquina reguladora y lograr la digitalización del aparato de Rayos X".

Ante la elevada incidencia de la enfermedad disponer de un equipamiento de alta tecnología constituye una necesidad, afirma la doctora Carolina Toledo Jiménez, especialista en Oncología y Radioterapia en esa unidad asistencial:

"Actualmente este servicio mantiene una lista de espera pues hasta la fecha no hemos podido remanufacturar el equipo encargado de la radioterapia. Además de esa situación carecemos de insumos como el plomo para bloquear algunas zonas anatómicas y también prescindimos de jeringuillas, sondas, esparadrapos tan necesarios para las braquiterapias (radiaciones internas), lo cual afecta la calidad del servicio y la sobrevida de los pacientes".

A pesar de los esfuerzos del Centro Provincial de Electromedicina para desarrollar innovaciones que garanticen la vida útil de los equipos, el servicio de Medicina Nuclear recibe el impacto del bloqueo. Froilán Díaz Acosta, responsable de Protección Radiológica de ese hospital destaca las principales afectaciones:

"Actualmente carecemos de varios reactivos como el yodo y las hormonas para hacer radioinmunoanálisis, lo cual impacta en el tratamiento oportuno de los diferentes tipos de cáncer. Desde hace más de dos años tampoco contamos con sulfato de bario, compuesto químico que se emplea para los exámenes de esófago, estómago e intestinos".

A pesar de que el Hospital Provincial Oncológico Marie Curie de Camagüey no ha dejado de atender a los pacientes, varios de los cuales proceden de otros territorios del país, existen marcadas limitaciones con los medicamentos, explica la licenciada Oneida Sotolongo Nápoles, responsable de esa área:

"Aunque siempre buscamos alternativas enfrentamos dificultades en la estabilidad de los citostáticos, ciclofosfamida y taxanos, los cuales se emplean en los diferentes esquemas de tratamiento. Algunos fármacos se compran en el exterior y los que son de producción nacional resulta muy costosa la adquisición de las materias primas necesarias para ese proceso".

Con una afluencia diaria de 20 pacientes ambulatorios y 16 ingresados, el servicio de Poliquimioterapia labora a pesar de las severas limitaciones del bloqueo. La doctora Mileydis Rodríguez Pérez, especialista de primer grado en Oncología Clínica así lo confirma:

"En esta área atendemos pacientes que padecen de cáncer en diferentes localizaciones. Aunque siempre garantizamos que reciban el tratamiento oportuno en muchos casos tenemos que emplear los de segunda y tercera líneas debido a la falta de medios diagnósticos e insumos como equipos de venoclisis empleados en la quimioterapia. Evidentemente estas alternativas no tienen el efecto deseado en la calidad de vida de las personas".

Desde abril de este año Mayelín Viltres Rodríguez, del municipio de Florida, en Camagüey, recibe el tratamiento de poliquimioterapia. Ella, como muchos de los que hoy la acompañan en la batalla por la salud, conoce y sufre los impactos del cerco económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos a Cuba:

"Después de la intervención quirúrgica que me realizaron en La Habana comencé la radioterapia allá y ahora en la provincia recibo las sesiones de suero con el docetaxel. A pesar de las carencias, y que a veces los pacientes debemos traer los insumos o algún medicamento, reconozco los esfuerzos del personal médico y la  ética con la que asumen su labor".

Datos ofrecidos por el departamento de enfermedades no transmisibles del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Camagüey aseguran que diariamente en la provincia fallecen como promedio cinco personas diagnosticadas con cáncer. Tal situación demuestra la prevalencia de esta enfermedad en la población y las fatales consecuencias de no disponer de los recursos médicos necesarios por las limitaciones que impone el bloqueo norteamericano a Cuba. (Fotos de la autora)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *