logo

Camagüey, 9 mar.- La sucursal Islazul en Camagüey contribuye al enfrentamiento a la COVID-19, sin descuidar algunas ofertas para el mercado interno y las acciones de reparación y mantenimiento.

Edel Carmenates Ramírez, director de esa entidad turística, aseguró que de los siete hoteles con que cuentan, cuatro están a disposición de la lucha contra la pandemia: el ubicado en el municipio de Florida, el Isla de Cuba, el Puerto Príncipe y el Plaza, los primeros como centros de aislamiento para el personal de la salud y el último para viajeros procedentes del exterior.

Lea también: Los huéspedes que acogen los “valientes” del Turismo en Camagüey (+ Fotos y Post)

Lea también: Hotel Plaza: el necesario aislamiento por la vida (+ Fotos, Audios y Post)

En todos los casos se cumple con los protocolos que exigen un nivel profundo de cuidado, lo cual ha ocasionado que ningún trabajador hasta el momento resulte contagiado con la enfermedad dentro de las instalaciones por violaciones de las normativas higiénico-sanitarias.

En ese contexto, no se detienen las propuestas para el mercado interno, con las ventas de comida para llevar en los hoteles Plaza, Camagüey y un punto que funciona en el de Florida, con los consiguientes ingresos para la sucursal y la satisfacción de los clientes, pues se trata de ofertas módicas.

Otra prioridad de Islazul para este año es la reparación y mantenimiento de la planta hotelera, con el objetivo de incorporar a la operación, habitaciones que están hoy fuera de prestaciones por diversas razones, y otorgarle mayor confort a las áreas de alojamiento y de servicios.

En el caso específico de la playa Santa Lucía, se acomete un proceso inversionista, sobre todo en las casas de Islazul, para elevar estándares físicos y de servicio, que permitiría una posible comercialización incluso  con mercados extranjeros, y en tal sentido, ya se encuentra en fase de terminación el hotel Costa Blanca, totalmente renovado.

Además, a tono con las exigencias del turismo en el mundo se pretenden incorporar más canales de pago electrónicos y facilidades tecnológicas en los establecimientos que permitan el uso de esas plataformas y no del dinero en efectivo.

Sobre la Tarea Ordenamiento, Carmenates Ramírez valoró de positivo su impacto en la sucursal, pues la ubica en igualdad de condiciones con otras entidades en cuestiones de contratación y gestión de suministros con los proveedores, y por tal motivo, por ejemplo, se han logrado abastecimientos de viandas, vegetales y otros productos a partir de negociaciones con bases productivas.

El mayor reto, apuntó, es ahora el desempeño del capital humano, que debe repercutir en la calidad del servicio y en la hospitalidad, para lo cual también se tendrá en cuenta la necesaria superación profesional.

Un importante rol en el enfrentamiento a la COVID-19 desempeña la sucursal Islazul en Camagüey, sin detener su proceso de mejora de las instalaciones para tener mayor disponibilidad de habitaciones y áreas con vistas a una futura reapertura, momento en el que la seguridad y los protocolos de higiene seguirán siendo primordiales. (Texto y foto: Juan Mendoza Medina/ Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *