logo

Camagüey, 29 mar.- Como joven cubana y consciente del momento histórico, Amarilis Pilliner Blanco, especialista en primer grado en Medicina General Integral, hace un año cambió la compañía de su familia por lo que ella considera su misión.

Desde marzo del 2020 entendió el papel protagónico de los profesionales de la Salud en esta lucha sin cuartel contra la COVID-19, y fue de los primeras profesionales que trabajó en el Hospital Militar Octavio de la Concepción y la Pedraja, hasta que venció la primera etapa provocada por el alto índice de infestación de la pandemia.

Posteriormente, en septiembre de ese propio año, asumió la coordinación de Salud Pública en el Hotel América de la capital agramontina. Esa institución atendió inicialmente a sospechosos bajo riesgo, luego al personal médico para que vencieran allí la cuarenta luego de sus servicios en las instalaciones hospitalarias, y en la actualidad a viajeros residentes permanentes en el país y a ciudadanos cubanos.

Lea también: Hotel América: centro de aislamiento y amor (+ Audio y Fotos)

En estas tareas, que asume con disciplina, está siempre al tanto de los aseguramientos logísticos, la alimentación, la limpieza, el avituallamiento, y la solución de cualquier necesidad con prontitud, para así mejorar el ánimo de cada uno de los huéspedes, en tanto suelen deprimirse a la espera de un resultado que genera incertidumbre.

Confiesa que estar en la zona roja ha sido uno de sus mayores miedos y retos, pero sin dudas una tarea importante que cumplió y ganó gracias al trabajo en equipo, la responsabilidad, y la sensibilidad que percibió en galenos y pacientes.

Conversar con esta Doctora es como recibir una clase de modestia y altruismo, incluso en sus ideas pondera el bien colectivo por encima del individual; su actuación lo confirma.

“Y es que en este centro de aislamiento hay un equipo todoterreno que obra desinteresadamente, tan solo por la satisfacción de saberse útiles y contribuir en la dura batalla impuesta hace más de un año por la COVID-19”.

A sus 28 años, Amarilis Pilliner Blanco asume el liderazgo, con grandes lecciones de humanismo, de un equipo joven, en su mayoría mujeres, que labora en el Centro de aislamiento del Hotel América de la ciudad de Camagüey.

El quehacer cotidiano de quienes allí se desempeñan se encamina a garantizar una estancia lo más decorosa posible, pese a las dificultades por las que atraviesa el país y los sacrificios personales, que no son pocos, para brindar lo que se tiene, y a veces hasta lo que no. Al final, ellos se las ingenian para complacer, con amor y disposición, como buenos cubanos. (Texto y foto: Gladys Dailyn Morera Cordero/ Radio Cadena Agramonte)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *