logo

Panamá, 18 ene.- La solidaridad, sacrificio y humanismo de los médicos cubanos que integran el Contingente Henry Reeve sobresalen entre las razones del profesor panameño Raúl González para su nominación al Premio Nobel de la Paz.

En carta enviada a Berit Reiss-Andersen, presidente del Comité Noruego del Premio Nobel, el académico de la Universidad de Panamá (UP) resaltó la llegada a suelo istmeño, el pasado 24 de diciembre, de 10 brigadas de profesionales cubanos de la salud para colaborar en la lucha contra la Covid-19.

Sin lugar a dudas, nos encontramos ante un grupo de seres humanos extraordinariamente valiosos, que no escatiman esfuerzos ni sacrificios algunos para salvar vidas, ahí donde se les requiera, independientemente de los gobiernos e ideologías, señala la misiva.

Los integrantes de esta brigada representan lo más valioso de la especie humana, haciendo realidad los principios de paz, solidaridad y colaboración entre los pueblos y hacen efectivo el derecho de los pueblos a la paz y la salud, como derechos humanos, refiere el texto.

En su carta, el defensor de los Derechos de los Universitarios en la UP destacó la labor extraordinaria del Contingente de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias Henry Reeve desde su creación en 2005.

Precisó que desde entonces este personal ha estado presente en 46 estados y cinco territorios no autónomos de América Latina y el Caribe, Asia y Oceanía, África Subsahariana y Norte, Medio Oriente y Europa, donde atendieron cerca de cuatro millones de personas y salvaron más de 89 mil vidas.

González también resumió los principales reconocimientos internacionales de este colectivo, entre ellos el premio Dr. Lee Jong-wook de la Organización Mundial de la Salud, otorgado en 2017 y la Cruz de Comendador, entregada en agosto de 2020 por el Congreso Nacional de Honduras.

Igualmente, el premio Memorial por la Paz y la Solidaridad entre Pueblos de América, concedido por la organización Servicio Paz y Justicia.

En su alegato, el director de la Escuela de Derecho de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UP resaltó la labor de los galenos cubanos en la actual batalla contra la Covid-19 y en el enfrentamiento a la epidemia de cólera en Haití en 2010.

A esto se suma que fue la única misión médica que brindó asistencia sanitaria directa a pacientes con ébola en tierras africanas en 2014, apuntó el profesor panameño, quien aseguró que también es digno de destacar la participación de los galenos cubanos en tareas de emergencias por desastres naturales.

Según González, estas son razones para otorgarle el Premio Nobel de la Paz al Contingente Henry Reeve, seguros de que dicho premio será un justo reconocimiento a quienes deciden abandonar las comodidades de sus hogares, alejarse de sus familiares y de su patria para viajar a lugares remotos del planeta, a llevar esperanza de salud y vida, a quienes los necesitan. (Texto y foto: PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *