Cuba, zafra azucarera

A fines de noviembre comenzará la zafra azucarera en Cuba


La Habana, 9 nov.- La zafra azucarera 2022-2023 comenzará el próximo miércoles 30 de noviembre por la Empresa Agroindustrial Azucarera 14 de Julio, en el municipio de Rodas, provincia de Cienfuegos, anunció en esta capital Dionis Pérez Pérez, director de Informática y Comunicaciones del Grupo Azucarero AZCUBA.

Sin embargo, la entidad está preparada para iniciar la campaña cinco o seis días antes, comentó el especialista en declaraciones exclusivas a la Agencia Cubana de Noticias, al referirse a hechos que determinaron su selección.

Explicó que aunque con inconvenientes por falta de recursos materiales, financieros, componentes e insumos, sus preparativos para la arrancada marchan a buen ritmo, ocupó el primer lugar en la evaluación integral en la pasada molienda y tres de sus ingenios finalizaron entre los seis mejores del país.

Añadió que las dificultades de ese tipo, en buena medida por el impacto del enfermizo acoso del gobierno de Estados Unidos, caracterizarán la contienda que se extenderá hasta la primera semana de abril, cuando concluirán sus operaciones, en su mayoría, los 23 centrales que entrarán en acción, de los 56 existentes en la nación.

La cifra es inferior a las anteriores y su selección obedece a una estrategia encaminada a lograr una zafra pequeña, pero con una eficiencia superior que la última, mediante la concentración de los recursos materiales disponible, indicó Pérez Pérez y mencionó su relación:

Uno de ellos es el 30 de noviembre (Artemisa) y los restantes Boris Luis Santa Coloma (Mayabeque), Jesús Rabí y Mario Muñoz (Matanzas), Heriberto Duquesne, Quintín Banderas y Héctor Rodríguez (Villa Clara), 14 de julio, Antonio Sánchez y Caracas (Cienfuegos), y Melanio Hernández (Sancti Spíritus).

Además, Ciro Redondo y Ecuador (Ciego de Ávila), Carlos Manuel de Céspedes y Panamá (Camagüey), Antonio Guiteras y Majibacoa (Las Tunas), Urbano Noris y Fernando de Dios (Holguín), Dos Ríos (Santiago de Cuba), Argeo Martínez (Guantánamo), y Enidio Díaz Machado y Arquímedes Colina (Granma).

De acuerdo con Pérez Pérez, su entrada en acción responde a las 93 medidas para dinamizar el sector, en una zafra en la que se proyecta la molida de  6 000 574 toneladas de caña y la producción de  455 198 toneladas de azúcar, con destino a la canasta familiar y a otros consumos de la economía nacional, entre ellos el turismo, medicamentos, producciones industriales y para la exportación.

Hizo hincapié en que su estabilidad depende de la cantidad de caña por sembrar y la calidad de su proceso, sobre todo por la escasez de combustible y la deficiente explotación de la maquinaria, todo lo cual impidió roturar la tierra a partir de abril último.

Atribuyó suma importancia a las nuevas plantaciones porque son las de mayor rendimiento y porque los retoños reducen su producción en la medida en que aumenta la cantidad de cortes, principalmente cuando ninguna empresa ha cumplido sus respectivos planes, por lo que se prevé la siembra de otras nueve mil hectáreas.

No obstante, señaló que otro objetivo esencial consiste en intercalación de cultivos para la producción de alimentos y en el caso de las fábricas asegurar el consumo interno y derivados, entre ellos comestible animal, alcoholes y mieles a fin de promover las exportaciones.

Las 33 industrias que dejarán de funcionar serán sometidas, con su propio personal y recursos nacionales, a reparaciones, mantenimiento y conservación para garantizar la próxima cruzada, sentenció Pérez Pérez, oriundo de Las Tunas y un profesional de años de experiencia en su frente de AZCUBA. (ACN) (Foto: Archivo) 


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *