Viernes, 14 de Mayo de 2021
Radio Cadena Agramonte

Instagram Facebook Twitter Youtube IVOOX

Viernes, 14 de Mayo de 2021

Haga cada uno su parte de deber, y nada podrá vencernos.



Jueves, 04 de Marzo de 2021 - 16:09:59 | 386 | |

La COVID-19 y la oportunidad de hacer el bien

En este artículo: Camagüey, Cuba, COVID-19, centro de aislamiento, voluntario, Geysel Gallo Eranz



Camagüey, 4 mar.- Mientras cuidadosamente me deshacía de los implementos que me protegieron en la zona roja del centro de aislamiento del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Máximo Gómez Báez, escuché una conversación, y tuve que acercarme, para indagar más sobre Geysel Gallo Eranz, un joven que de forma voluntaria prestaba servicios en el lugar.

“Yo era cocinero en Cayo Coco, como contrato, y cuando llegó la COVID-19 y se paralizó mi actividad quedé disponible”, me cuenta, pero ni una pizca de pesar recorre sus ojos; lo noto y me sorprende. Sus próximas palabras dan respuesta contundente a mis preguntas internas:

“Siempre he querido hacer algo bueno. Mi abuelo participó en la limpia del Escambray, mi padre fue internacionalista en la guerra de Angola, y yo siempre he esperado un acontecimiento así de importante para prestar mi ayuda, y creo que este es mi momento, más allá de hacerlo por mí, me satisface enormemente hacerlo por nuestra sociedad.

“Puede ser un hermano, un amigo o un familiar el que esté ingresado aquí, y creo que siempre es bueno y reconfortante tener una cara amigable por aquí, que te ayude.

“Yo tenía un amigo, que era el que venía para ayudar al centro de aislamiento, y le pedí que preguntara porque yo también quería venir. La respuesta fue un por supuesto. Una ayuda siempre es necesaria, son 14 días que debemos estar aquí y luego el aislamiento correspondiente”.

Con la vocación de servir, de ser útil, este joven de 30 años no dudó que su deber era estar presente en la lucha directa contra la COVID-19.

“Aquí hacemos de todo un poco, damos el desayuno en la mañana, recogemos los cestos de basura, repartimos, meriendas, almuerzo, los alimentos de los niños y diabéticos, comida, cena…

“Nos encargamos de que tengan el agua fría, ayudamos con los televisores, antenas, en fin, todo lo que necesiten los pacientes para sentirse cómodos, siempre que esté a nuestro alcance”.

La empatía fue de los motores que impulsaron a Geysel a presentarse como voluntario, pues sabe bien los miedos que desata saberse contacto de un caso positivo; sin embargo, aleja la palabra miedo de su vocabulario.

“De este centro casi a diario sale algún paciente positivo, pero sinceramente eso no me da miedo, de lo contrario no estuviera aquí. Yo sabía en lo que me estaba metiendo y me preparé mentalmente para ello.

“Eso sí, los protocolos de distanciamiento y desinfección los cumplo al pie de la letra, al igual que los demás voluntarios que están aquí, y nos sentimos muy orgullosos de la labor que hacemos en esta zona roja, para ayudar, ese es nuestro propósito”.

No existe mayor acto de amor que el que se hace desinteresadamente, por amigos, familiares, o por algún desconocido. A todos los que, como este joven, están en la primera línea de batalla, nuestro más sincero agradecimiento. (Texto y foto: Elianis Cutiño López/ Radio Cadena Agramonte)

Comentar

Enviar comentario
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.

Radio Cadena Agramonte | Noticias de Camagüey, Cuba y el Mundo | © 2021, Camagüey, Cuba.