logo

Beijing, 10 mar.- Observadores en China sugirieron hoy que el país apoye a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a construir una plataforma para gestionar pasaportes universales con datos de la vacunación y pruebas de COVID-19.

Xiang Ligang, directivo del sector de la informática, planteó que el Estado asiático proporcione su experiencia en tecnología e implementación del código anclado a los teléfonos personales para detectar si un individuo corre riesgo de contagio con el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad.

Según propone, la OMS velaría por la independencia, transparencia y protección de datos del sistema, así como de conformar las reglas y procedimientos de uso.

Podría poner el mecanismo a funcionar en dos o tres meses si otras naciones se suman al proyecto e incluso lo tendría completamente listo para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio en el verano.

La iniciativa de Xiang sigue a las preocupaciones de la OMS por la entrega en China de un certificado internacional de salud, como parte del plan para reanudar los viajes de sus ciudadanos al exterior en medio de la pandemia de Covid-19.

El pasaporte inmunitario contiene un código encriptado para proteger la privacidad, incluye datos sobre las vacunas y exámenes, y solo permitirá a las autoridades competentes comprobar si el portador está sano.

Según trascendió, quienes lo posean quedarán exentos de la cuarentena obligada de 14 días al llegar a China y además podrán desplazarse libremente por el territorio sin realizarse nuevas pruebas de ácido nucleico o molecular (hisopado) y anticuerpos.

Pero la OMS llamó la atención al respecto, porque el tema requiere de adaptar las regulaciones internacionales de salud, todavía hay muchos problemas con la inmunización y además está por determinar la eficacia de algunas sustancias ante las diferentes mutaciones del SARS-CoV2.

Otras voces en China coinciden en que, de momento, lo más conveniente y práctico es comenzar a implementar la iniciativa en los traslados entre la parte continental, Hong Kong y Macao, pues se trata de un asunto complejo.

Incluso auguran un largo camino en las negociaciones con el resto del mundo porque el asunto del pasaporte inmunitario al final implica reconocer la efectividad y seguridad de las vacunas obtenidas en cualquier Estado. (PL)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *