logo

La Habana, 11 abr.- El desarrollo de insumos, medicamentos y equipos médicos forma parte de la estrategia de la biotecnología cubana para enfrentar la pandemia de la COVID-19 y sortear el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

En exclusiva a la Agencia Cubana de Noticias, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), dijo que en estos momentos lo que más se dificulta adquirir son los insumos, sobre todo  por la cantidad de recursos que requiere el número elevado de pruebas de PCR que se realizan en el país, alrededor de 21 mil diariamente.

Insistió en que esos recursos son costosos y a veces no los podemos adquirir de forma rápida, por ello los científicos cubanos han ido desarrollando nuestros propios reactivos y medios para los laboratorios.

El reconocido epidemiólogo cubano también expresó que una de las razones de tener candidatos vacunales ciento por ciento cubanos obedece al propósito de evitar las limitaciones en la adquisición de vacunas.

Desde lo económico, social, humanitario y especialmente desde la salud nos afecta el bloqueo, porque hay medicamentos y equipos que se pudieran adquirir mucho más fácilmente a menor costo, si no tuviéramos esta limitación, subrayó.

Para superar los efectos de la criminal  política, durante los meses de pandemia ha sido necesario contar con una producción nacional que respalde las necesidades del país.

Hasta mediados de marzo se fabricaron en Cuba unos 16 mil 950 hisopos por día laborable (para la realización del exudado nasofaríngeo), a través de un método semimanual en la planta de producción de insumos médicos del Centro de Neurociencias (CNEURO), expresó recientemente el doctor José Luis Fernández Yero, asesor del presidente del Grupo Empresarial BioCubaFarma.

Otro de los importantes procesos en la detección del virus es la transportación de la muestra en un medio especial, que ha sido objeto de desarrollo por el Centro de Biopreparados (BIOCEN), el cual entregó en abril de 2020 al Ministerio de Salud Pública el medio de transporte BTV.

Más de un millón 500 mil unidades se han producido ya, mientras se preparan con vistas a obtener unas 50 mil diariamente  y se trabaja en un nuevo medio de transporte que inactiva el virus, de forma tal que llegue útil al laboratorio para el diagnóstico pero con una significativa reducción del riesgo biológico, indicó el directivo.

A su vez, los profesionales del CNEURO asumieron la tarea de desarrollar ventiladores pulmonares propios, mientras que los de COMBIOMED (Empresa de Tecnología Médica Digital) se enfocaron en la reparación de 16 mil equipos de soporte vital y de apoyo al diagnóstico, y para este mes comenzarán las pruebas del primer prototipo de ventilador pulmonar de altas prestaciones, indicó en Mesa Redonda Arlem Lesmes Fernández, director de la entidad.

También a mediano plazo planifican diversificar sus producciones con dos líneas de jeringuillas y otra de utensilios plásticos destinadas a las pruebas de biología molecular, mientras a corto plazo desarrollan una máquina cubana de anestesia, con vistas a sustituir importaciones.

Entre las instituciones de BioCubaFarma que participan en la búsqueda de soberanía tecnológica está el Centro de Inmunoensayo, con más de dos mil equipos instalados en el territorio nacional, 169 laboratorios municipales y 395 en el exterior, que han estudiado más de 200 millones de personas, de estas 48 millones son niños. (ACN)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *