logo

Los mayores riesgos de transmisión de la enfermedad ocurren ahora en entornos laborales.

Camagüey, 12 abr- Esta provincia promedia 16 casos de la COVID-19 por día en la última semana, una tendencia que aún no permite valorar el cambio de fase, pero sí alienta en cuanto al control que tiene ahora como principal vulnerabilidad los eventos en centros laborales.

Juan Jesús Llambías Peláez, director del Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología, acentuó este lunes en conferencia de prensa que las tasas de incidencia han disminuido considerablemente, aunque la de la provincia, con 38,5 continúa por encima de 20, cifra necesaria para el regreso a la nueva normalidad.

También explicó que las valoraciones que se realizan en el país toman en consideración la estabilidad de los parámetros durante dos semanas y precisó que lo más importante ahora es evitar que se desencadenen nuevos eventos en centros de trabajo, pues al disminuir los contagios en las comunidades es en ellos donde está el mayor peligro, de modo que no se puede relajar ninguna de las medidas hasta ahora establecidas.

Alrededor de 800 muestras para PCR se procesan a diario en el territorio, y de ellas de 300 a 350 pertenecen a estudios poblacionales que se mantienen en zonas con limitación de movimientos o en aquellas donde hayan aparecido casos sin fuente de infección precisada.

Ahora portan el virus 104 camagüeyanos, para un total de dos mil 726 confirmados en el presente año, entre los que solo se encuentran 189 viajeros, y desde el aislamiento que se les impone no se reportan aún casos asociados a ellos gracias al adecuado cumplimiento de los protocolos.

De los 10 pacientes que se sumaron este lunes, cuatro son viajeros, dos del municipio de Vertientes y dos de Camagüey, mientras que seis resultaron autóctonos y de la capital provincial. A los ingresados se suma casi una veintena de sospechosos, similar cifra de personas bajo vigilancia, un centenar de viajeros y cerca de 300 aislados en instalaciones para ese fin.

Llambías valoró que en medio de la actual tendencia al control del virus, el área norte del municipio cabecera es la que mayor supervisión requiere, debido a casos que se han detectado allí, e insistió en que los riegos esenciales están en los eventos institucionales, los que hay que evitar a toda costa.

Para contribuir a esa prevención existen en la provincia cuatro equipos de inspección a centros laborales, uno de ellos exclusivo para el municipio cabecera que supervisa el cumplimiento de las medidas, además del rol insustituible de las administraciones y la responsabilidad individual.

Al cierre de esta información los municipios con las mayores tasas de incidencia eran Camagüey con 78,7; Minas con 21,8; Santa Cruz con 19,4; y los restantes por debajo de 14.

Sobresalen también como elementos de la disminución del impacto del nuevo coronavirus la ausencia de nuevos confirmados en las localidades de Najasa en los últimos 47 días, Jimaguayú con 28 días sin reportes positivos y Sierra de Cubitas que no ha confirmado casos autóctonos en todo lo que va del año. (Dania Díaz Socarrás/ Radio Cadena Agramonte) (Foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN) (Gráficos: Cortesía del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología)



Comentarios


Tu dirección de correo no será publicada *