logo

La Habana, 9 ene.- Tenemos que ser responsables en la nueva normalidad, afirmó el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez ante el incremento del número de casos positivos a la Covid-19, tendencia de los últimos días asociada a los viajeros internacionales, contactos de casos confirmados y a indisciplinas derivadas de las fiestas de finales de año.

El llamado fue realizado durante la reunión del Grupo temporal de trabajo del Gobierno, al que asistieron también el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz.

Una vez más, el Jefe de Estado llamó a una mayor responsabilidad individual, y de las organizaciones de masas y la atención primaria de salud para cortar lo más rápido posible la intensidad en la transmisión del virus.

En la reunión del Grupo temporal de trabajo se ratificó que en nuestras escuelas y centros educacionales no se reporta ninguna incidencia de la Covid-19, por lo que la responsabilidad de las familias y la comunidad siguen siendo esenciales.

Teniendo en cuenta el incremento de casos de las últimas semanas, fue aprobado el retorno a diferentes fases de la etapa de recuperación de varias provincias y municipios del país que hoy no cumplen con los indicadores de la nueva normalidad o de las fases en las que se encontraban, entre ellas los territorios de Villa Clara, Matanzas, Santiago de Cuba, La Habana y Guantánamo.

En el caso de La Habana, la provincia retrocede de la Fase 3 de la etapa de recuperación a la 1, junto con todos sus municipios. El viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda, informó la pertinencia de desarrollar acciones en varios municipios capitalinos con una situación más compleja: Plaza de la Revolución, Centro Habana, Habana Vieja, Cerro, La Lisa, Boyeros y Diez de Octubre que, de no ofrecer los resultados esperados, podría traer como consecuencia el regreso de la provincia a la Fase de transmisión autóctona limitada.

Entretanto, aunque Santiago de Cuba asume nuevas acciones para detener la transmisión de la Covid-19, debido al incremento de casos confirmados durante las últimas semanas, retrocede también de la Fase 3 de la etapa de recuperación a la 2.

Mientras, el más oriental de los territorios cubanos, Guantánamo, regresa de la nueva normalidad a la Fase 2 de la etapa de recuperación, a causa del sostenido número de contagiados con el virus durante los últimos días.

El Grupo temporal de trabajo del Gobierno emitió una alerta a Las Tunas y Camagüey, provincias que ahora transitan por la nueva normalidad, y que de mantener los indicadores sanitarios actuales podrían retornar a otras fases de la etapa de recuperación.

Durante los últimos 15 días, el país ha tenido un ascenso del número de contagios con la Covid-19, asociados a los viajeros internacionales, y a contactos de casos confirmados, lo que implica profundizar en la encuesta epidemiológica, un mayor seguimiento a contactos de los contactos, el fortalecimiento del trabajo de la atención primaria, y una mayor responsabilidad familiar en todos los sentidos.

El titular de Salud, José Angel Portal Miranda, se refirió al comportamiento del virus desde mediados de noviembre del pasado año, agravado por las indisciplinas y violaciones de los protocolos sanitarios establecidos y las fiestas de finales de año.

Durante ese período hasta la actualidad, han sido diagnosticados seis mil 233 casos enfermos de Covid-19, de ellos el 44 % ha sido importado, mientras tres mil 490 han sido autóctonos. Aun cuando disminuye el número de viajeros internacionales durante los últimos días, más de 60 % del total de los casos autóctonos en el país, al cerrar la jornada del jueves, están asociados a los visitantes.

Cuba enfrenta con nuevas acciones el incremento en la transmisión de la Covid-19, que muestra niveles de transmisión en todo el territorio nacional. El retroceso de varias provincias a diferentes fases de la etapa de la recuperación, incluso desde la nueva normalidad, demuestra que el virus sigue estando presente y que el mejor antídoto para protegernos es el cumplimiento de las medidas sanitarias aprobadas, unidas a un mejor actuar cotidiano y mayor responsabilidad. (Texto y fotos: Tomados de Radio Rebelde)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *