logo

Camagüey, 30 ene.- Una treintena de proyectos asociados a la selección, obtención y recomendación de los cultivos, ejecuta la Estación Territorial de Investigaciones de la Caña de Azúcar (ETICA), ubicada en el municipio camagüeyano de Florida, al oeste de esta ciudad, a favor de mejores rendimientos en la agroindustria azucarera.

La entidad constituye un centro de prueba nacional encargado de esos análisis en semillas obtenidas desde las provincias de Santiago de Cuba y hasta Sancti Spíritus, a fin de verificar su resistencia a las distintas enfermedades que atacan a las plantaciones.

El propósito de la mayoría de las investigaciones es la búsqueda de nuevas variedades de caña de azúcar con posibilidades de alta productividad, lo cual repercute en la conservación y uso de los recursos genéticos de la gramínea en la isla, expresó a la Agencia Cubana de Noticias (ACN) Isabel Torres Varela, subdirectora de investigación en la mencionada institución.

En el año 2020, dijo, obtuvimos un Premio Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) por el proyecto Procedimiento metodológico para la evaluación de la enfermedad de la roya parda en la caña de azúcar, en el programa cubano de mejoras.

Ese es el resultado de la labor durante unos ocho años de técnicos, investigadores y especialistas, encabezados por el Doctor e Investigador Titular Joaquín Montalbán Delgado, y está propuesto a uno de los galardones de la Academia de Ciencias de Cuba.

Como parte del citado trabajo se han realizado experimentos en varios territorios del país, y a partir de estos una evaluación más efectiva para recomendar las semillas a plantar.

Otro de los problemas a los que responde la actividad científica de la ETICA camagüeyana, es el control de la roya naranja, plaga que amenaza las áreas cañeras desde el 2009, de ahí su vigilancia fitosanitaria, a la cual aportan estudios como estos.

El colectivo centra su accionar, además, en el análisis de aquellos clones que no reúnen las características para la concentración de azúcar, debido a las condiciones climáticas, y los declaran como forrajeros destinándolos a la alimentación animal.

Allí impulsan, además, una evaluación de dos nuevos tipos de plantas de forraje en las condiciones edafoclimáticas de las principales zonas ganaderas de la provincia, puntera en la producción de leche y carne.

Perteneciente al Instituto de Investigaciones de la Caña de Azúcar (INICA), con una extensa red de estaciones en la nación antillana, la ETICA tiene entre sus principales planes para el presente año generar proyectos de investigación y garantizar desde la superación su reserva de personal científico.

De igual modo, le concede gran importancia al fortalecimiento de la labor docente en colaboración con la filial de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, en el municipio de Florida, y la vinculación de los estudiantes, todo ello en respuesta a los problemas del ámbito agroazucarero y a la producción de alimentos. (Texto y foto: ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *