logo

Camagüey, 21 oct.- Encabezada por la dirección de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), miles de estudiantes y trabajadores camagüeyanos reeditaron en la mañana de hoy la marcha del pueblo combatiente liderada por Fidel Castro y Camilo Cienfuegos el 21 de octubre de 1959, que abortó la traición del manzanillero Hubert Matos.


Como hace 51 años los herederos de Ignacio Agramonte ratificaron la expresión del Comandante en Jefe de que “hombres habrá traidores pero pueblos no”, y menos Camagüey.

En el mismo escenario, el Cuartel Agramonte,  convertido más tarde en escuela y desde donde Fidel le habló al pueblo, los agramontinos (como se les denomina a los habitantes de esta demarcación cubana) de hoy condenaron el bloqueo yanqui a Cuba, exigieron la liberación de nuestro cinco hermanos antiterroristas presos injustamente en los Estados Unidos, y en ratificación continuada manifestaron su estricto apoyo a la Revolución. (Pedro Paneque Ruiz / Radio Cadena Agramonte).

 



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *