logo

Por Dania Díaz Socarrás/ Radio Cadena Agramonte

Las mujeres camagüeyanas son mujeres empoderadas desde el triunfo de la Revolución cubana. ¿Queda mucho por hacer, por lograr, sobre todo allí, en el ámbito doméstico, en la base, en los entornos más cercanos? Cierto. Pero el camino, la historia, la concepción política que defendemos, nos favorece, y eso no lo podemos olvidar.

Como leí hace unos días en un post de Facebook: Que la injusticia no te frene, que te radicalice. Recordemos entonces, en nuestro día a día, cuánto somos capaces de hacer, y exijamos lo que por derecho y conquista nos corresponde, para ser cada una desde nuestro pedacito, verdaderas mujeres empoderadas, en cualquier esfera de nuestras vidas.

A fin de cuentas, prácticamente todas las féminas de hoy nos empoderamos de algún modo, desde los estudios, en la profesión que escogemos, o en el ejercicio de la igualdad de los derechos. En nuestro país, es una bandera desde 1959 la equidad de oportunidades para todos, y con la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas, por ejemplo, se aseguraron condiciones para su acceso a aprendizajes y labores, a partir de la creación de los círculos infantiles, las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, entre otras alternativas.

Ahora escuchamos hablar más que nunca del empoderamiento femenino; así lo exigen los tiempos, y aquí el mayor de los poderes: el del pueblo, también está en manos de esas que suelen ser tan delicadas como firmes. De ello dan fe Dixami Rodríguez Gómez y Beatriz Rodríguez Fernández.

En primer plano: Dixami Rodríguez Gómez

La primera es diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular por el municipio de Camagüey, delegada de la circunscripción 160, en la comunidad de Los Coquitos, y subdirectora de Educación en la capital provincial. La segunda es también diputada al parlamento cubano por el municipio de Florida, y presidenta de la Asamblea Municipal en esa demarcación.

Ambas, como muchas otras, han tenido un papel determinante en este 2020 en el más grande de todos los retos que nos ha impuesto el año: preservar la vida en el enfrentamiento a la Covid-19. Dixami, en sus múltiples roles, condujo un trabajo comunitario sostenido en estos meses que incluyó servicios de mensajería a la población más vulnerable y una atención diferenciada, sobre todo a los ancianos.

Además, se unió a los destacamentos revolucionarios que laboraron a diario para evitar el acaparamiento y la reventa de productos de primera necesidad, a la venta en las tiendas camagüeyanas.

En cuanto a la educación en el municipio, comenta también sobre cuanto se hizo para - como en el resto del país- asegurar en todos los centros de enseñanza, el estricto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias e impedir la propagación del SARS-CoV-2.

Asimismo, para Beatriz Rodríguez también ha sido este un intenso período de prueba de sus capacidades de acción y dirección a favor del pueblo, tras enfrentar desde el Poder Popular en Florida, la primera cuarentena de la provincia y una de las primeras del país, en el consejo popular Argentina, con características geográficas singulares: 17 puntos de acceso desde otros territorios y la intervención casi total de la vía férrea por esa área.

Su trabajo y el de muchas otras mujeres floridanas los hizo salir ilesos de esa situación, y también de la tormenta local severa que afectó la misma comunidad justo la noche siguiente a la que se levantara la cuarentena, y que dejó sin techo a más de 400 familias, viviendas que se recuperaron en las semanas siguientes.

Ya en este último mes del año, Dixami y Beatriz, tuvieron también voz y voto en los procesos legislativos que ha vivido el país, para la aprobación, como lo habían hecho meses antes con las demás normas, de leyes relacionadas precisamente con los Consejos de la Administración y el Poder Popular, tareas que, según aseguran, han aumentado sus convicciones y el amor por la Revolución cubana.

No pocas hijas de esta tierra son parte del sostén de estructuras gubernamentales, políticas y del poder del pueblo; y Camagüey ha sido y es una de las provincias con mayor número de féminas en funciones de dirección en los distintos sectores, por tanto, lo que de positivo ha habido en este año para la nación, se debe en gran medida a la acción constante de mujeres tan empoderadas como ellas, de las que defienden a diario al pueblo del que forman parte.

Para el 2021 y los años por venir, los planes de esta Isla son muchos y en todos, absolutamente en todos, están y continuarán las mujeres camagüeyanas, las que hacen de su poder un acto de emancipación, y luchan por las conquistas que aún nos restan alcanzar, de manera radical, revolucionaria y justa.

Cuentan para eso con grandes nombres y ejemplos en la historia, con hechos cotidianos que lo avalan y con la esencia humana por encima de la condición de hombres y mujeres, que defiende y hace posible el socialismo que construimos. (Fotos: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *