Martes, 18 de Mayo de 2021
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Martes, 18 de Mayo de 2021

La patria se levanta sobre los hombros unidos de todos sus hijos.



rene-gonzalez


  • Integrantes de brigada solidaria celebran en Camagüey cumpleaños de Fidel Castro

    Integrantes de brigada solidaria celebran en Camagüey cumpleaños de Fidel Castro

    Camagüey, 14.- Integrantes de la Brigada ARO Cooperación Internacional de Québec, junto a becarios extranjeros que estudian en Camagüey, homenajearon este 13 de agosto al líder de la Revolución cubana Fidel Castro, en ocasión de su cumpleaños 83. Colet Laverg, al frente de la brigada queb…
  • Mensaje de René González Sehwerert uno de Los Cinco antiterroristas cubanos al pueblo de Cuba

    Mensaje de René González Sehwerert uno de Los Cinco antiterroristas cubanos al pueblo de Cuba

    Queridos compatriotas. Amigos del Mundo:Una vez más, la mascarilla judicial de la sociedad más hipócrita jamás erigida se deshace, dejando al descubierto el rostro verdadero del imperialismo norteamericano y abofeteando la conciencia del mundo con un cínico mensaje: No serán sus propias leyes …
  • Antiterrorista cubano René González llama a cerrar filas

    Antiterrorista cubano René González llama a cerrar filas

    Camagüey, 18 jun.-Muestra de que la verdad y la vocación por la justicia son una constante en la lucha del pueblo de Cuba por su soberanía, en la tarde de este jueves miles de jóvenes cubanos, reunidos en el Bosque de las Banderas de la Tribuna Antiimperialista, en la Habana, reclaman el fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos que mantiene las injustas condenas impuestas a Los Cinco antiterroristas cubanos presos en cárceles del Imperio.

  • Los Cinco sintetizan el decoro de la nación cubana

    Los Cinco sintetizan el decoro de la nación cubana

    Por William Fernández Jiménez/ AIN La fortaleza y decoro de los Cinco Héroes prisioneros en cárceles norteamericanas sintetizan la dignidad de la nación cubana, aseveró Olga Salanueva, esposa de René González, uno de los cubanos injustamente privados de libertad por luchar contra el terroris…
  • René González Sehwerert

    René González Sehwerert

    René González Sehwerert nació en Chicago, en Estados Unidos, el 13 de agosto de 1956, en el seno de una familia de procedencia obrera que emigra a Estados Unidos.

    Su padre, Cándido René González Castillo, era trabajador siderúrgico en Indiana, Estados Unidos; mientras su madre, Irma Teodora Sehwerert Milejan, se dedicaba a los quehaceres domésticos.

    El 2 de octubre de 1961 sus padres, quienes desde Estados Unidos habían cooperado con el Movimiento 26 de Julio en la lucha contra Batista, deciden regresar y establecerse definitivamente en Cuba, en compañía de sus dos hijos, incorporándose de inmediato a las tareas de la Revolución.

    Inicia sus estudios primarios, en calidad de becario, en la escuela "José Martí", ubicada en Santa María del Mar, con resultados satisfactorios.

    Desde muy pequeño René disfrutaba desarmando y armando juguetes defectuosos, de ahí que en el futuro sintiera una gran inclinación hacia la mecánica, al mismo tiempo que reflejaba un carácter fuerte pero de nobles sentimientos.

    Sus deseos de convertirse en artillero antiaéreo, al igual que su padre en las milicias, lo impulsan a solicitar en 1968 su ingreso en la escuela vocacional militar "Camilo Cienfuegos", de Baracoa, teniendo que causar baja en décimo grado por problemas de salud que afectaron su rendimiento escolar.

    En 1970 la Unión de Jóvenes Comunistas acoge a René en sus filas por su activa participación en las actividades militares, deportivas y otras de carácter político.

    En 1972 se traslada a la secundaria básica Combatientes de América, en el municipio Cerro, y en 1973 ingresa en el segundo contingente del destacamento "Manuel Ascunce Domenech", estudiando en el curso especial como trabajador y comenzando a impartir clases entre 1973 y 1974 en la Escuela Secundaria Básica de Estudiantes en el Campo, ESBEC, República Socialista de Rumania, en Alquízar.

    En 1974, aun manteniendo su condición de extranjero y pudiendo eximirse de sus responsabilidades patrióticas, se presentó voluntariamente en el servicio militar general, siendo ubicado en la unidad militar 3075, donde pasó un curso de conductor de tanques.

    A principios de 1977, después de culminar el servicio militar, se le propuso y aceptó el cumplimiento de una misión internacionalista en la República Popular de Angola, pasando un entrenamiento como conductor de tanques T-34. Durante la misión fue designado jefe del claustro de profesores que impartían clases a soldados y a oficiales para elevar su nivel cultural.

    Fue secretario del comité de la juventud, participando en un curso de dirigentes de la juventud y en otro de zapadores, obteniendo el primer expediente en ambos cursos.

    En marzo de 1979 culmina su misión internacionalista, siendo condecorado con la medalla Combatiente Internacionalista.

    Entre 1979 y 1982 realiza estudios en la escuela de aviación "Carlos Ulloa", en San Julián, Pinar del Río, graduándose como piloto.

    En 1982 la Sociedad de Educación Patriótico-Militar (SEPMI), lo acepta como trabajador y le encomienda la tarea de formar pilotos para las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

    En dicha institución ocupó cargos como instructor de vuelo y dirigente del comité de base de la juventud hasta 1985, en que es designado jefe de escuadrilla de la base de San Nicolás de Bari y jefe de la sección de aeronáutica deportiva.

    En 1990 es aceptado en las filas de nuestro glorioso Partido Comunista de Cuba. A finales de ese año, parte hacia Estados Unidos.

    En Miami logra acceso a diferentes organizaciones contrarrevolucionarias que utilizan el territorio norteamericano para organizar y realizar acciones terroristas y provocaciones constantes contra nuestro país, con el propósito de desatar una confrontación militar entre Cuba y Estados Unidos.

    Su vida en ese país se ha desarrollado bajo condiciones de austeridad y sacrificio, teniendo como única fuente de ingreso personal su trabajo como instructor de pilotos.

    Su esposa, Olga Salanueva Arango, es miembro del Partido desde 1990 y es graduada de ingeniería industrial. Comenzó a trabajar en el año 1977 en la empresa Tenerías-Habana, primeramente como contadora y luego como ingeniera.

    En enero de 1997, Olga viaja a Estados Unidos para unirse a su esposo, acompañada de su hija mayor Irma González Salanueva.
    Posteriormente, en 1998, pocos meses antes de ser detenido, nacería en territorio norteamericano la más pequeña de esta familia valerosa, Ivette González Salanueva.

    A raíz de la detención de René y del resto de los compañeros, comenzó un proceso de amenaza y chantaje de diferentes índoles hacia Olga y sus hijas, que incluyeron las presiones psicológicas y económicas, con el objetivo de que traicionara a su esposo, a su patria y a sus convicciones revolucionarias.

    A partir de ese momento, el sacrificio y los peligros para su seguridad personal y la de su familia aumentaron ostensiblemente.

    Aun en esas circunstancias, Olga decidió permanecer en Estados Unidos, llegando a jugar un papel importante como vía de comunicación entre los compañeros y su patria, y como apoyo moral. Los compañeros vieron en ella la estirpe de una Mariana Grajales, indoblegable y desafiante.

    El último intento de propuesta deshonrosa y humillante por parte de un enemigo impotente y adolorido, fue intentar doblegar a René, como hablamos en la mesa redonda del viernes.

    La respuesta del matrimonio no se hizo esperar y, como resultado, Olga sufrió en carne propia la más injusta de las detenciones, permaneciendo en una prisión del INS de Estados Unidos durante tres meses, tiempo en que no lograron doblegar ni un ápice su carácter rebelde y revolucionario.

    A finales del 2000, Olga Salanueva Arango fue deportada hacia Cuba lográndose reunir en nuestro país con sus dos hijas.

    A su regreso de Estados Unidos la hija mayor, Irmita, se incorporó a sus estudios, primero en la ESBEC República de Panamá y actualmente en el "Raúl Cepero Bonilla", del municipio Diez de Octubre.

    La madre, Irma Sehwerert Mileján, se incorpora a las actividades revolucionarias en Estados Unidos, adonde emigra acompañada de sus padres.

    Desde su regreso a Cuba, se incorporó de lleno a las actividades de la Revolución, siendo una destacada activista de las organizaciones de masa y miembro del Partido.

    Su padre, Cándido González Castillo, regresó a Cuba en 1961 y se vinculó directamente en las actividades revolucionarias, la movilización popular y las zafras del pueblo.

    René goza de gran simpatía, admiración y estimación entre sus cuatro hermanos: Roberto, Iván, Dayana y Alina.

  • ¿Quién acusó a quien?

    ¿Quién acusó a quien?

    Por Cilio Díaz / AIN

    En el prolongado, amañado e injusto juicio que se le realizó en Miami a los patriotas cubanos Ramón Labañino, René González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Fernando González por el supuesto acto de espionaje en Estados Unidos, quedó demostrada inequívocamente su inocencia.

    Un grupo de abogados norteamericanos que para nada se identifican con el proceso revolucionario que vive Cuba y actuando de oficio, cuando se adentraron en el caso de sus representados, cuando los conocieron, cuando comprobaron la lealtad a la Patria de los jóvenes, hicieron un procedimiento brillante y desmontaron una a una las mentiras y trampas de la fiscalía, aparte de que antes habían solicitado el traslado del juicio hacia otro lugar que no fuera el viciado y predispuesto Miami.

    Entre los argumentos más sólidos que esgrimieron y enseñaron resultó la acción terrorista de la ultraderecha de origen cubano asentada en el sur de la Florida y otros estados de la Unión en contra del pueblo de la mayor de las Antillas.

    Demostraron, además, la tolerancia por parte de las autoridades estadounidenses de que gozan esos grupos, y hasta su apoyo a la falacia del anticastrismo de los inmigrantes, no de los exiliados, como gustan de hacerse ver estos elementos reaccionarios.

    Aunque la gran prensa de Estados Unidos no se ha hecho eco de ello, con lo que demuestran su parcialidad y el apego contra el pueblo cubano y su Revolución, en el juicio quedó claro que la labor patriótica de los hoy cinco Héroes de la República de Cuba para nada afectó la seguridad interna de aquel país ni ocasionaron daño a nadie.

    Importantes y respetadas figuras de la vida estadounidense, como oficiales del FBI y altos militares, ofrecieron sus testimonios durante el proceso para demostrar la afirmación anterior.

    Por ejemplo, los generales Charles Wilhelm, antiguo comandante del Comando Sur, Edward Atkinson, ex segundo jefe del Estado Mayor del Ejército para la Inteligencia, James Clapper, quien dirigió la Agencia de Inteligencia Militar (DIA), el almirante Eugene Carol, ex vicejefe de Operaciones Navales, y el coronel George Buckner, que se había desempeñado en puestos de responsabilidad en el Comando del Sistema de Defensa Aérea, dejaron evidencias de que los cargos de espionaje eran algo ridículo.

    Los acusados no habían realizado ninguna actividad de espionaje, no habían obtenido ni buscado información alguna relacionada con la seguridad, la defensa o cualquier otro interés de los Estados Unidos. No hicieron nada para causar daño a ese país o a sus ciudadanos. No fue presentada ninguna prueba inculpatoria. No apareció ningún testigo que pudiese sostener la acusación, escribió después Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba en el prólogo a un libro sobre el tema publicado por la Asociación de Amistad con Cuba de Colombia.

    A pesar de que las evidencias demostraban tajantemente la inocencia de los cinco cubanos, estos fueron hallados culpables por un jurado cómplice de la extrema derecha de Miami y condenados a duras y criminales penas de cárcel.

    Gerardo a dos cadenas perpetuas, más 15 años; Ramón a una cadena perpetua, más 18 años; Antonio a una cadena perpetua, más 10 años; Fernando a 19 años y René a 15.

    Su labor de penetrar a los grupos terroristas de Miami para prevenir a su pueblo de la muerte, como se ha dicho, no merecía tanta saña.

  • René González Sehwerert

    René González Sehwerert

    Quiero, antes de comenzar, proponer un experimento a los presentes en esta sala: cierren los ojos e imagínense en el centro de Nueva York. Al primer bombero que pase, le miran a los ojos, bien serios, y le dicen en su cara que el once de septiembre no pasó nada. Que es mentira. Puro truco cinemato…

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2021, Camagüey, Cuba.