logo

La Habana, 14 dic.- Cuba mantendrá subsidios a la electricidad al 89 por ciento de los hogares a partir del 1ro de enero, cuando entrará en vigor el proceso de ordenamiento monetario, afirmaron hoy fuentes oficiales.

El viceprimer ministro de la isla, Alejandro Gil, aseveró que elevar las tarifas no es una estrategia del país para disminuir la demanda en medio del complejo escenario económico de la nación antillana.

Tanto es así que para el 2021 previmos un alza del 2,5 por ciento del consumo respecto a este año, lo cual está incluido en el plan de la economía que se someterá a votación en la Asamblea Nacional la próxima semana, precisó Gil al intervenir este domingo en una transmisión especial de la televisión cubana.

El también titular de Economía y Planificación, explicó que el aumento de los precios ocurrirá en el sector energético y en otros ámbitos como resultado de la eliminación de la dualidad monetaria y cambiaria.

El objetivo es expresar con mayor objetividad los costos productivos e incentivar el ahorro, pero todo sobre la base de la justicia social, subrayó Gil.

No obstante, remarcó que el gobierno cubano optó por aplicar una fórmula socialista, que es proteger a los de menos consumo.

En ese sentido, el jefe de la Comisión para la Implementación de los Lineamientos del Partido Comunista de Cuba, Marino Murillo, recordó que si bien subirá la tarifa eléctrica también lo harán los ingresos de la población.

Aunque la llamada Tarea Ordenamiento prevé la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas, en este caso continuarán subvencionados aquellos hogares que consuman menos de 350 kilowatts por hora, que son las familias de menos ingresos, expresó Murillo.

Comentó que de los 30 mil millones de pesos previstos para subsidiar vulnerables, cerca de 18 mil millones estarán destinados al sector de la energía eléctrica.

Por su parte, Liván Arronte, ministro de Energía y Minas, se refirió a cómo está compuesta la matriz energética del país, donde se utilizan tecnologías con distintos tipos de combustibles: crudo nacional, fuel importado, diesel y en menor medida fuentes renovables.

Con la llegada del nuevo año desaparecerá en Cuba el peso cubano convertible (CUC) y solamente podrá utilizarse el peso cubano (CUP) para todas las operaciones en la isla, con una tasa de cambio respecto al dólar de 24 por uno.

Ese proceso de reordenamiento es transversal a todos los ámbitos de la sociedad e incluye, además de la eliminación de la doble circulación monetaria y cambiaria, la eliminación de subsidios excesivos y la transformación de los ingresos de pensionados, trabajadores y beneficiarios de la seguridad social. (PL)(Fotos tomadas de ACN y Cubadebate)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *