logo

Por Loipa Araújo Hernández/ Radio Cadena Agramonte.

¡Cómo no recordar este 27 de noviembre quién fue Mariana Grajales! ¡Cómo no rendirle tributo a la patriota santiaguera que dio a luz héroes defensores de la libertad de Cuba, formados en el seno familiar con plena convicción de entrega absoluta a los principios de independencia!

Un día como hoy, pero de 1893, falleció la madre de los Maceos, ejemplo de dignidad para tantas mujeres cubanas que nos sentimos guiadas por su estirpe en la crianza de nuestros hijos.

Seguramente estaremos formando hombres con dignidad, capaces de defender la tierra que los vio nacer a cualquier precio; hombres como los que esta Isla está acostumbrada a ver crecer; hombres de la talla de los Grajales.

Y es que cuando hablamos de Mariana de inmediato la historia cubana nos remite a la valerosa mujer que hizo jurar a sus hijos que lucharían por su país de manera incondicional.

Ella no dudó ni por un momento en poner todas sus fuerzas y el apoyo de su familia en despojar a Cuba de las cadenas a las que estaba sometida.

El estallido insurreccional del 10 de octubre de 1868, dirigido por Carlos Manuel de Céspedes, marcó para su descendencia un gran compromiso.

En una ocasión en que Antonio Maceo fue herido de gravedad y a su alrededor lloraban no pocas mujeres, ella les dijo: "No quiero lágrimas!"; y a Marcos, el más chico de sus hijos, le asentó un: “¡Empínate, ya va siendo hora de que te vayas al campamento!”.

La vigencia de Mariana Grajales se multiplica en cada una de las madres cubanas que hoy siguen su legado asumiendo diferentes roles en la sociedad: maestras, doctoras, científicas, campesinas, artistas, amas de casa.

Cada 27 de noviembre en Cuba se recuerda y rinde homenaje a Mariana Grajales Cuello; sobre todo las féminas, fieles seguidoras del legado de quien José Martí, el Apóstol de la independencia, describió como “la mujer que más ha conmovido mi corazón”. (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *