logo

La Habana, 20 mar.- Debido a las características de su aplicación por vía nasal, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) redirecciona el candidato vacunal Mambisa para emplearlo en convalecientes de la pandemia de COVID-19 y como dosis de refuerzo de otras vacunas, tanto cubanas como extranjeras, expresó Gerardo Guillén Nieto, su director de Investigaciones Biomédicas.

Un 50 por ciento de los positivos al SARS-CoV-2 son asintomáticos y desarrollan muy poca respuesta inmune, por lo que no hay garantía de que queden protegidos y pueden reinfectarse, explicó a la prensa.

Detalló que la ruta nasal es muy amigable, induce inmunidad sistémica y a nivel de mucosa, además de que el candidato vacunal ha demostrado seguridad y escasas reacciones adversas en la primera fase y emplea plataformas tecnológicas conocidas.

Mambisa se basa en uno de los antígenos de la vacuna terapéutica contra la Hepatitis B: Heberbiovac HB, desarrollada por el CIGB y que también utiliza la vía nasal.

Otro de los candidatos vacunales del centro es Abdala, segundo en transitar a la Fase III de ensayos clínicos, que emplea la vía de administración intramuscular y que el próximo lunes comenzará las primeras inmunizaciones en las cabeceras de las provincias orientales de Santiago de Cuba, Guantánamo y Granma.

Abdala es el último de los hitos del CIGB, pero con anterioridad la institución ha aportado fármacos que hoy integran el protocolo de tratamiento a la pandemia, como Jusvinza y tres formulaciones de interferones, dijo Guillén Nieto.

Con la llegada de la COVID-19, señaló el investigador, comenzaron con 16 estrategias de investigación en vacunas, algunas quedaron en el camino y otras continúan.

Actualmente trabajan en un proyecto de vacuna con el Centro Conjunto de Investigación y Desarrollo radicado en la provincia de Hunan, en China, para inducir respuestas celulares contra otras variantes de coronavirus.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología tiene más de 350 investigadores en diferentes áreas de trabajo, tanto en plataformas tecnológicas de proteínas recombinantes, péptidos, células de organismos superiores y de productos terapéuticos.

Fundada el 1 de julio de 1986, la institución pertenece al Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmaucética de Cuba (BioCubaFarma) y constituye una de las dos entidades cubanas aprobadas como Empresas de Alta Tecnología. (Texto y foto: ACN)



Comentarios

avatar
AisaRetos

Que BUENO ! cuánto deseamos que esta pesadilla se reduzca y más si es con nuestras vacunas.


Tu dirección de correo no será publicada *