logo

Camagüey, 18 mar.- En el sector campesino de la provincia de Camagüey ganan espacio las prácticas agroecológicas mediante la incorporación de nuevas fincas a ese movimiento que busca el incremento de la producción agropecuaria, con alimentos orgánicos libres de sustancias contaminantes, y a la vez, la protección del medio ambiente.

Existen varias categorías para evaluar esas áreas, a cargo de diferentes comisiones desde el municipio hasta el nivel nacional, las cuales son
iniciadas, luego en transformación, y finalmente se les declara agroecológicas.

En el territorio 12 mil 387 fincas están vinculadas al mencionado movimiento, todas adjuntas a Cooperativas de Crédito y Servicio, y ya ocho
mil 671 pasan por alguna de las citadas etapas.

Roberto Reyna Rodríguez, encargado de la esfera agroalimentaria en la delegación provincial de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), comentó a la ACN que durante el 2020 se declararon 15 nuevas fincas agroecológicas, mientras, para el actual calendario prevén incorporar a la última de las mencionadas denominaciones 72 de esas formas productivas.

Al cierre del año precedente la región, del centro oriente cubano, tenía iniciadas cinco mil 173, cifra que proyectan aumentar en los próximos nueve meses.

Con el objetivo de pasar a otras 12 a la última etapa, pues reflejan una consolidación de las prácticas agroecológicas en su trabajo, integrantes de la comisión nacional visitaron recientemente algunas fincas del territorio.

Los especialistas y dirigentes de la Agricultura y de la ANAP se llevaron una buena opinión de los resultados que muestran, cuatro de ellas
pertenecientes al municipio de Camagüey, igual número ubicadas en Santa Cruz del Sur, tres en Jimaguayú, y una en Sierra de Cubitas, puntualizó Reyna Rodríguez.

El impulso del movimiento agroecológico por los agricultores camagüeyanos, responde al objetivo número 42 del XII Congreso de la ANAP, donde proponen seguir fomentándolo como vía de crecer en producciones y al mismo tiempo sumar métodos más amigables con el medio ambiente.

En las áreas dispuestas para el cultivo de diversos alimentos, el programa incentiva la generación y aplicación de microorganismos eficientes y el empleo de materia orgánica como fertilizantes, el uso de la tracción animal y el intercalamiento de siembras, a fin de obtener cosechas más sanas y de superior calidad.

Por otro lado, esos sistemas agroecológicos permite que los terrenos sufran menos erosión y derrumbes a partir del cuidado y conservación de los suelos, y a su vez que los hace más resistente a intensas sequías, huracanes y otros efectos climáticos. (ACN) (Foto: Archivo)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *