logo

La Habana, 28 nov.- Cuba mantiene hoy una baja prevalencia de la infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), con la disminución de nuevos casos y de la mortalidad este último año, indican especialistas nacionales.

En 2015, este fue el primer país del mundo en suprimir la transmisión materno-infantil del VIH, un logro que mantiene en la actualidad, mientras avanza hacia la eliminación de la transmisión sexual de esta enfermedad, aseguró a Prensa Latina la doctora María Isela Lantero, del departamento de ITS-VIH/sida y hepatitis del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

El trabajo en esta nación caribeña para contribuir al fin de la epidemia está alineado con las metas de Onusida para 2020, conocidas como 90-90-90, pues su objetivo es diagnosticar ese porcentaje de las personas que viven con el VIH, garantizarles terapia antirretrovírica continuada y lograr la supresión viral de su carga.

Cuba eliminó la transmisión de madre a hijo, y lo hizo con estos pasos o metas de Onusida. Actualmente, conocemos al 100 por ciento de las embarazadas, a todas las que tienen VIH las tratamos y realizamos seguimiento de su carga viral, explicó la doctora.

De esta forma, las madres mantienen una carga viral indetectable durante el parto y los niños nacen sin VIH, añadió.

Desde 1986, cuando se detectaran los primeros casos en este país, hasta el mes de octubre se han diagnosticado 35 mil personas con la enfermedad, de las cuales permanecen con vida 28 mil 756, informó a la prensa José Juanes Fiol, responsable de monitoreo y evaluación del Programa Nacional de ITS-VIH/sida y hepatitis del Minsap.

Sin embargo, precisó que debido a las medidas de distanciamiento social por la pandemia de la Covid-19 se han realizado menos actividades de búsqueda de nuevos casos y promoción de salud, por lo cual el riesgo epidemiológico se mantiene.

Ambos coincidieron en que los medicamentos se les garantizan a todas las personas, a pesar de las condiciones difíciles que en ocasiones enfrenta el país para acceder a algunos de ellos; pero es necesario lograr una mayor adherencia de los pacientes al tratamiento para disminuir la carga viral y la transmisión, enfatizaron.

Cada 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de Lucha contra el SIDA, una oportunidad para generar mayor conciencia sobre esta enfermedad e impulsar acciones en materia de prevención y tratamiento a nivel global.

Bajo el lema, Solidaridad mundial, responsabilidad compartida, Cuba realizará diversas actividades de manera virtual dirigidas a instruir a la población y multiplicar los esfuerzos en pos de lograr generaciones más sanas. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *