Cuba, Camagüey, Día de la Medicina Latinoamericana, Misión Médica, Venezuela

Fidel, guía certera en el ejercicio diario de la medicina (+ Fotos)


Por Yadira Nuñez Figueredo/Radio Cadena Agramonte

La medicina latinoamericana se prestigia de contar en Cuba con un ejército de batas blancas que llega a los rincones más oscuros del mundo para aliviar el dolor de muchos pueblos carentes de una atención médica gratuita y universal.

Con ese propósito el doctor José Antonio Machado Reyes, especialista en Medicina General Integral (MGI) y con un diplomado en Medicina Física y Rehabilitación ha cumplido misión internacionalista en varias naciones.

Natural de la provincia de Guantánamo, este galeno acumula 28 años en la labor asistencial, tras egresar de la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay de Camagüey el 23 de julio de 1995 y desempeñarse como director municipal de Salud en los municipios de Minas, Sierra de Cubitas y Nuevitas, además de asumir ese rol en el policlínico comunitario docente Tula Aguilera y el Hogar Clodomira Acosta de la ciudad cabecera.

A lo largo de su carrera momentos trascendentales han marcado el ejercicio de la profesión como la ocasión en la que integró el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve para asistir a Pakistán tras el devastador terremoto del 2005:

"Esa fue mi primera colaboración médica en el exterior. Allí laboramos en condiciones muy adversas alrededor de cinco meses y medio. Creo que la proeza que realizamos en ese país es de las páginas más gloriosas que hoy tiene la medicina cubana".

Además de contribuir a la salud de sus pacientes, el doctor Machado asume cada misión como una oportunidad para enseñar los valores de la medicina cubana.

Así fue, asegura, mientras estuvo en Brasil, como parte del primer grupo de profesionales del sector que abrió la colaboración en el gigante sudamericano:

"En ese país cumplí misión por tres años, exactamente en el estado Río Grande del Sur. Mi labor allí fue como médico de la comunidad en una unidad básica de salud donde atendimos a pacientes muy pobres".

Sin embargo, casi nueve años de su carrera los ha dedicado a prestar servicios en la hermana República Bolivariana de Venezuela, donde, además de crecerse como profesional, ha tenido la oportunidad de compartir momentos inolvidables junto a los padres del Comandante Hugo Chávez, Aleida Guevara y Jorge González Pérez, médico forense al frente de los especialistas cubanos que encontraron los restos del Comandante Ernesto Guevara y sus compañeros de guerrilla en Bolivia:

"Mi primera estancia en esa nación fue en el periodo del 2006 al 2011 y desde el 2019 me desempeño como jefe de la misión médica en este país. Mi experiencia en la tierra de Bolívar, Chávez y Maduro ha sido inolvidable. Constituye un gran honor integrar el grupo de los más de 159 mil colaboradores que han escrito gloriosas páginas de humanismo en este país.

"Los años más críticos de enfrentamiento a la COVID-19 los pasé aquí. Junto a mis compañeros logramos adaptar más de 400 Centros de Diagnóstico Integral a la atención de casos sospechosos o positivos. También destinamos 27 salas de rehabilitación a esa labor asistencial y creamos 20 brigadas Che Guevara que marcharon a la frontera para reforzar el tratamiento a los pacientes.

"Una de las acciones más significativas de esa etapa fue la fundación del hospital intermedio de campaña, considerado el más grande de Latinoamérica, con una capacidad para más de 900 camas y destinado a personas graves. Recuerdo que al iniciarse la epidemia yo me desempeñaba como jefe de las misiones sociales en el estado de Apure. En ese momento la situación más crítica se creó en los límites de Venezuela con Colombia donde tuvimos que habilitar 42 puestos de salud para la asistencia médica de las personas que pasaban de un lado hacia otro. En aquel entonces no teníamos toda la experiencia para controlar la enfermedad, pero gracias al apoyo de las autoridades y al sacrificio colectivo logramos la hazaña".

Con orgullo afirma este galeno camagüeyano ser un eterno agradecido del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y de todo el apoyo que siempre ha recibido de su familia:

"Todo lo que he conquistado en mi carrera se lo debo a Fidel, porque siento que su pensamiento nos guía en nuestro quehacer cotidiano. Los años que he prestado colaboración médica internacionalista es fruto, también, del acompañamiento de mi madre que me ha inculcado los valores de un revolucionario martiano y fidelista. A mis hijos y esposa las gracias, también, por comprender la necesidad de salvar vidas donde quiera que se nos convoque. Siento el compromiso de reconocer en un día como hoy la abnegación de este equipo de hermanos, unidos siempre en el ejercicio de la medicina".

El doctor Machado no sabe hasta cuándo permanecerá en Venezuela, pero de lo que sí tiene certeza es que allí permanecerá hasta que la Patria lo decida:

"Soy un militante de la Patria y siempre estaré aliado a las causas nobles y una de ellas es la atención médica en cualquier rincón del mundo. Creo que cumplir con ese deber es el mejor homenaje que pudiera regalarle a Fidel, como lo hice el 25 de noviembre de 2016 cuando juré asumir cada una de las ideas plasmadas en su concepto de Revolución como un sentido de la vida". (Fotos: Cortesía del entrevistado)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *