Camagüey, Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, Ciencia, Inteligencia Artificial

Cuando investigar transmite felicidad y realización profesional


Aportar con amor y entrega a la ciencia, al desarrollo y bienestar de la sociedad jamás la agotan, al contrario, la doctora en ciencias Yailé Caballero Mota, experta en Inteligencia Artificial y directora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz asegura que para ella investigar es una dosis de felicidad y realización profesional.

Por su amplio quehacer Caballero Mota, Miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba y presidenta de su filial Camagüey-Ciego de Ávila, ha merecido múltiples premios entre los que sobresale ser integrante de la Academia Mundial de Ciencias (TWAS), una organización internacional autónoma, fundada en 1983 en Italia por un distinguido grupo de científicos.

¿Qué representa integrar la TWAS?

"Formar parte de la Academia Mundial de Ciencias es un reto inmenso. Es la oportunidad de representar a mi país, a mi bandera ante la comunidad científica internacional, un compromiso de poner bien en alto el nombre de la ciencia cubana, de mostrar el papel de la mujer en el desarrollo de la sociedad. También significa un reconocimiento a las personas que durante años han contribuido a este resultado: a los profesores que me formaron y por supuesto, a mi familia por su apoyo constante y por esas fuerzas que me trasmite de solo saber que existe.”

Desde hace más de dos décadas lideras el Grupo Científico de Inteligencia Artificial de la Universidad de Camagüey, ¿Cuáles son algunas de las más recientes investigaciones y resultados con impacto para el país y la sociedad?

"Hemos trabajado en aplicaciones inteligentes para la solución de problemas reales en diversas áreas como la Meteorología, la Ingeniería Civil, la Biotecnología, el desarrollo del turismo, la salud, la producción de alimentos, la educación, el manejo eficiente de energía, entre otras. Actualmente mi compromiso mayor en el plano científico y profesional es el Proyecto de Creación del Instituto Internacional de Investigaciones en Inteligencia Artificial en la Universidad de Estudios Internacionales de Hebei, en la República Popular China. Tengo la gran responsabilidad de dirigirlo desde el liderazgo de la casa de altos estudios agramontina. El Instituto, ya construido en China, está formado por varios laboratorios de investigación: Inteligencia Artificial, Big data, Internet de las cosas, Cadena de bloque, Computación en la nube y Desarrollo de software”.

Recientemente mereciste la Distinción Especial del Ministro de Educación Superior por el Mérito en la Investigación Científica y Tecnológica y la Innovación. Eres ganadora, junto al máster en ciencias Reynaldo Alonso Reyes, del Premio del Ministerio de Educación Superior a la Innovación de Mayor Impacto al Sector Estratégico Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información. ¿Cuánto significan estos nuevos galardones?

"Siento mucho regocijo y orgullo de poder aportar esos premios a mi Universidad de Camagüey, más aún en su aniversario 55. Es además un compromiso para seguir aportando, desde la ciencia de la computación, al desarrollo de la sociedad y al beneficio de nuestro país".

¿Qué despertó en ti el amor por la investigación?

"En la Secundaria Básica integré varios círculos de interés que despertaron mi curiosidad por la investigación. Desde pequeña me incliné por las matemáticas y decía que quería estudiar cibernética, sueño que hice realidad en la Universidad Central de Las Villas. Fue allí, mientras cursaba mi carrera, donde sentí que me apasionaba la investigación y que la Inteligencia Artificial sería protagonista en mi vida. En segundo año integré el grupo científico estudiantil de IA y quedé fascinada con un proyecto que tenía la Facultad con la Clínica del Sueño en el Centro Internacional de Restauración Neurológica. Felizmente, en ese proyecto pude desarrollar mi tesis de grado en la construcción automática de reglas para la clasificación de las diferentes etapas del sueño. Este proyecto me enamoró, le dediqué muchísimo tiempo y fue el causante de mis primeras publicaciones en la comunidad científica internacional".

¿Qué disfrutas más de investigar?

"Todo en realidad… Cada proyecto es una nueva oportunidad, es una ventana que se abre y me llena de ilusión, son nuevas apuestas, mucho sacrifico, es algo más para la agenda, es una nueva competencia y rivalidad con mi tiempo libre, pero es una buena dosis de felicidad y realización profesional. Me gusta apostar por la Inteligencia Artificial porque solucionar un problema real con técnicas inteligentes y ver los resultados, es muy reconfortante. Pero también disfruto mucho el trabajo en esos equipos formados por estudiantes, maestrantes, doctorantes, doctores, donde cada uno es un eslabón esencial en el éxito, solo valen las ganas y el empeño que se le ponga al trabajo, para saborear de conjunto ese ¡Lo logramos!”.

La ciencia cubana muestra su protagonismo al más alto nivel. ¿Cómo valoras el quehacer científico de nuestro país?

"La ciencia cubana merece todos los aplausos. A pesar de la difícil situación económica y el fuerte bloqueo nuestro país muestra por más de 30 años, experiencia en resultados científicos, desarrollo de tecnologías y la generación de nuevos productos, con visibilidad y reconocimiento internacional por importantes sectores académicos y científicos, y de las revistas especializadas más importantes del mundo. Con orgullo podemos decir que una parte fundamental del éxito que exhibe hoy la ciencia cubana lo debemos al liderazgo y la visión estratégica de Fidel. A los académicos cubanos nos impulsa la convicción de que nuestra ciencia está en función del desarrollo y beneficio de la sociedad”. (Texto y foto: Sitio web de la Universidad de Camagüey)


En esta categoría

Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *