logo

Buenos Aires, 17 dic.- En la recta final para emitir dictamen sobre la ley del aborto, el plenario de comisiones del Senado argentino tendrá hoy su última audiencia con las exposiciones de invitados.

Después de atender a expertos y representantes de la sociedad civil con posiciones encontradas sobre el tema, la cámara Alta escuchará las últimas intervenciones de esta jornada para pasar a la firma final que permitirá debatir el proyecto en el recinto congresal, previsto para el 29 de diciembre.

Han sido cuatro días con la presencia de legisladores de las comisiones de Banca de la Mujer, Justicia y Asuntos Penales y de Salud, quienes cerrarán las consultas, que contaron también con la presencia del ministro de Salud, Ginés González, y la ministra de Mujeres, Diversidad y Género, Elizabeth Gómez Alcorta.

Ayer se escuchó en las comisiones a la ginecóloga y especialista en medicina legal Stella Manzano, quien consideró el proyecto de ley -con media sanción ya en Diputados- como la posibilidad de “salvar vidas de niñas embarazadas por violación que triplican su riesgo de morir en el parto con respecto a las más grandes”.

En tanto, la obstetra María de Urraza opinó que tiene como fin “promover el aborto genésico, legitimar los que ya se realizan en hospitales, el aborto a libre demanda y sin límite de edad gestacional y amedrentar a los médicos que se resisten a obrar contra su conciencia”.

Mientras algunos legisladores incluso plantearon la posibilidad de analizar en un futuro el llamado a una consulta popular del proyecto, de otro lado muchas voces confían y esperan que finalmente sea ley, después del primer intento fallido en 2018.

Con el poder de decidir esta vez si se aprueba una demanda que piden a gritos cientos de argentinas, el Senado se prepara para una de las sesiones maratónicas casi al finalizar el año, e histórica por la importancia del tema, como sucedió con el matrimonio igualitario, en 2010, que convirtió a Argentina en el primer país de América Latina con este tipo de ley.

Hasta el momento solo en esta región del sur (en Uruguay) y otros cinco países del continente se permite abortar sin condiciones en las primeras semanas de gestación, según el plazo establecido por sus leyes.

Aunque la grieta en esta nación aún es palpable, las miradas apuntan a un Senado muy diferente al de 2018, que vetó por vez primera el anterior proyecto, tras ser aprobado en la cámara de Diputados. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *