logo

Camagüey, 24 mar.- La preservación de las costas cubanas y los recursos existentes de sus entornos ante las consecuencias del cambio climático, forma parte de varios programas que impulsa hoy el país, especialmente la Tarea Vida, la cual tiene entre sus acciones estratégicas la protección de las personas en los lugares más vulnerables, la seguridad alimentaria y el desarrollo turístico.

Entre las áreas priorizadas dentro del programa para contrarrestar en los próximos años la elevación del nivel medio del mar y la salinización de las aguas subterráneas, se encuentran los cayos del norte del territorio camagüeyano que incluyen el archipiélago Sabana-Camagüey, ubicado frente a la mencionada costa de las provincias de Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey.

El archipiélago abarca desde la península de Hicacos en Varadero hasta la bahía de Nuevitas, y comprende 475 kilómetros.

Como parte de ese territorio, en el municipio de Nuevitas, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) con el apoyo del Partido Comunista de Cuba y el Gobierno en la provincia, ejecutan un programa de enfrentamiento a la contaminación de la bahía, una de las más grandes de bolsa del país, y que atesora un ecosistema con recursos de interés ecológico, ambiental y turístico.

La bahía de Nuevitas alberga los Cayos Ballenatos, declarados como Área Protegida en la categoría de Refugio de Fauna, debido a que allí vive un número considerable de iguanas y una lagartija endémica de esos islotes.

Por otro lado, lagos estuarios y manglares asociados a la desembocadura del río Saramaguacán constituyen hábitat de manatíes, cocodrilos y aves acuáticas, y más al este, en la misma costa norte, en el polo turístico Santa Lucía se localiza una extensa franja de corales con una gran biodiversidad que se destina a la práctica del buceo contemplativo.

Con el propósito de velar por todos esos recursos naturales desde 1997 funciona en la ciudad portuaria e industrial camagüeyana de Nuevitas un grupo de trabajo gubernamental, encargado de encausar soluciones a problemáticas ambientales.

Son 17 los principales focos contaminantes a la bahía nuevitera que, además de las grandes industrias de la localidad, comprende al Hospital Martin Chang Puga, el Hotel Caonaba, la terminal marítima de Tarafa, la fábrica de Pinturas Vitral, tres asentamientos, la Unidad Empresarial de Base de Pesca Nuevitas y el Combinado Lácteo.

La preocupación y ocupación de los directivos de las entidades en cuanto a las condiciones requeridas en sus lagunas de oxidación, indispensables para el tratamiento adecuado de las aguas residuales, es uno de los resultados fundamentales de las tareas ejecutadas, según afirmó a la ACN Greisy Cué Aja, especialista del CITMA en Nuevitas.

Todas las instituciones cuentan con los reservorios mencionados que favorecen la no emisión a la bahía de desperdicios y sustancias contaminantes, y destacó la modernización en marcha en la Fábrica de Cemento 26 de Julio, que tras la inversión dejará de ser una de las mayores fuentes emisoras de desechos al ecosistema y a la urbe.

También el Hospital Municipal, que ya tiene su laguna de oxidación tras un proceso inversionista, se trabajó en la reparación de tuberías y obstrucciones, y a la vez, mejoraron el sistema de clasificación de los distintos desechos que genera la unidad asistencial.

La Termoeléctrica 10 de Octubre, la Empresa Química Revolución de Octubre, y la de Alambres y Electrodos Gonzalo Esteban Lugo, comentó la especialista, impulsan varios proyectos entre cuyos propósitos está la disminución de sustancias contaminantes a la rada y al mismo tiempo favorecen las acciones de la Tarea Vida, a la que aportan 40 entidades.

Nuevitas, situada a más de 70 kilómetros de la ciudad de Camagüey, constituye un importante polo industrial que se consolidó tras el triunfo de la Revolución Cubana, y en sus predios radica el Puerto de Tarafa, el único para carga general de la provincia.

Luego de la última división político administrativa aprobada en la nación antillana, incorporó áreas agrícolas del colindante municipio de Guáimaro de las zonas de Camalote y San Miguel, fuertes en cuanto a producción agropecuaria y con tierras fértiles para la obtención de alimentos. (ACN) (Foto tomada de Radio Nuevitas)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *